lunes 23 de mayo de 2022
Cielo claro 21ºc | Posadas

Son investigadores del Conicet y del Instituto de Materiales de Misiones

Desarrollan en Exactas un sanitizante de larga duración

Se hará a partir de nanopartículas de cobre, plata y dióxido de titanio. Tiene efecto antimicrobiano y la capacidad de durar más tiempo en superficies y manos

martes 10 de mayo de 2022 | 3:30hs.
Desarrollan en Exactas un sanitizante de larga duración
Actualmente está en etapa de desarrollo, pero planean tenerlo listo para finales de este año o principios de 2023. Foto: Nicolás Arce
Actualmente está en etapa de desarrollo, pero planean tenerlo listo para finales de este año o principios de 2023. Foto: Nicolás Arce

Si bien los sanitizantes o sustancias antimicrobianas se usan desde siempre en ámbitos de la salud, la población en general comenzó a utilizarlos masivamente con la llegada del Covid-19 para prevenir los contagios de la enfermedad. En este contexto, aunque teniendo en cuenta todos los usos de este producto, investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales (de la Unam) se encuentran desarrollando un sanitizante de larga duración.

Específicamente, el proyecto de investigación lleva por nombre “Sanitizantes con nanopartículas de cobre, plata y dióxido de titanio con efecto antimicrobiano” y es dirigido por el doctor Mario Rosenberger, en un trabajo en conjunto con los investigadores y becarios María Laura Vera, Jonathan Schuster, David Brusilovsky, Hernán Traid, Aníbal Bher, Anabela Dwojak, Margarita Laczeski, Andrea Dallagnol, Camila Masoneves, Iván López y Carlos Schvezov. Todos ellos son miembros del Conicet y del Instituto de Materiales de Misiones, cuyo laboratorio se encuentra en la Facultad de Ciencias Exactas.

“Siempre buscamos la aplicación de las cosas y una de las aplicaciones actuales que le vimos a lo que nosotros sabemos hacer con los nanomateriales es aplicar una de las características de algunos nanomateriales que es que son bactericidas, es decir, que permiten atacar bacterias, virus, microorganismos”, explicó Rosenberger en diálogo con El Territorio.

Las nanopartículas son partículas extremadamente pequeñas, imposibles de ser observadas por el ojo humano. El principal objetivo del uso de nanopartículas es el de innovar y desarrollar nuevas herramientas y materiales en distintas áreas, como la medicina, la electrónica o la cosmética.

“Entonces nos dijimos que podemos combinar eso con un sanitizante convencional con base alcohólica. Lo que hace el alcohol en gel o el alcohol es sanitizar la mano en el momento y termina su acción cuando se evapora”, comentó sobre su trabajo.

Y en esa misma línea, agregó: “Si eso (el alcohol), lleva algunas nanopartículas que quedan en la mano luego de que se evapora el alcohol, cualquier otra bacteria que venga después puede ser aniquilada. Da un efecto prolongado en el tiempo en las manos o en cualquier superficie, eso ayuda en la higiene en general sobre todo en la gente que trabaja en sanatorios, hospitales, para las personas que estén inmunocomprometidas, o por el Covid-19”.

El equipo que trabaja en el Instituto de Materiales de Misiones hace más de 20 años que se dedica al estudio de metales, óxidos y polímetros.

En el caso del estudio de las nanopartículas de estos materiales, se inició en 2004, contaron.

Como antecedente de esta investigación para el sanitizante de larga duración, sostuvieron que hay antecedentes de productos similares en Chile.

“Lo que estamos haciendo es buscar la concentración adecuada de partículas que hay que colocar para que sea eficiente y que no sean demasiadas para que no encarezca el producto, no dañe las superficies ni cambie el color”, detalló el investigador.

El trabajo se encuentra en etapa de desarrollo y en la búsqueda de empresas interesadas que inviertan en él.

El equipo planea con un prototipo o un producto que ya cuente con las propiedades esperadas para finales de este año o principios del 2023.

“Le dedicamos en promedio unas diez horas por semana, porque también tenemos nuestras clases y otros proyectos. Además, porque no tenemos los equipos para hacer las mediciones y por eso tenemos que mandarlo a Buenos Aires para que lo vean en el microscopio electrónico, para ver si realmente tenemos lo que necesitamos”, contó.

Mario Rosenberger (primero a la derecha) junto a algunos de los investigadores del grupo. Foto: Nicolás Arce

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias