martes 17 de mayo de 2022
Muy nuboso 12ºc | Posadas

“Lo agarré y se calló, como si supiera que ya estaba a salvo”, afirmó Santiago Jara

Joven salvó la vida de bebé abandonado en el pozo ciego de una casa

Santiago Jara (25) se convirtió en héroe al rescatar a un bebé recién nacido que había sido arrojado en el pozo de una letrina

viernes 29 de abril de 2022 | 6:08hs.
Joven salvó la vida de bebé abandonado en el pozo ciego de una casa
Santiago Jara, quien cumplió 25 años el mismo día de su heroico rescate, delante de la letrina de madera que tumbó para rescatar al recién nacido. FOTO: fede Gross
Santiago Jara, quien cumplió 25 años el mismo día de su heroico rescate, delante de la letrina de madera que tumbó para rescatar al recién nacido. FOTO: fede Gross

Un bebé recién nacido fue rescatado de un pozo ciego de una letrina en desuso en Colonia Victoria y por el hecho su madre adolescente, de 17 años, permanece a disposición de la Justicia de menores acusada de intento de homicidio. La joven había llegado al lugar días atrás para ayudar a su hermana, Alejandra V. (24), a instalarse en el terreno que cuida y que pertenece a su madre, sitio donde ocurrió todo.

El menor fue rescatado gracias a la heroica acción de la familia de la joven y un vecino que literalmente tumbó el baño de madera y se metió un metro y medio para poner a salvo al bebé. “Cuando le agarré se calló, como que supo que ya estaba a salvo”, dijo en declaraciones exclusivas a El Territorio Santiago Jara (25).

Lo increíble de esta historia es que Jara cumplía años ese miércoles, día que salvó de la muerte a un recién nacido. Tanto a él como al niño los unirá para el resto de sus vidas mucho más que la fecha de sus cumpleaños. “Estoy feliz porque yo también tengo dos varoncitos, que son mis bebés. Doy gracias a Dios que está sano y salvo”, dijo emocionado.

Alejandra fue guiada por su hijo y un vecinito. Foto: federico gross

El hecho que conmociona a Misiones ocurrió el miércoles por la tarde en el barrio Paraje Parejhá, de Colonia Victoria, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Eldorado. Tanto el pequeño como su madre se encontraban anoche internados en el Samic de la Capital del Trabajo, fuera de peligro.

Este medio estuvo ayer en el sitio donde se desarrolló todo y pudo reconstruir que empezó poco después de las 17 del miércoles. Al preguntar por el hecho, a unos kilómetros, un vendedor en la ruta supo dar la referencia del lugar donde había ocurrido el episodio.

Un camino de tierra, convertido en barro por la humedad de la lluvia, conduce al barrio donde el amplio paisaje permite visualizar las casas, el cielo y los árboles que rodean el paraje. En la misma amplitud se visualiza el fondo de la casa donde está la letrina que fue el escenario donde, por el accionar de los  vecinos, salvaron al bebé.

Los niños pensaron que se trataba de un perrito que lloraba.

Al llegar al lugar, una mujer indicó que Santiago era quien estaba cargando unos bolsos, caminando en dirección a la ruta. En un tono muy amable, el hombre respondió afirmativamente al ser consultado por su nombre y por el reciente suceso.

Según relató, Santiago es vendedor ambulante, vive allí hace doce años y estaba alimentando a un chancho suyo cuando escuchó el pedido de ayuda de su vecina Alejandra.

Uno de sus hijos, Nahuel (9), y su vecinito Antonio (8) escucharon unos gemidos en el baño del lugar en reparación, que pertenece a la madre de Alejandra y que ella estaba encargada de cuidarlo.

Los niños pensaron que se trataba de un perrito y luego, cuando miraron el pozo por unos segundos, creyeron que era una muñeca. Pidieron ayuda y Santiago, quien estaba a unos 80 metros del lugar, sin dudar, corrió, tiró la casilla y vio a la criatura yaciente sobre barro y piedras. Arrojó una chapa para poder pisar firme y se metió en el pozo de metro y medio para rescatar al recién nacido.

“Cuando le agarré se calló, como que supo que ya estaba a salvo”, aseguró el hombre, aún consternado por lo que tuvo que vivir. Agregó que fue Alejandra quien se encargó de buscar una frazada para envolver al bebé que ya estaba frío. Durante la noche no pudo dormir hasta que tuvo las novedades de que el pequeño estaba bien.

La casa que cuida Alejandra, a la que iba a mudarse y donde ocurrió todo.

Ambos coincidieron en que la situación los sobrepasó, pero pudieron detener a la camioneta de un vecino para llevar al recién nacido al hospital de Mado. Allí lo atendieron y dieron las primeras curaciones, pero inmediatamente se definió su derivación a Eldorado.

Los médicos determinaron que tiene dos kilos y medio, mide 46 centímetros y tenía lesiones en la cabeza, pecho, abdomen y rodillas. Le hicieron también una radiografía, en la cual no se detectaron lesiones óseas. 

Santiago agradeció a Dios haber estado en ese momento para socorrer al bebé del cual espera novedades. “Nadie quiso bajar, yo bajé y le saqué a la criatura. Me dijeron que no tenía que tocar al bebé porque pueden acusarme de un delito, pero igual lo agarré y saqué del pozo”, amplió.

Un hecho determinante en toda la secuencia, además de la rápida acción de los protagonistas, es que la excavación no tenía ni agua.

Los efectivos de la comisaría local fueron advertidos del hecho mediante un llamado telefónico y llegaron al lugar cuando el niño ya había sido asistido. Entonces, además de las labores de rigor de la Policía Científica, se empezaron a recabar testimonios en la zona para establecer quién era la madre. En ese momento el hecho estaba siendo investigado como abandono de persona.

De esas investigaciones se pudo establecer que la madre del pequeño es Belén (17), quien una vez que fue ubicada, fue trasladada también al Hospital Samic donde estaba su pequeño. El médico determinó que cursa un “puerperio inmediato”, lo que significa que cursa las 24 horas posteriores al parto, y ordenó que la vean especialistas en obstetricia y ginecología.

Por el hecho interviene el Juzgado Correccional y de Menores Uno de Eldorado, cuyas autoridades ordenaron que se le notifique la causa por tentativa de homicidio a la joven y que cuando ambos -la madre y su hijo- sean dados de alta, sean entregados a Alejandra. También se dio intervención a la Dirección de Acción Social local. 

“Me dijo que tenía miedo y vergüenza”, dijo la hermana

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias