lunes 23 de mayo de 2022
Cielo claro 18ºc | Posadas

Emprender con conciencia medioambiental

Encuadernar el arte

Magalí Acosta practica la encuadernación artesanal. Una labor creativa y exclusiva que revaloriza el trabajo manual

lunes 02 de mayo de 2022 | 6:06hs.
Encuadernar el arte
La joven articula su pasión por la costura y la pintura en diseños únicos y variados. Foto: Esteban González
La joven articula su pasión por la costura y la pintura en diseños únicos y variados. Foto: Esteban González

La encuadernación artesanal es la solución que han encontrado nuestros ancestros para reunir las hojas de textos que deseaban hacer circular. Hoy, cientos de años más tarde, la paciente labor de coser hojas de papel hasta formar un libro sigue siendo una tendencia en la que cada artesano sabe darle su toque personal.

Sumadas a la movida ecofriendly, las propuestas de encuadernado de hoy permiten la circulación de cuadernos, libros y anotadores de papeles reciclados, todo con el toque de exclusividad que amerita el trabajo personal de cada artesano.

En esta tarea, el talento artístico se pone en manifiesto. El costura, la combinación de colores y nudos y la creatividad ameritan que cada diseño sea único. Y en la tierra colorada, Magalí Acosta (20) se encarga de mantener viva la antigua tarea, agregando además detalles en pintura y dibujo a sus creaciones.

Oriunda de Jardín América, la joven realiza encuadernados artesanales personalizados, pinta y también utiliza hilo y aguja para fabricar una gran variedad de diseños. Con nudos, puntadas y pinceladas confecciona las piezas siguiendo la pauta del cliente y dejando también volar su faceta artística.

“Desde chica me gusta el trabajo artesanal. Les dedico tiempo a la pintura y la decoración también. Con el correr de los años me fui perfeccionando y aprendiendo distintas técnicas de manualidades que hoy las pongo en práctica con mis trabajos de encuadernación. Pero, además de ser algo que me gusta, también una fuente de ingresos”, precisó la joven emprendedora en diálogo con El Territorio.

Su interés por el minucioso y delicado trabajo comenzó varios años atrás. Curiosa y predispuesta a modernizar la técnica de encuadernado artesanal, Magalí dedicó tiempo a observar cuadernos y libros viejos.

“Analicé las costuras y me di cuenta de que podía replicarlas. Así comencé a hacerlo”, recuerda sobre sus primeros pasos en la práctica que fue aprendiendo por gusto propio.

Su talento comenzó a dar frutos cuando decidió comenzar a publicar y promocionar sus trabajos. Se lanzó en 2016, con cuadernos personalizados y por pedido. Con el tiempo fue sumando sus propios diseños a la labor y agregando cada vez más productos y variables artísticas al emprendimiento que denominó Kiri.

“Incorporé agendas, stickers, block de notas y otros variados productos. Además, fui creciendo también en la incorporación de diseños creativos en las páginas”, acotó haciendo referencia a que se valió se sus habilidades artísticas para crear diseños únicos.

Y en cada trabajo, Magalí cree que lo importante reside en lo que se quiere transmitir. Más que cuadernos o anotadores, para ella cada diseño es un mensaje de revalorización al trabajo manual, a la comunicación con el cliente y a la importancia y valor que tiene el proceso de crear algo desde cero y con amor.

“Para mí lo más importante es la organización y la constancia, saber establecer una buena comunicación con el cliente”, agregó.

Una apuesta ecológica
Además de resultar una apuesta singular y exclusiva, el trabajo artesanal de la encuadernación permite también la reutilización y el reciclaje generando una tendencia amigable con el medioambiente.

Siempre dependiendo del pedido del cliente, Magalí ajusta sus diseños tratando de generar el mínimo impacto posible de contaminación. “Trato de que este trabajo sea lo más ecológico posible. Uso elementos biodegradables, hojas de fibra de caña de azúcar y libros blanqueadores”, citó como ejemplo.

Pero su labor emprendedora intenta no sólo generar conciencia ambiental sino también incentivar a otros a que encuentren lo que los apasiona y motiva “para que cada uno persiga lo que desee, pese a las dificultades que pueden presentarse en el camino”.

“Quiero que en el cuaderno se refleje lo que me motivó a hacer esto. Que el cliente note el trabajo y la dedicación”, dijo resaltando que la intención no sólo responde a la necesidad de que se sienta satisfecho con el producto sino también al deseo de que “cada persona sienta al recibirlo que también puede concretar sus proyectos, que se vuelvan artífices de sus propios desafíos”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias