viernes 19 de agosto de 2022
Cielo claro 8.7ºc | Posadas

Entrevista a la antropóloga social Ana María Gorosito Kramer

La fiesta, ese tiempo cíclico y en suspenso, poblado de rituales

Las celebraciones son una manera de “parar el tiempo”, son hitos en el calendario social o personal, dijo, y analizó nuevas dimensiones de “lo festivo” surgidas en pandemia, como las fiestas clandestinas

sábado 30 de abril de 2022 | 12:45hs.
La fiesta, ese tiempo cíclico y en suspenso, poblado de rituales
La antropóloga Ana María Gorosito Kramer reflexionó sobre las celebraciones sociales. Foto: Nicolás Arce
La antropóloga Ana María Gorosito Kramer reflexionó sobre las celebraciones sociales. Foto: Nicolás Arce

En el imaginario latinoamericano el espíritu festivo es desbordante y trasnochador, bien regado de guirnaldas y brindis. Ensoñación macondiana, humor de la tierra cálida, la alegría se expresa en comunidad y genera pertenencia.

Las fiestas patronales, las bodas y bautizos o el carnaval, son espacios para el encuentro en un tiempo por fuera de las obligaciones cotidianas.

El festejo, esa manifestación lúdica de la cultura, como la misma vida tiene sus propias reglas, recrea además la sociedad de la que emerge y a veces la tensiona.

Imbuidos en la parafernalia de la fiesta, anfitriones e invitados quizás no se den en ronda de baile a la reflexión, sin embargo en estos días en que las reuniones vuelven a convocar luego de la extensa cuarentena, queda en evidencia su rotunda importancia social.

¿Qué acontecimientos celebramos? ¿de qué manera? ¿a quiénes participamos y a quiénes dejamos afuera de la foto? podrían ser algunos interrogantes que nos ayuden a pintar el alma de la fiesta.

“El tiempo es circular y, en algún momento de ese círculo del tiempo las sociedades disponen un día o varios días para “parar”; en ese momento se suspende la cronicidad del tiempo, ya no es lunes o martes sino que se resuelve parar el tiempo y hay una especie de túnel temporal, que son los viajes en el tiempo que sueña la ciencia ficción y que de hecho lo hacemos las sociedades al celebrar”, expuso Ana María Gorosito Kramer, antropóloga social, referente en el campo de la ciencia de Misiones, profesora Emérita de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS), quien se ha desempeñado como docente e investigadora en diversas universidades nacionales, y además, en los últimos años fue secretaria de Investigación y Posgrado de la FHyCS.

¿Cómo es eso de que se para el tiempo al celebrar?
Es lo que hizo hace unas semanas la grey católica, que paró el tiempo al recordar la crucifixión y resurrección de Cristo; simultáneamente el pueblo judío paró el tiempo con el Pésaj, que duró una semana, recordando la salida de la esclavitud en Egipto, así hoy 2022 Pésaj hizo que la grey judía recordara y retrocediera a aquel tiempo del faraón. A su vez, el islam, fijate que todas estas celebraciones coinciden porque son de calendario lunar, paró durante 30 días con el ayuno del Ramadán, recordando las revelaciones de Alá a Mahoma. Son tres grandes comunidades que viajan en el tiempo por esta cuestión del ritual. Y no se viaja de cualquier manera, hay que respetar formas, tradiciones, seguir un orden. Tenemos así una celebración de un punto del tiempo que implica un ritual. Y por otro lado, tenemos además los rituales personales.

¿Y de qué se tratan estos rituales personales?
Son rituales de todos nosotros, los comunes mortales… Un bello día nuestra madre nos pare y ese día pasa a ser conmemorado como un día especial porque es el inicio de nuestras vidas, nuestro cumpleaños, entonces todos los años ese día hacemos algo. Yo conozco gente que se oculta y no quiere saber nada de saludos ni de fiesta y otra gente, como yo, que hace parranda. Luego la gente se casa o nace su primer hijo, y esto marca nuestro tiempo circular, que es el ciclo anual que nos trae el calendario. Y estos acontecimientos personales están cargados de rituales. Hasta la persona que el día de su cumpleaños no quiere saber nada de nada, tiene esa forma de vivir el ritual. ¿Y qué pasó en la pandemia? que esos rituales de celebración con otros quedaron en suspenso. Y hay un ritual que quizás por luctuoso no he mencionado, que fue el de las personas que no pudieron despedir a sus seres queridos fallecidos, si la celebración del nacimiento es festiva por otro lado, el duelo necesita del acompañamiento de deudos, amigos. Yo que no soy de Misiones, vine hace muchos años, y hay algo que pasa aquí que no pasa en otros lugares de la Argentina que me parece maravilloso que es esa manera de despedir a la persona hablando de ella, recordándola, quizás cantando. Y no haber podido hacer estos rituales durante la pandemia fue muy doloroso, porque para la gente es la manera de honrar a sus fallecidos.

¿Estos rituales personales, que son también parte de la cultura, cambian su significación con el tiempo?
Y por ejemplo, la fiesta de los 15 años de las chicas es un ritual que hace bastante tiempo se ha vuelto un acontecimiento social tan caro de sostener. Los aperitivos, el cambio de vestido. Esto es fastuoso y con el tiempo las empresas de turismo comenzaron a proponer un viaje en vez de la fiesta. En el caso de Latinoamérica es una fecha importante pero por ejemplo en Estados Unidos no se habla de los 15 sino que se habla de los dulces 16. Esta costumbre viene de cuando los 15 suponían un momento de cambio, de que una chica empezaba a ser casadera pero hoy a los 15 uno todavía está en la escuela y aún no se va a casar. Entonces es una fiesta que quedó sin mucha significación y quienes celebran pueden querer una una gran fiesta o un viaje o como un cumpleaños sencillo.

Si hay un rasgo distinto de las fiestas es su vocación de convocar y de reunirse y encontrarse, en la pandemia la gente mostró mucho la angustia por no poder reunirse y aparecieron también las fiestas clandestinas…
Y claro, la fiesta busca el encuentro con el otro, y durante el aislamiento social preventivo y obligatorio, el Aspo, no se podía hacer, porque estaba penalizado, no había fiestas de casamientos, 15 años, bautismos. Y ahí aparece la fiesta como farra, que quiero decir con esto, que no se precisa ninguna clase de incentivo social o calendario personal para reunirse. Aparecen las fiestas clandestinas, lo que mostró otra dimensión de la fiesta, la fiesta cayó también dentro de los acontecimientos sociales y culturales que producen rentas, porque resultaron un gran negocio, la gente pagaba por asistir. Y en el caso de fiestas clandestinas que se conocieron porque trascendieron por publicaciones en las redes sociales, además de la necesidad de reunión apareció un valor de la sociedad actual que tiene que ver con mostrarse, con la belleza como valor. En estas fiestas clandestinas en pandemia esta dimensión apareció con claridad, porque es importante estar pero además es más importante registrarlo y mostrar, y la foto dice mucho de quienes están y también dice de quienes no están, porque no es una fiesta para todos. Es un marcador social que desafiaba el edicto policial.

Hoy que se está volviendo a celebrar, después de que se pasó tanto tiempo deseando volver a la normalidad, ¿qué valores de la fiesta podriamos resaltar?
Hay aspectos de la fiesta que ojalá no desaparezcan, como la dimensión de lo artesanal, hoy que están muy de moda las wedding planner por ejemplo, que organizan fiestas preciosas por supuesto, pero también convive eso de organizar en familia, de organizar el casorio con participación colectiva y que porque quizás son en el patio de una casa no hay límite de tiempo y se puede bailar a cualquier hora. Hay rituales que son muy antiguos, hay rituales inventados que la gente adopta sin saber quién los inventó. Hay también en las fiestas rituales y tradiciones que hoy son resabio de otra época, por ejemplo el uso del vestido blanco de las novias que tiene que ver con la pureza y con llegar virgen al matrimonio son un resabio del patriarcado que ojalá se cambie, hay por suerte muchas novias que se casan de rojo o negro. Pero si me pedís una reflexión sobre este tiempo luego de la cuarentena, celebrar es agradecer.

Notas relacionadas: 

Fiestas actuales: buscando una originalidad, a prueba de selfies 

Cuando el amor puede más que la pandemia 

Rituales para volver a celebrar

“Luego de la pandemia, todos buscan celebrar” 

Momento único y soñado, símbolo de unión familiar

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias