domingo 07 de agosto de 2022
Muy nuboso 17ºc | Posadas

El joven fue hallado sin vida el sábado en El Alcázar, a 20 kilómetros de su motocicleta

Descartaron una camioneta como el vehículo implicado en colisión mortal

Pericias accidentológicas desecharon signos de impacto en una Renault Duster peritada y sospechada como responsable de la muerte del motociclista Claudio Luis Schlender (18)

viernes 24 de junio de 2022 | 6:03hs.
Descartaron una camioneta como el vehículo implicado en colisión mortal
Vecinos de El Alcázar denunciaron el hallazgo del cuerpo sin vida a la vera de la ruta provincial 11. Foto: Matías Bordón
Vecinos de El Alcázar denunciaron el hallazgo del cuerpo sin vida a la vera de la ruta provincial 11. Foto: Matías Bordón

Las pesquisas continúan a fin de esclarecer las circunstancias en las que Claudio Luis Schlender (18) terminó sin vida, con graves politraumatismos y signos de arrastre, a 20 kilómetros de donde fue hallada su motocicleta el sábado por la mañana.

Desde el paraje Tres de Mayo, Garuhapé -donde apareció la moto- hasta el acceso a El Alcázar es el recorrido que marca la incógnita del caso ya que el primer punto se encuentra sobre la ruta nacional 12 mientras que el otro sitio, donde fue hallado el cuerpo, está sobre la ruta provincial 11 a varios kilómetros de distancia.

En cuanto a la investigación sobre las circunstancias que derivaron en la muerte del joven, en base a fuentes confiables, este medio pudo saber que durante las últimas horas se realizaron pericias accidentológicas a un vehículo que en un principio fue apuntado como posible sospechoso en el caso.

Se trata de una camioneta Renault Duster blanca, propiedad de un vecino de Jardín América que fue ubicada por los investigadores ayer por la mañana.

Esto último estuvo relacionado al testimonio de un hombre que dijo ver una camioneta de esas características trasladando un bulto sobre el capó en horas de la mañana del incidente.

Claudio Luis (18) vivía en Garuhapé.

A partir de las primeras pericias de la División Criminalística de la Unidad Regional IV se estableció que el rodado periciado no tenía señales de impactos recientes y que por ello quedó casi descartado su responsabilidad en el trágico episodio.

En relación a esta novedad, resta continuar con el análisis del registro de una cámara de seguridad privada que fue aportada como prueba en la causa.

Allí se buscará el paso previo de algún otro vehículo similar a la Duster que haya circulado por el lugar donde se cree se accidentó el joven para continuar con la búsqueda de algún tercer vehículo implicado en el hecho.

Las fuentes consultadas indicaron que en la pesquisa, por el momento, no se puede descartar ninguna hipótesis sobre lo ocurrido.

Existen varias alternativas y elementos que permiten pensar en distintas posibilidades. Lo que se sabe es que se encontraron marcas de arrastre y de sangre en el asfalto, tanto en Garuhapé como en el acceso a El Alcázar.

Un vocero señaló que, por las características del hecho, la principal sospecha apunta a que un vehículo de gran porte podría ser el responsable de arrastrar el cuerpo desde el paraje Tres de Mayo hasta el acceso a El Alcázar.

Que esto pudo haberse producido mediante la fuerza de empuje que sólo un camión podría tener como para llevarse un cuerpo entre las ruedas y recorrer casi 20 kilómetros.

En torno a esta especulación, se agregó que al llegar a El Alcázar, y al retomar otra arteria, el camionero pudo haber reducido la marcha y el cuerpo cayó nuevamente al asfalto. 

Otro de los puntos que se tienen en el expediente es el aporte del gendarme que conducía el Peugeot 308 y que sostuvo que mientras viajaba por la ruta nacional 12, en la zona del paraje Tres de Mayo, embistió a la motocicleta que terminó incrustada en su paragolpes. Y que, en contramano, otro camionero había hecho lo mismo, instantes antes, con otros restos del mismo biciclo.

En la zona donde apareció la moto de Schlender se encontró un casco partido y un zapato, junto con las marcas propias de arrastre y de sangre sobre el asfalto. A partir de los resultados preliminares de la autopsia se pudo establecer de forma determinante que Schlender sufrió una muerte muy violenta.

El cuerpo tenía restos de tierra y pasto en distintas partes, registraba fractura expuesta de pierna izquierda, fractura de cráneo y, según el informe, la muerte se dio como consecuencia de politraumatismos varios.

En relación a ello, se resaltó que el deceso se habría producido antes de ser arrastrado, es decir que el motociclista no sufrió agonía sino que pudo haber fallecido a causa de un despiste o en una colisión previa.

Para esto será clave la pericia mecánica a la moto de Schlender en donde se espera que además de intentar establecer algún patrón de impacto también descartar la posibilidad de encontrar algún rastro de pintura o de material de otro vehículo que pudiera haber estado involucrado en el hecho.

El dolor de la familia

“Quisiera abrazarle y decirle que le quiero demasiado, que si alguna vez le fallé que me perdone, tantas cosas que quiero decirle pero que le quiero demasiado”, expresó con la voz temblorosa por la angustia Susana Schlender, hermana de Claudio, en una conversación telefónica con este medio.

Según la mujer, esa mañana Claudio se dirigía al Paraje Colonia Luján a trabajar en la tarefa -cosecha de yerba- pero que tiempo atrás había hecho trabajos en la industria de la cerámica lo cual le permitió juntar elementos para la construcción de la casa de material que anhelaba.

“Compró todo, tiene todo acá lo que era para la casa de él. Está todo marcado donde iba a hacer la casita. Él quería una de material porque vivía en una que es de madera, que era de mi mamá”, afirmó la mujer cuyo su relato está cargado de pesadumbre porque  los proyectos de su hermano quedaron totalmente truncados.

Claudio vivía en Garuhapé en un terreno que compartía con dos hermanas y un hermano. En una familia de ocho, él era uno de los más chicos y estaba muy decidido a compartir lo que tenía y a vivir mejor.

“Él tenía un gallinero porque le gustaba la gallina casera. Se hizo una huerta esa semana antes de que se fuera”, mencionó Susana.

Agregó que Claudio vivía al lado de su casa y siempre estaban pendientes de sus movimientos por la cercanía y por el tiempo que pasaban juntos.

“Estamos uno al lado del otro, tenemos criaturas y a él le gusta eso, compartir con la gurisada. Cuando tenía plata tomaba tereré de gaseosa, le gustaban los dulces, compraba y compartía con ellos”, comentó la mujer que afirmó, además, que su hermano era un joven tranquilo y trabajador.

“Parece que él está todavía, para mí es imposible que él ya no esté más. Todo el día me levanto y miro por la casa de él, que abra la ventana o la puerta como siempre hacía. Espero que  venga y me diga vamos a tomar mates o ‘cociná mucho que voy a comer con ustedes’”.

Así como las autoridades continúan atando cabos sobre lo ocurrido aquella mañana neblinosa, la familia de Claudio tampoco tiene certezas sobre lo que pasó con él.

“Estamos destrozados, aparte de eso no sabemos cómo fue el accidente de él, si pasó mal o no. Cómo fue todo, nada de eso sabemos y es imposible dormir a la noche pensando cómo fue, por qué pasó así, por qué estaba tan lejos. Si alguien tiró el cuerpo de él me gustaría que esa persona pueda pagar lo que hizo, ahora queremos justicia nomás”, finalizó. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias