lunes 15 de agosto de 2022
Nubes 25ºc | Posadas

Será clave reducir las distancias que separan las internas dentro del gobierno

Recuperar la confianza de inversores, principal desafío de la nueva ministra

El acuerdo con el FMI no corre peligro en el corto plazo, pero el organismo ya pidió achicar el déficit en la segunda mitad del año. Controlar la inflación, otra prioridad

lunes 04 de julio de 2022 | 6:04hs.
Recuperar la confianza de inversores, principal desafío de la nueva ministra
El presidente Alberto Fernández asume que deberá renegociar el acuerdo con el FMI tras el cambio de gabinete.
El presidente Alberto Fernández asume que deberá renegociar el acuerdo con el FMI tras el cambio de gabinete.

Más allá de la profunda crisis política que refleja la renuncia de Martín Guzmán, existe una situación económica de extrema fragilidad que deberá atender de manera urgente la nueva ministra Silvina Batakis.

La capacidad de regenerar cierto nivel de confianza entre los inversores y al mismo tiempo la posibilidad de reducir las distancias que separan a las distintas internas dentro del gobierno serán las claves que definirán si tiene alguna probabilidad de éxito.

La responsabilidad que caerá sobre sus espaldas es enorme. Lo que está claro es que no puede o no debería tratarse de un personaje secundario, sin mayor poder de decisión.

Para reencauzar la economía y evitar una debacle será necesaria necesaria una mano firme, que tenga claro hacia dónde hay que ir y consiga transmitirlo exitosamente. El fracaso podría resultar catastrófico: la economía está muy cerca de pasar a una inflación de tres dígitos y la posibilidad de una estampida cambiaria se encuentra a la vuelta de la esquina.

Junio encendió todas las alarmas al mismo tiempo. El Banco Central no logró acumular reservas pese a la fuerte liquidación de las cerealeras. Para acumular un poco más de dólares, el gobierno se vio obligado a restringir aún más el acceso al mercado cambiario a los importadores. La consecuencia será un aumento en la oferta de bienes y caída de la actividad económica en el segundo semestre.

La capacidad de regenerar cierto nivel de confianza entre los inversores y la posibilidad de reducir las distancias que separan a las distintas internas serán las claves que definirán si tiene alguna probabilidad de éxito.

A la escasez de dólares se agregó una emisión récord de pesos. A lo largo de junio el Central emitió $377.000 millones a favor del Tesoro bajo la figura de adelantos transitorios. Pero a eso se sumaron otros $700.000 millones para evitar un derrumbe mayor de las cotizaciones de bonos en moneda local. Luego fue necesaria la intervención del BCRA con colocación récord de Leliq para absorber esos pesos excedentes, por un total superior a $650.000 millones.

Este es el escenario con el que deberá lidiar el futuro ministro de Economía. Le resultará imposible eludir algunas cuestiones básicas si quiere arrancar con el pie derecho. La primera es el ajuste fiscal, que Guzmán no pudo implementar ante la resistencia del kirchnerismo duro respecto al ajuste de tarifas.

No se trata sólo de una exigencia del FMI. Avanzar hacia un ordenamiento de las cuentas públicas resulta un paso imprescindible para encauzar las expectativas y reducir los altos niveles de desconfianza de los inversores. Es una tarea por demás compleja, teniendo en cuenta que Cristina Kirchner siempre le endilgó a Guzmán la responsabilidad de la derrota en las legislativas del año pasado por la reducción del rojo fiscal que llevó adelante en la primera mitad del 2021.

La política cambiaria será otro aspecto clave. Guzmán y el titular del BCRA, Miguel Pesce, venían resistiendo una “devaluación brusca” del tipo de cambio oficial. Pero las nuevas trabas a importadores dejaron el dólar a $125 casi como una cotización “testimonial” ya que el acceso se encuentra totalmente restringido.

La relación con el Fondo Monetario también será un tema que condicionará al futuro ministro, que deberá atender los reclamos que deberá cumplir con los pedidos del Fondo para seguir recibiendo los desembolsos.

 

No descartan para hoy feriado cambiario

El gobierno, y en particular el Banco Central, evaluaba ayer suspender hoy la actividad en las sucursales bancarias en medio de la incertidumbre económica y política por el recambio de gabinete tras la salida de Martín Guzmán. Si la decisión es a favor del feriado, sería la primera vez que habría una medida de este tipo desde abril de 2002.

Para evitar un efecto pánico en los bancos, el BCRA analizaba bajo qué condiciones debería o no decretar en las próximas horas un cese de actividades en el primer día hábil de la semana, con la expectativa de tranquilizar la volatilidad financiera y cambiaria que se espera como respuesta a la salida de Guzmán del equipo de gobierno y ante la incertidumbre de la continuidad del plan económico de la Casa Rosada y el acuerdo con el FMI.

 

Coinciden en la necesidad de mantener la unidad en el FdT

El jefe de los senadores nacionales del Frente de Todos, José Mayans, pidió ayer “bajar los desencuentros” en la coalición de gobierno y enfocar los esfuerzos en “llevar tranquilidad a la población” tras la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía. En la misma línea se expresó el diputado nacional oficialista José Luis Gioja, quien recalcó que el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner “no son enemigos”.

“Ahora es necesario bajar todos los desencuentros”, señaló Mayans en declaraciones difundidas por sus voceros, y remarcó que, en el contexto actual, “lo más importante” es evitar “el sufrimiento de la gente”.

El senador formoseño remarcó la necesidad de que en el seno del FdT se dialogue “para ver cómo resolver” los problemas económicos que afectan al país y señaló que “no se trata de nombres”, sino de “medidas para resolver los problemas”.

En declaraciones efectuadas a la radio Futurock, el legislador consideró que respecto al eventual comportamiento de los mercados en la jornada de hoy, “hay que dar una respuesta para que, como se dice, no se asusten y no haya problemas en las variantes de cotización del sistema”.

Respecto a las diferencias que pudieron haber incidido para la renuncia de Guzmán, Mayans admitió que las distancias “se profundizaron” entre Guzmán y el espacio que lidera la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda externa. Y añadió que también hubo disidencias de los gobernadores con la cartera económica por esa cuestión.

Por su parte, Gioja llamó a no hacer especulaciones y recalcó que el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner “no son enemigos”.

En declaraciones a C5N, Gioja apeló a la “solidaridad” de todo el arco político para transitar los momentos de incertidumbre y sentenció que “es momento de sincerarnos”.

A la oposición le advirtió “que nadie crea que si al país le va mal a él le va a ir bien” y llamó al debate entre los miembros del gobierno para “defender lo que hicimos bien y rectificar las cosas que no estuvieron bien”.

Sobre los debates dentro del Frente de Todos (FdT), Gioja aclaró que el presidente y la vicepresidenta Cristina Kirchner “no son enemigos” y por lo tanto “no debería haber inconvenientes para que hablen”.

 

JxC reclamó “responsabilidad institucional”

A horas de la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía, la mesa de Juntos por el Cambio emitió un comunicado para “exigirle” al gobierno del Frente de Todos “la máxima responsabilidad institucional y seriedad democrática”. Y reclamaron al gobierno “el cese en las peleas internas”.

Mientras tanto, la propia alianza opositora no logra sortear tampoco las disputas entre sus principales referentes políticos de cara a 2023.

“El país y los argentinos, en especial las clases medias y bajas, están sometidos a un creciente deterioro económico y social por causa de las disputas internas del oficialismo, la inflación en aumento, la falta de insumos y combustibles que afectan a la producción, la inseguridad creciente y la tragedia educativa, entre otros problemas urgentes que requieren de un plan y decisión que hasta el momento el oficialismo no tuvo”, sostiene el comunicado de la principal fuerza opositora.

En el texto, intentan diferenciarse también del gobierno que encabezan Cristina Kirchner y Alberto Fernández, al hablar de la supuesta “unidad” dentro del espacio opositor. “Ante la disgregación y atomización del gobierno, desde Juntos por el Cambio reafirmamos la consistencia y unidad a través de nuestros bloques legislativos y el trabajo de los equipos técnicos para planificar políticas alternativas que devuelvan al país a una senda de estabilidad y progreso”, indican.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias