jueves 18 de agosto de 2022
Cielo claro 14.7ºc | Posadas

El cambio del glifosato por bioinsumos está listo para bajar al recinto y ser convertido en ley

Se trata de la combinación de proyectos presentados por los legisladores Marta Ferreira y Dilma Salas de Combes -ambas con mandato cumplido-; Martín Sereno y Carlos Rovira.

domingo 26 de junio de 2022 | 7:00hs.
El cambio del glifosato por bioinsumos está listo para bajar al recinto y ser convertido en ley

La comisión de Recursos Naturales, Conservación del Ambiente y Cuidado Animal del Parlamento Misionero estudió y emitió dictamen unificado en relación a una serie de proyectos que buscan, entre otras cosas, sustituir el uso del glifosato en las chacras de Misiones, como también la promoción del uso de insumos más amigables con el ambiente y la salud. Así, dejó el camino libre para que en las próximas semanas esto se pueda debatir en el pleno, para transformarlo en ley.

Se trata de la combinación de proyectos presentados por los legisladores Marta Ferreira y Dilma Salas de Combes -ambas con mandato cumplido-; Martín Sereno y Carlos Rovira. De aprobarse la iniciativa se establecerá un marco regulatorio para la investigación, desarrollo, producción, procesamiento, registro, comercialización y utilización de productos biológicos naturales, conocidos como bioinsumos, que en un lapso de dos años deberán reemplazar al uso del glifosato.

Si bien el espíritu de la norma no es la prohibición del uso del glifosato, si no más bien la promoción del uso de herramientas más amigables con el ambiente, lo cierto es que esta decisión, que se incluye en el séptimo artículo de la norma y que da un plazo de dos años para la total erradicación del uso del químico, es la que despertó más inquietudes en el sector agrícola.

Un sector que entiende de los riesgos y los problemas que puede acarrear el mal uso de este químico, pero que en un correcto uso en las chacras misioneras trajo buenos resultados. De hecho, hasta estos días es este químico el único que permitió que en las chacras misioneras las plantas de yerba puedan imponerse ante la maleza, que crece con fuerza y le pelea a la planta madre de la producción local el uso de la humedad del suelo y los nutrientes, además del espacio. Lo mismo sucede en otro de los motores de la economía provincial, el sector forestal.

Esto es reconocido por las autoridades misioneras, que consideran que es tiempo de un cambio profundo en la producción local. El propio Carlos Rovira, presidente de la legislatura, en marzo pasado cuando anunció que se trabajaría este tema, afirmó “este año vamos a trabajar muy fuerte en una ley que presentamos hace unos años, que es la eliminación del glifosato, uno de los elementos más dañinos del mundo. Uno de los venenos más nocivos que generó la industria. No vamos a discutir que sirvió para empujar un modelo de agricultura, pero a la luz del cambio climático, creo que sobran razones”. Por lo tanto, no solo se trata de eliminar el uso de un químico, si no también un cambio de modelo productivo. Esto, naturalmente, genera inquietudes.

Lo que busca la norma

El espíritu de la norma es la de “establecer un marco regulatorio para la investigación, desarrollo, producción, procesamiento, registro, comercialización y utilización de productos biológicos naturales, conocidos como bioinsumos, que aportan a las políticas de sostenibilidad y sustentabilidad aplicadas a la agroindustria en la Provincia”, según se revela en el primer artículo del proyecto de ley que está listo para pasar al recinto, apenas lo decidan quienes confeccionan la agenda de trabajo legislativo.

Pero, ¿de que se habla cuando se menciona a los bioinsumos?. Pues bien, en el mismo proyecto de ley se acalra que es “todo producto biológico que consista o haya sido producido por microorganismos o macroorganismos, extractos o compuestos bioactivos derivados de ellos y que estén destinados a ser aplicados como insumos en la producción agropecuaria, agroalimentaria, agroindustrial, agroenergética e incluso en el saneamiento ambiental agropecuario”.

Este tipo de productos ya se produce en Misiones. El pasado 1 de mayo, el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, en su discurso ante la Legislatura provincia, reafirmó la decisión de avanzar con este proyecto de ley. Y allí explicó que Misiones ya produce fertilizantes y herbicidas orgánicos, que se encuentran en etapa de prueba y luego se distribuirán para aplicar en todas las producciones. Tienen, quienes los están produciendo, dos años, desde que se apruebe la ley, para asegurar que sea una herramienta de ayuda para el sector agrícola.

El proyecto de ley

Pero la idea del estado provincial no es librar al azar a las chacras misioneras en este proceso de cambio, y por ello en la normativa se fijan objetivos que apuntan a un acompañamiento del proceso desde que el reloj empiece la cuenta regresiva de los dos años de plazo.

Entre los objetivos enumerados en el proyecto figuran generar líneas de trabajo colaborativas a los efectos de promover el desarrollo de insumos biológicos; optimizar los procesos de elaboración de los productos utilizando métodos de purificación totalmente orgánicos; y promover planes de acción para el adecuado manejo del riego agropecuario y la eficiencia del uso del agua.

Además diseñar y ejecutar acciones tendientes al crecimiento y desarrollo sustentable de los cultivos en la provincia; incentivar al desarrollo de nuevos procesos tecnológicos para la producción de bioinsumos a los fines de impulsar su utilización como herramienta primordial en el territorio; enfatizar el empleo de técnicas relacionadas con el reciclaje de materiales orgánicos para mejorar la fertilidad del suelo, el control biológico de plagas y enfermedades y utilizar semillas provenientes de sistemas de producción orgánica; y difundir los beneficios y la importancia de la utilización de bioinsumos.

Por otra parte, en las disposiciones generales se estipula la creación del Registro Provincial de Productores de Bioinsumos, con la finalidad de conformar una base de datos actualizada de quienes tengan por objeto principal la investigación, desarrollo, elaboración, producción, exhibición y comercialización de productos biológicos y sus derivados.

El titular de la comisión que dio el dictamen al proyecto, el diputado Rafael Pereyra Pigerl destacó la “importancia e impacto del proyecto para poner en valor los bioinsumos como sustitutivos de los agrotóxicos que dañan la salud de los colonos y degradan la tierra y el agua”.  “Lo primordial es favorecer a que los emprendedores amigables con el medio ambiente, la salud y gestionadores de recursos naturales puedan trabajar adecuadamente”, aseguró.

Lo que dicen los productores

El pasado jueves, un grupo de organizaciones que nuclean al sector productivo de Misiones enviaron al presidente de la Legislatura una carta en la que plantean su postura. Más que nada, sus inquietudes.

La carta la firman la Asociación Forestal Argentina; la Asociación de Plantadores del Noreste Argentino; la Asociación Rural Yerbatera Argentina; la Cámara de Seguridad Agropecuaria y Fertilizantes; la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro); la Cooperativa Citrícola Agroindustrial de Misiones Ltda; la Cooperativa Agrícola Mixta de Monte Carlo Ltda. Lo primero que resaltan es que los productos de la chacra misionera cumplen con los estándares de calidad que imponen los mercados más exigentes del mundo para comercializarlos.

Luego aseguran que “el glifosato es actualmente una herramienta indispensable para el control de maleza en las diversas actividades rurales de la Provincia. El clima cálido y húmedo de Misiones requiere dicho control para hacer viable las actividades”.

Además, indican que “el glifosato no tiene sustituto eficaz. Actualmente no existe herbicida biológico alguno que remplace al glifosato y su reemplazo por otros herbicidas de síntesis química significaría la aplicación de productos de menor eficacia y eficiencia que consecuentemente aumentaría la carga química en los controles de malezas y los costos”.

También indican que “las principales cadenas agroindustriales de la provincia se verían perjudicadas, generándose mayores costos, caídas en la producción, dificultades para certificar bajo estándares internacionales y con ello, restricciones en los mercados comerciales internacionales, con impacto directo en el empleo y la actividad económica”.

Esto, entre otros planteos que hacen en la misiva, y que tienen como principal objetivo la solicitud de no avanzar con el artículo séptimo del proyecto, la eliminación del uso del glifosato. Y por el contrario, avanzar en un mejor control de su uso.

El proyecto de ley está listo para bajar al recinto. De avanzar tal como fue aprobado en la comisión que le dio curso entrará en vigencia apenas se publique en el Boletín Oficial de Misiones, y desde allí habrá por dos años de trabajo que deberían permitir saldar las  inquietudes, o corregir, desde Legislatura, los puntos que en la práctica se descubran no aplicables.

 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias