jueves 30 de junio de 2022
Cielo claro 15ºc | Posadas

Rodaje de nueva película misionera

La selva misionera, en el epicentro de una nueva película

Juan Ignacio Machado, Sabina Buss y Alan Galarza protagonizan ‘La selva no existe’, filme de Fernando Pacheco, en el que la condición humana se enfrenta a su propia naturaleza

miércoles 25 de mayo de 2022 | 6:08hs.
La selva misionera, en el epicentro de una nueva película
Con locaciones en Leandro N. Alem y Arroyo del Medio, se está filmando ‘La selva no existe’, tercer filme del misionero Fernando Pacheco, en el que la condición humana se enfrenta a su propia naturaleza. FOTO: Nicolás Arce
Con locaciones en Leandro N. Alem y Arroyo del Medio, se está filmando ‘La selva no existe’, tercer filme del misionero Fernando Pacheco, en el que la condición humana se enfrenta a su propia naturaleza. FOTO: Nicolás Arce

Ala material e inmaterial, túnel que apresa y libera, el monte es el tiempo espacio en que se espejan historias e intenciones en La selva no existe, la nueva película del realizador Fernando Pacheco, que se filma en la provincia por estos días.         

Por la fe del animista, la selva respira y habla, advierte y; por la negación de su naturaleza, sus contornos oscurecen y apocan. El verde se desgaja en grises.

Sabina Buss y Juan Ignacio Machado, en pleno rodaje, en una casona de Arroyo del Medio.

Entre esas ontologías pendulan los personajes de este relato fantástico que acontece en la geografía misionera como fauce o piedra angular de sus destinos.

Ana Hasse (Sabina Buss), una bióloga que busca proteger al yaguareté y su hábitat; Román Krieger (Juan Ignacio Machado), un ambicioso empresario maderero y patrón de Karaí (Alan Agustín Galarza), un joven humilde que se verá dividido por los valores que le enseñó su abuela y la dura realidad del lugar, son los protagonistas de este largometraje. Es el tercer proyecto audiovisual del director misionero Pacheco, luego de su ópera prima A la deriva (2012) y Géminus (filmada el año pasado y que se encuentra en etapa de postproducción). Cuenta con la producción de Pepe Salvia y Esteban Lucangioli. Apoyan  el Incaa y el Iaavim. 

En el set

La etapa de rodaje llevará poco más de un mes. Fotos: Nicolás Arce

La selva no existe va por su segunda semana de rodaje, con locaciones en Leandro N. Alem y Arroyo del Medio. La previsión es finalizar la etapa de filmación a mediados de junio, contó Pacheco a El Territorio, que presenció la tarea en el set.

Una casona de amplias galerías rodeada de vegetación dio el marco a la escena en que Ana le pide a Krieger autorización para ingresar a sus tierras y le cuenta su proyecto de monitoreo del yaguareté.        

El trabajo de grabación comienza bien temprano a la mañana, se interrumpe a la hora del almuerzo y continúa hasta la noche, con la secuencia de los protagonistas internados en la selva en medio de la oscuridad.

Sobre la experiencia de filmar en la selva, el realizador explicó que, “en ‘A la deriva’, el paisaje era más de pueblo y me quedé con ganas de entrar a la selva a filmar, realmente tiene su complejidad, pero es muy lindo también porque hay que adaptarse a la selva, la selva no se va a adaptar a tus pretensiones de cineasta, uno debe adaptarse y eso es un lindo ejercicio y un gran cambio de punto de vista”.

Acerca del título del filme, refirió Pacheco que “La selva no existe alude a la representación que tienen algunas personas, para quienes la selva es como si no existiera o si existe es para sacarle un provecho y beneficio; entonces es esa negación de la selva como patrimonio natural y cultural, como parte de lo que somos. Con esa ambivalencia juega un poco el título”. 

En este punto, consideró que si bien se aborda una historia de ficción, “hay elementos de la realidad”, y reflexionó: “No soy una persona que quiera dar mensajes de moral. Creo que obviamente sí tiene un mensaje la película, pero no quizás como un cuentito; tiene una vuelta de rosca al final la película donde lo que parece que va a ser un mensaje de moral se transforma en un observación de la realidad”.

‘La selva no existe’, es la tercera película del director Fernando Pacheco.

“La batalla personal de Krieger”

En tanto, Juan Ignacio Machado, actor bonaerense de extensa trayectoria en cine y televisión, define a su personaje como “un hombre intenso”, que al ir contra la selva emprende contra su propia naturaleza.

“A Krieger le sucedió algo en la selva que nadie sabe y no la quiere, tiene una batalla personal con la selva y por eso dice ‘la selva no existe, Dios no existe, no hables de la selva como si fuera una persona’ y empieza a hacer las cosas mal, se viene a menos, y en este camino va contra su propia naturaleza, su salud, no le importa nada; el pobre hombre no se da cuenta que va en contra de su naturaleza y la naturaleza de todos, que no se jode con la naturaleza”.

Mencionó que conocía la provincia desde los recuerdos de una persona muy querida para él. “Rodar en Misiones me toca mucho el corazón, porque tengo el recuerdo de una persona que quise y quiero mucho, que es de acá de Misiones y ahora vive en Buenos Aires, un hermoso amor, todo lo que me contaba de que la zapatilla se pone colorada, de la gente del lugar, bueno arranca por ahí, y es poético venir a protagonizar esta película, le agradezco mucho a Pepe Salvia, un tipo que tiene más de 30 películas hechas, está apostando a la producción y a la provincia, es un equipo fantástico, un lujo. Con Sabina y con Alan pegamos una onda bárbara, es un peliculón”.

“El lado salvaje”

Pepe Salvia, realizador y productor audiovisual bonaerense, que hace ocho años se radicó en la zona Centro de Misiones, sostuvo que la película sumerge en la selva a sus tres personajes principales, “cada uno tiene su circunstancia, y en la selva se enfrentan con su lado oscuro, se ponen a prueba y emerge ese lugar un poco salvaje de su personalidad, es una película muy entretenida, donde en cada escena pasan muchas cosas”. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias