jueves 11 de agosto de 2022
Cielo claro 20.7ºc | Posadas

La muestra se concentró en Posadas con el objetivo de conocer el impacto de la pandemia

Fuerte impacto de la pandemia en el personal de salud

El informe da cuenta de que dejaron de hacer deportes y aumentó la ingesta de alcohol. Fue elaborado a fines de 2021 por el Ministerio de Salud de Misiones

viernes 10 de junio de 2022 | 6:05hs.
Fuerte impacto de la pandemia en el personal de salud

La pandemia de Covid-19 trastocó todos los ámbitos de la vida tal como se la conocía antes de su irrupción.

Una de las mayores consecuencias, como se dijo en reiteradas ocasiones, se dio en el ámbito de la salud emocional de las personas. La dureza de las medidas restrictivas en sus inicios golpeó a todos, y aún con mayor fuerza en los trabajadores de la salud, que en medio de una de las mayores crisis sanitarias de la historia moderna se vieron cara a cara con algo que era desconocido dos años atrás.

En ese marco, el Ministerio de Salud de Misiones encaró una encuesta para conocer en detalle ese impacto en sus trabajadores y actuar en consecuencia.

La toma de datos se desarrolló a finales del 2021 y los números se procesaron y difundieron en los últimos días.

Si bien de la muestra denominada “Post-Pandemia: salud y bienestar” participó sólo un centenar de empleados del Nivel Central del Ministerio de Salud Pública, a quienes se les consultó de manera online sobre distintos aspectos, los datos obtenidos sirven para identificar diversos problemas y planificar acciones de intervención, participación y capacitación que mejoren la salud y bienestar de los trabajadores.

En el grupo encuestado, aproximadamente el 75% son mujeres y el 50% se concentra entre los 26 y los 44 años de edad. Entre los participantes hay médicos, enfermeros, nutricionistas, personal técnico, administrativos y choferes de ambulancia, entre otros.

En el punto en que se les preguntó sobre los hábitos adquiridos en la pandemia, el 20% manifestó que aumentaron el consumo de alcohol y el apetito. Un 41% disminuyó la actividad física y un 6% la abandonó.

En cuanto al sueño, alrededor del 30% de los participantes manifestó que siempre o casi siempre presentaron dificultades para dormir.

Otro punto que se tuvo en cuenta tiene que ver con el estado de salud de los trabajadores y los controles médicos que se realizan.

Al indagar sobre esto, casi el 70% de las personas entrevistadas refirió tener algún diagnóstico previo, entre ellos, más del 80% de las personas tiene una y dos comorbilidades (enfermedades de base) y los restantes tienen entre dos y cinco condiciones concomitantes.

En cuanto al tipo de condición, más del 70% corresponden a factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares. Entre ellos se registró exceso de peso, hipertensión arterial, dislipemia (colesterol elevado), diabetes y enfermedad cardiovascular.

En relación a la situación contractual y antigüedad laboral, la encuesta indicó que casi el 85% está dentro de la planta de la cartera sanitaria y poco más del 50% tiene hasta diez años de antigüedad en el cargo.

Planificar acciones

Además se consultó sobre la demanda de capacitación y asesorías requeridas en el ámbito laboral sobre temas específicos. Del total de trabajadores que respondieron, el 78% solicitó algún tipo de capacitación o asesoría, observándose mayor demanda en salud emocional, así como en aspectos de la actividad laboral.

Entre las conclusiones, el equipo a cargo del trabajo remarcó que las acciones realizadas en septiembre pasado y los datos arrojados de la encuesta permitirán “tomar decisiones basadas en información para planificar, ejecutar y monitorear acciones en la organización del trabajo y así favorecer el desempeño del capital humano y contribuir a la mejora continua de la atención en los servicios de salud”.

En ese sentido, se propusieron dos líneas de acción. La primera tiene que ver con capacitaciones, generando los espacios para tal finalidad, articulando y coordinando con otras áreas e instituciones o brindando en temas necesarios y demandados por los agentes sanitarios.

La segunda tiene que ver con la prevención dado el alto porcentaje de trabajadores con factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares.

“Es necesario trabajar fuertemente en la implementación del programa de prevención de ECV (enfermedades cardiovasculares), también robustecer el manejo, control y seguimiento de condiciones metabólicas y/o patológicas presentes”, concluye el informe.


Malos hábitos y sus consecuencias

Consumo de alcohol
El abuso del uso de estas bebidas puede traer consecuencias rápidas como accidentes de tránsito u otras a largo plazo en la salud, como alta presión, enfermedad cardíaca, accidentes cerebrovasculares, enfermedad del hígado y problemas de salud mental como depresión.

Exceso de peso
Las investigaciones científicas demuestran que a medida que aumenta el peso hasta alcanzar sobrepeso y obesidad, también aumentan los riesgos de sufrir enfermedad coronaria, diabetes tipo 2, hipertensión, dislipidemia o apnea del sueño, entre otras.

Descanso
El sueño es importante para la salud en general. Cuando no duerme lo suficiente, la persona puede sentirse cansada y verse afectado su rendimiento. Los estudios muestran que no dormir lo suficiente aumenta el riesgo de distintas enfermedades, como las cardiovasculares.

Actividad física
Dejar de hacer deportes produce efectos inmediatos como subir de peso, perder masa muscular y resistencia, debilitamiento de los huesos y afectación en el metabolismo con más problemas para sintetizar grasas y azúcares.

Trabajarán en prevención y manejo de estas temáticas

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias