viernes 30 de septiembre de 2022
Nubes 15.1ºc | Posadas

Rituales para volver a celebrar

Distintos momentos de la vida se postulan como ideales para festejar. Hitos que marcamos en el calendario para el reencuentro con los más queridos y que post encierro cobran nuevo significado

sábado 30 de abril de 2022 | 6:00hs.
Rituales para  volver a celebrar

La etimología de la palabra rito refiere al orden, pero en sentido de equilibrio universal, algo que lo emparenta con los ciclos de la naturaleza. De allí, que nos relacionamos a través de rituales. Y no sólo hay rituales religiosos o familiares y cotidianos: de la misa, al asado y después a la cancha, sino que elegimos momentos clave para celebrar a lo grande, dejar recuerdos épicos en todos los que queremos. La pandemia nos aisló, nos retrotrajo y nos alejó hasta de los más cercanos, por eso hoy las ganas de reunirse y celebrar la vida son más fuertes y manifiestas.

Tal como anunció el sociólogo y médico Nicholas Christakis, en entrevista con la BBC ‘‘durante una pandemia la gente se vuelve más religiosa, ahorra dinero, le toma aversión al riesgo, tiene menos interacciones sociales y se queda más en casa. Dejás de ver a tus amigos. Pero en la pospandemia todo eso da marcha atrás, como pasó en los locos años 20 del siglo pasado. La gente buscará inexorablemente más interacción social’’. Según el también profesor de Ciencias Sociales y Naturales y una de las 100 personas más influyentes del mundo, ‘‘si mirás lo que pasó en los últimos 2000 años, cuando las pandemias terminan, hay una fiesta’’.

Es que ‘‘la fiesta busca el encuentro con el otro’’, definió Ana María Gorosito Kramer reconocida antropóloga social (página 6).

En ese contexto, actualmente se multiplican las celebraciones de todo tipo. Más allá de que la tendencia es que todo sea feliz en redes y por eso cada acto es un gran acontecimiento, los casamientos son las fiestas que más pudieron postergarse con las restricciones.

Como quizás otros tantos en el mundo, Sonia y Sebastián organizaron y replanificaron su boda. Lo hicieron al menos unas tres veces en los últimos dos años. Finalmente tras un ensayo de fiesta virtual, en febrero finalmente pudieron bailar con sus amigos y parientes hasta el amanecer (página 5).

‘‘Hoy la mayor demanda es de bodas y recepciones y en segundo lugar cumpleaños de 15 años’’, reflejó Valeria Cappagli, que desde hace años se dedica al rubro y actualmente es gerente del Complejo Crucero del Norte.

En este sentido, entendió que más allá de las ganas contenidas de festejar, sin dudas después de la pandemia cambió el ritmo de las fiestas. ‘‘Lo que más cambió y también tiene que ver con un tema de costos es la cantidad de invitados, que disminuyó. Ya no son fiestas tan grandes de 200, 300 personas, sino de 100’’, graficó (página 4).

Siguiendo las tendencias, apostando a temáticas novedosas, animándose a elaboradas producciones, con todos los lujos o de manera más módica, los cumpleaños de 15 y los casamientos se suceden semana a semana a una frenética cadencia. Al menos un año antes por costos y disponibilidad, se comienza con la planificación.

Es que según Gorosito Kramer, ya sea de una manera u otra, todos somos presas de algún ritual. ‘‘Hasta la persona que el día de su cumpleaños no quiere saber nada, tiene esa forma de vivir el ritual. Y en la pandemia esos rituales de celebración con otros quedaron en suspenso”, recordó al referir este nuevo tiempo de regocijo.

Un momento clave, un disfrute distinto con los cercanos, un permiso para salir de la vorágine, detenerse y observar el valor de la vida, un recuerdo que se eternice. Tener los medios, la posibilidad de festejar en tiempos de guerra, pandemia y crisis económica debería tomarse como el lujo que es y vivenciar el momento a pleno.

“El tiempo es circular y, en algún momento de ese círculo, las sociedades disponen un día o varios para “parar”; en ese momento se suspende la cronicidad del tiempo, ya no es lunes o martes sino que se resuelve parar el tiempo y hay una especie de túnel temporal, que son los viajes en el tiempo que sueña la ciencia ficción y que de hecho lo hacemos las sociedades al celebrar”, postuló Gorosito Kramer.

Sumergirse entonces en el loop de la fiesta, observándola y habitándola directamente nos generará un recuerdo inoxidable, a prueba incluso de toda foto o efímero posteo y por eso, seguimos desafiando al rito.

 

Notas relacionadas: 

Fiestas actuales: buscando una originalidad, a prueba de selfies Cuando el amor puede más que la pandemia La fiesta, ese tiempo cíclico y en suspenso, poblado de rituales “Luego de la pandemia, todos buscan celebrar” Momento único y soñado, símbolo de unión familiar

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias