domingo 14 de agosto de 2022
Cielo claro 19ºc | Posadas

La selección genética es clave para lograr calidad de ejemplares

Braford, una raza que crece en el NEA y tiene buena adaptación en Misiones

Desde la Cabaña La Ángela, en Fachinal, contaron la experiencia con su manejo exclusivo. Los animales se valoran por su rusticidad y generación de kilos de carne

lunes 06 de junio de 2022 | 6:04hs.
Braford, una raza que crece en el NEA y tiene buena adaptación en Misiones
En pista una selección de los mejores machos en el reciente Congreso Mundial de Braford en Corrientes.
En pista una selección de los mejores machos en el reciente Congreso Mundial de Braford en Corrientes.

El ganado braford es una de las razas bovinas más difundidas en Misiones y en el Nordeste argentino. Días atrás desde la Asociación Braford Argentina destacaron el gran crecimiento en general de la  raza en el país, apuntando la incorporación de nuevas cabañas y animales inscriptos, que en el último año llegaron a casi 40.000.

En ese sentido y explicando las virtudes de los animales, el administrador de la Cabaña La Ángela en Fachinal, el arquitecto Daniel Cella, contó a El Territorio algunos puntos que distinguen a estos bovinos. “La raza braford es producto de una cruza de una raza índica como es el Cebú y una raza británica que es la Hereford. Nace para tener un ganado adaptado a las zonas subtropicales, asociando todas las características de terneza y precocidad y resistencia. Es un animal muy carnicero, lo distingue la cara blanca y es fácilmente reconocible, eso a la gente le gusta”, comentó el entrevistado.

El profesional recordó que su vinculación con los braford se fue dando casi por casualidad hasta  que fue conociendo sus virtudes.

“Me tocó administrar un campo familiar por absoluta casualidad, así que tuve que aprender de esto. Fui aprendiendo de a poco porque en realidad son necesarias varias vidas para saber tanto sobre los animales. Lo que pude ver con los años es que los compradores de terneros me pedían los que tenían cara blanca. Entonces,  ahí dije  ‘hay que tener un rodeo braford porque es lo que me piden , porque da resultado para la zona’. Así empezamos a comprar toros braford, en 1989. Fuimos trayendo animales de Buenos Aires y recriándolos acá. Con los años tuvimos un rodeo estable y en el año 2010 nos anotamos en la Asociación Braford”, relató el entrevistado.

Las características buscadas

Consultado sobre las metas que se fijan para los animales en el país, indicó que depende de cada criador en base al manejo y las cruzas que vaya realizando.  

“Hay muchos estudios sobre las características que tiene que tener el animal. Se mide el peso desde su nacimiento, toda la evolución que tiene el ternero hasta que llega a la faena. Se hacen comparaciones, se estudian tiempos, alimentación, se sacan factores de crecimiento. Sobre esas mediciones, uno elige un ternero, teniendo en cuenta la madre y el padre. Ahí se decide trabajar sobre una línea de sangre, para que un animal sea más precoz o más chico o más grande, todo de acuerdo a lo que el campo esté buscando para cada situación. Siempre hay que entender que cada persona que cría terneros, tiene situaciones distintas. Por ahí tiene un rodeo base que es chico y lo quiere agrandar o viceversa” puntualizó el criador.

Remarcó en tanto que “no hay una receta única para todos por igual. Hay animales que se adaptan mejor a una situación y otros animales a otra. Por ejemplo, si uno quiere apuntar a un animal de exportación que tiene que tener más de 500 kilos, busca determinados animales. Si uno quiere apuntar al mercado interno, con un animal que lamentablemente en Argentina nos hemos acostumbrado a comer ejemplares muy chicos, de 300 o 340 kilos, se debe buscar otro tipo de sangre”.

En la elección del ganado  a criar, valoró que se corre con ventaja al elegir ejemplares de una misma región. “Si uno compra de una zona cercana, se tiene la garantía de que ese animal, la madre y el padre, se criaron en ese biotipo, en ese ecosistema. Entonces el ejemplar tiene mayor adaptación. Si por ejemplo se compró un toro en Formosa porque la cabaña es excelente, pero después el campo de Misiones es totalmente distinto, al animal le puede costar adaptarse. Porque el campo de cría tiene mucha piedra, hay mucho pasto en verano y poco en invierno, todos esos cambios inciden. Al final, cuánto uno más cerca lo compre, va a tener mayor garantía de que ese toro no va a sufrir cuando se lo traslade a la situación de trabajo de preñar vacas que es para lo que están los toros”.


Un centro de cría especializado

Daniel Cella, al frente de la Cabaña La Ángela en Fachinal, en el Sur de Misiones, explicó las exigencias que deben cumplir los establecimientos que se dediquen a la cría profesional de animales braford. “Habitualmente las cabañas se especializan en una raza, pero también hay establecimientos que están inscriptos en dos asociaciones. Así tienen un rodeo braford y de otra raza, algo que es totalmente posible”, apuntó. Y detalló: “Tener una cabaña implica tener animales con un número específico que están registrados en la asociación. Se inicia con un rodeo que tiene las características de la raza. A partir de allí viene un inspector y certifica que por ejemplo de 100 animales hay 50 que tienen el tipo de la raza, pero todavía no tienen ningún papel. Se les pone un sello, que en el caso del braford es “B0”, para el rodeo de origen. Luego todas las vacas seleccionadas tienen su número y cuando se juntan con un toro que también tiene su registro van naciendo los terneros y se sabe la madre y el padre. Están bien identificados y ahí empieza la primera generación”, detalló. Siguió el relato apuntando que “después llega una segunda generación que es controlada, ya es un animal muy estable, que uno le conoce hasta el abuelo. A partir de ahí vienen los animales de pedigree, que son dos o tres generaciones más. Para estos casos ya se empiezan a ver estudios de ADN y el control se hace más difícil y sofisticado. Pero la cabaña tiene que tener todos los registros. Los animales están con su tatuaje, con su caravana roja, se sabe de dónde vino el animal. Así se puede deducir la cría que puede llegar a tener. Es un trabajo de mucha oficina, de mucha identificación. Todos los años vienen los inspectores de las asociaciones y los hijos pueden ser evaluados. Es posible que de 100 ejemplares presentados, haya algunos que queden afuera de la raza porque porque no cumplieron con las características buscadas y así se va seleccionado. Luego con los años se llega a tener un rodeo muy estable”, concluyó.

En Corrientes eligieron a los mejores animales

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias