jueves 18 de agosto de 2022
Cielo claro 15.7ºc | Posadas

De julio hasta ahora se han registrado en el país alrededor de 5 mil estafas

Cifras siderales del entramado complejo y organizado

Millones de pesos involucrados en préstamos fraudulentos tomados a través de estafas virtuales ponen de manifiesto una estructura que mueve ese dinero

domingo 29 de mayo de 2022 | 6:05hs.
Cifras siderales del entramado complejo y organizado

Las estafas virtuales suceden todo el tiempo, alguien puede estar siendo timado en este momento. No importa la edad ni el estrato social ya que, muchas veces, está en juego la buena fe, la necesidad o el desconocimiento de algunas herramientas virtuales que con un solo click se pueden vulnerar.

Los casos van en aumento, las resoluciones dependen de las actuaciones de la Justicia y el reconocimiento, o no, de las entidades bancarias sobre la vulneración de sus sistemas de seguridad.

La prevención, en cambio, depende casi exclusivamente de tener la información adecuada para evitar ser una víctima más del engranaje de las estafas virtuales en sus diversas modalidades.

A partir del inicio de la pandemia por el Covid-19, los medios de contacto digitales se convirtieron en protagonistas. En ese contexto, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) emitió una serie de comunicaciones profundizando exigencias para los bancos y herramientas para evitar las estafas de características virtuales.

Las entidades bancarias, en tanto, han actualizado sus métodos de seguridad virtual para sus clientes. Por ejemplo, los datos biométricos y el token permiten la autentificación de la persona para cuando se solicita préstamo a través de los canales virtuales como el homebanking.

Es por esto que el envío de correos electrónicos para alertar y prevenir la suplantación de identidad se convirtió en una forma de alertar para crear conciencia sobre los problemas a los que nos enfrentamos en la era de la tecnología.

Sin embargo, hay un punto en el cual es evidente que la seguridad virtual falla y esto va de la mano del aceitado trabajo realizado por los estafadores que roban información a sus víctimas y toman préstamos en sus nombres.

El abogado y ex ministro del Superior Tribunal de Justicia de Misiones, Sergio César Santiago, estuvo en comunicación con El Territorio y aportó información al respecto en tanto que, actualmente, lleva dos casos de estafas en el ámbito bancario que llegaron a su estudio hace alrededor de un año.

Los casos con los cuales trabajan se encuentran en juicio, en relación a ello aclaró “con juicios me refiero a una denuncia penal  y en paralelo un planteo civil de nulidad de contrato de préstamo contra el banco involucrado”.

Esto es, en esos casos hay un punto sobre el cual reclamar: la responsabilidad objetiva del banco como entidad donde se deposita la confianza y se deben respetar las reglas de seguridad impuestas por el BCRA.

“Se requiere que los bancos tomen medidas tanto de hardware como de software, medidas de seguridad sobre los movimientos extraños en las cuentas de sus clientes”.

Por otro lado, aseguró que existen otras consultas sobre estafas pero, en muchos casos, los estafadores terminan siendo como fantasmas y no hay a dónde efectuar el reclamo. Llevan adelante la operación y desaparecen casi sin dejar rastros.

El entrevistado comentó que cuando se les presentaron estos casos investigaron sobre el tema y observaron que, desde julio hasta ahora, en el país han habido alrededor de 3000 a 5000 estafas relacionadas a entidades bancarias y préstamos tomados de forma fraudulenta.

“Hicimos una estimación en ese momento de 700 mil pesos, que era más o menos lo que nosotros veíamos que eran los créditos tomados, y nos daba una cifra sideral. Nos daban cerca de 20 mil millones de pesos involucrados en este circuito por lo cual venimos sosteniendo que se trata de una estafa que, incluso, puede ser hasta transnacional”, aseguró Santiago.

Metodología delictiva

Si bien existen varias formas de caer en estos entramados, las metodologías coinciden en algún punto y por ello es importante poder identificarlas.

El entrevistado comentó tres modos distintos relacionado a los casos trabajados: en supuestas transacciones de compra venta mandan a la víctima un correo electrónico que contiene un virus (malware) que ingresa en la computadora.

Con ese acceso, los delincuentes se apoderan de la información sensible de la persona como, por ejemplo, las contraseñas y la información personal para concretar operaciones bancarias.

Por otro lado, el conocido “cuento del tío” donde se accede a la información de la víctima mediante una trama donde el “ahorrista” facilita sus datos voluntariamente y cuando se da cuenta ya ingresaron a su homebanking y realizaron operaciones en cuestión de minutos, desde otro punto de acceso.

Por último, el abogado comentó el caso donde un hombre que, en plena transacción de una compra de materiales de construcción, le llegó un supuesto correo electrónico de la empresa pero con una propuesta considerablemente más barata que la ofertada en la plataforma por la que venía navegando.

Allí, el hombre procedió a realizar el pago mediante un CBU que le facilitaron por ese medio pero, al comunicarse de nuevo con el corralón, le aseguraron que no habían transacciones a su nombre.

En este último caso, según el profesional, es muy difícil de trabajar ya que las cuentas involucradas no son cuentas rastreables por el banco porque hay cajas de ahorro que se abren para hacer la operación y luego se cierran sin dejar rastros.

Una vez consumado

La realidad es que las operaciones mencionadas suceden, se concretan y, a pesar de la información para la prevención que circula, podemos ser vulnerables a ellas.

Es en este sentido que el abogado Santiago recomendó, en principio, informarse sobre los derechos con los que contamos.

Amplió: “Hay una serie de derechos que se traducen en la Ley de Defensa al Consumidor pero la gente no los conoce y no sabe ejercerlos. Por eso, está bueno que la gente vaya al abogado o que el Colegio de Abogados, en vista de la magnitud de las estafas, se comprometa a hacer algún tipo de asesoría”.

Asimismo, si se considera víctima de una estafa, el profesional aseguró la importancia de presentar una carta documento a la entidad bancaria además de proceder a una denuncia penal para evitar que el banco se desligue de la responsabilidad.

“Ante el estafador que se esfuma o es más difícil de encontrar, el banco sigue allí y aunque sea por omisión, por la falta de actualización de su sistema de seguridad o por no aplicarlos, es responsable objetivamente y el ahorrista tiene alguien para reclamarle con certeza. Aunque sea para recuperar su dinero o que le dejen sin efecto el préstamo”, puntualizó.

La Justicia

El letrado manifestó que le llama la atención la cantidad de personas que no denuncian estas situaciones que afectan enormemente sus economías.

Al mismo tiempo, expresó entender la creencia de que una denuncia puede ser inútil ya que las actuaciones de la Justicia, a veces, son más lentas de lo que se espera. De todos modos, destacó que, en los dos casos que lleva adelante, lograron medidas cautelares por parte de los magistrados a cargo.

“En uno de los casos, la jueza interviniente ordenó que el banco cobrará sólo la cuota pura hasta que se dilucide la cuestión y en el otro caso directamente el juez ordenó el no cobro hasta que se dilucide la cuestión y como ya le habían cobrado una parte, ordenó devolverle el dinero a esta persona”, comentó.

Entonces, a la hora de actuar sobre el delito, el foco está puesto sobre la denuncia, la pertinente investigación, la actuación de los Juzgados intervinientes y la utilización de la estructura con la que cuenta la provincia.

Aseguró que es necesario sentar precedente para que los delincuentes sepan que hay una Justicia resolutiva y para que las personas se animen a denunciar y así lograr la devolución del dinero o la caída del contrato del préstamo fraudulento tomado a su nombre.

En cuanto a la Justicia misionera, Santiago aseguró que existen buenas herramientas para el avance de las causas relacionadas a los delitos informáticos. Se refirió al Área de Delitos Complejos y al área de Cibercrimen de la Policía de Misiones. No obstante, afirmó: “Hay que afinar la gestión para estar a la altura de la circunstancia”.

“No digo que en cada lugar de la provincia haya un gabinete criminalístico de tal magnitud pero, a mi juicio, estas son cuestiones de delitos complejos. Entonces hay que aprovechar la superestructura, la inversión en los equipamientos y las personas capacitadas en el área”.

De qué delitos hablamos

Con respecto al marco legal, según el letrado, “desde el punto de vista penal esto sería una estafa”, y agregó respecto a las metodologías mencionadas: “ desde el punto de vista civil lo que se pretende es dejar sin efecto los contratos de préstamos que realmente no fueron contraídos con intención por los ahorristas sino que fueron inducidos por la estafa y, en algunos casos, implica daños y perjuicios”.

En relación a esto último puntualizó “usted se imagina una jubilada que de golpe, si no fuera por los hijos, se encuentra sin su jubilación porque le empiezan a descontar la cuota del préstamo y no le queda nada”.

Por otro lado, podríamos hablar de asociación ilícita teniendo en cuenta las maniobras de millones de pesos involucrados en estas operaciones.

En esta instancia, el profesional aseguró: “tiene que haber una estructura muy importante para manejar ese dinero, para reconducir ese dinero y para insertarlo en el mercado. De manera que acá no estamos hablando de un simple ladronzuelo”.

El énfasis, entonces, está puesto en la importancia de que las personas no brinden sus datos personales y que denuncien si se vieron envueltos en una estafa de algún tipo. Así también, es necesario que se agilicen las investigaciones para que las bandas delictivas que se aprovechan de la buena fe, de la confianza o de la ingenuidad de algunas personas, no actúen con facilidad e impunidad.


Las estafas más comunes y como evitarlas

Fishing
Los fishing o formularios ficticios se generan a través de una página por la cual buscan obtener información tuya o de una entidad bancaria. Al linkear nos lleva a otra página espejo con logos que simulan ser de una entidad financiera.

Chequear la información o el número de con quien estoy comunicándome, si es alguien conocido o no. En el caso de que sea una transacción comercial chequear a quien estoy transfiriendo el dinero, el ladrón juega con los tiempos.

Validación de WhatsApp
A través de alguna compra o venta, un desconocido solicita un supuesto código de validación de 6 números con el cual se puede hackear nuestro celular y así tener acceso a todos nuestros contactos. Así crean perfiles falsos para la venta de dólares.

No pasar nunca códigos por WhatsApp y no compartir ni reenviar códigos porque son de validación de otras plataformas.  Asimismo, no compartir supuestas promociones de empresas sin antes chequear en páginas oficiales.

Transferencias de más
Un supuesto comprador te envía más dinero por una compra y te pide que le envíes la diferencia de más a través de un CBU. El ladrón utiliza audios y mensajes de total desesperación para convencer al damnificado e inciar un robo de dinero y datos.

Verificar las cuentas a las que transfiero el dinero o el comprobante de la supuesta transferencia equivocada. No brindar información sencible y no apurarse con las transacciones donde nos piden información o realizar trámites.

Tratamientos médicos
Entre los engaños frecuentes, una vez que falsifican una identidad, piden dinero para costear un supuesto tratamiento médico. El estafador dice que no puede retirar el dinero de un banco por lo que el traspaso debe ser  inmediato.

Denunciar inmediatamente. Primero al al 0800 de la entidad financiera. Todos los bancos ofrecen un número para llamadas fuera del horario comercial. Con esa denuncia queda asentado el reclamo.

Cuento del tío
Haciéndose pasar por familiares, desconocidos llaman a personas adultas mayores y con la escusa de un cambio de billetes o de un supuesto corralito piden que se entreguen sumas de dinero y objetos de valor.

Después acercarse a cualquier dependencia policial, no necesariamente tiene que venir a Cibercrimen, cualquier comisaria está en condiciones de recibir una denuncia por estafa o sospechas de movimientos fraudulentos.

Informe de domingo

Estafadores

Cómo evitar la ingeniería social delictiva y así poder identificar estafas

“Perdí plata, me enfermé y él sigue actuando con impunidad”

Cifras siderales del entramado complejo y organizado

Le robaron con el “cuento del tío” y murió de angustia

Aunque suene exagerado, la regla básica es desconfiar de todo

¿Sirve denunciar o es perder el tiempo?

La colecta para una mujer con cáncer

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias