domingo 14 de agosto de 2022
Algo de nubes 23ºc | Posadas

Los estudiantes son de nivel primario o secundario

Con gran demanda, centros de apoyo escolar están a pleno en vacaciones

Hay 94 en toda la provincia, a los que, a pesar del receso, acuden cerca de mil alumnos para mejorar sus trayectorias educativas o rendir las materias adeudadas

jueves 21 de julio de 2022 | 6:04hs.
Con gran demanda, centros de apoyo escolar están a pleno en vacaciones
Lengua y Matemáticas son las principales demandas en primaria y secundaria. FotoS. MARCELO RODRÍGUEZ
Lengua y Matemáticas son las principales demandas en primaria y secundaria. FotoS. MARCELO RODRÍGUEZ

En plenas vacaciones de invierno, cuando la mayoría de los chicos y sus familias están en plan de ocio, otros aprovechan el momento para completar conocimientos, fortalecer las trayectorias académicas anuales o para rendir una materia.

Actualmente en la provincia son 94 los Centros de Apoyo del Ministerio de Educación que funcionan en los municipios, con una concurrencia promedio de mil estudiantes de primaria y secundaria. La demanda es variada, pero Lengua y Matemáticas son las dos áreas en las que la mayoría precisa ayuda, más allá del contenido dictado por el docente en el aula. Estas clases en general son dadas por docentes voluntarios no rentados.

En el corazón del barrio San Isidro, de Posadas, en el Centro de Desarrollo Familiar, funciona uno de estos espacios.

En el lugar las necesidades se cuentan de a cientos. No sólo aparecen las carencias educativas sino también económicas, sociales, afectivas. Todo eso, claro, impacta en el desarrollo personal, emocional y escolar de los chicos.

El Territorio visitó ayer este espacio pedagógico, donde la mayor parte eran niños de nivel primario. La escuela 675, la 823 o la 346 son algunas de las más grandes de la zona. Pero también acuden estudiantes del BOP 85, por citar un centro de nivel secundario.

Los docentes usan diversas estrategias para enseñar a los chicos.

“Ballena”, “calle”, “canción”, eran las palabras que los chicos intentaban replicar mientras el docente les dictaba. Otros tenían la vista puesta en resolver divisiones, fracciones o completar las tablas.

“Matemáticas y Lengua son las materias que más les cuesta desarrollar a ellos, acá te encontrás con chicos de 6° que no saben leer ni reconocer números o letras y ahí hay un problema que ya existía desde antes y se agravó con la pandemia de Covid-19”, contó Jésica Balmaceda, docente voluntaria en este espacio a cargo de la profesora Graciela Biali.

La educadora conoció estos dispositivos de sostén educativo cuando realizaba prácticas para recibirse de profesora en Ciencias Económicas en la Facultad de Humanidades y al enterarse por sus compañeros de las que necesidades que aquí se presentaban, no dudó en ofrecerse como voluntaria.

“Empecé en febrero y pienso seguir”, dijo al reconocer que el vínculo que logró con los chicos trasciende lo educativo.

Apenas entra al barrio, luego de bajarse del segundo colectivo que toma para llegar, todos ya la conocen.

“Cuando llegás y los chicos te dicen ‘seño, aprendí a leer gracias a vos’ o ‘pasé de grado’, es algo muy lindo. Cuando empecé, muchos estaban entre pasar de grado y repetir y la mayoría pasó gracias a este centro y eso te da una gran satisfacción porque ellos necesitaban de esta ayuda”, explicó.

“Mi objetivo es conseguir horas pronto y enseñar mi disciplina, pero ya me propuse seguir viniendo porque no puedo dejarlos sabiendo la conexión que tienen conmigo y la necesidad que hay acá. Si uno no los acompaña, ellos van a dejar la escuela”, sostuvo mientras el lugar quedaba invadido por el olor a guiso. Es que en el sector lindante funciona un comedor donde las familias pasan a retirar la comida cada mediodía.

Luego comentó que más chicos podrían o deberían ir, pero debido a las carencias, algunos niños salen a trabajar para aportar a la economía familiar.

“También necesitan acompañamiento afectivo. A veces los padres trabajan y no tienen a un adulto que esté con ellos. Un chico me contó que el papá fue preso y él necesitaba exteriorizar esa realidad que está viviendo en su casa, a veces no cuentan con alguien para hablar de este tipo de temas. ‘¿Qué es estar preso?’, me dijo. Entonces, no hay solo tareas sino que también hay un acompañamiento emocional”, sostuvo sobre lo que se vive en el día a día. 

El pedido principal es para que los chicos refuercen aprendizajes

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias