miércoles 25 de mayo de 2022
Cielo claro 22ºc | Posadas

También son centinelas de la enfermedad

Alerta por la baja población de monos carayá en Misiones

La deforestación, la caza y la fiebre amarilla atentan contra estos primates, esenciales para la regeneración de bosques

martes 26 de abril de 2022 | 6:04hs.
Alerta por la baja población de monos carayá en Misiones
En los últimos años la población disminuyó considerablemente.
En los últimos años la población disminuyó considerablemente.

Al igual que otros animales de la región -entre lo que se encuentran el yaguareté-, el mono aullador, también conocido como carayá, es unas de las especies que está en peligro de extinción en Misiones. La deforestación y la caza para tenerlos como mascotas son las principales problemáticas que asechan a esta especie.

“Venimos trabajando con monos aulladores desde hace muchos años y viendo cómo podemos conservarlos debido a todas las amenazas que están teniendo últimamente”, explicó Luciana Oklander, quien lleva 20 años estudiando a los distintos primates de la zona. Lo hizo en diálogo con el programa Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7.

“Viven en montes o bosques, entonces cuando nosotros afectamos la continuidad de su hábitat, como, por ejemplo, con la construcción de una represa o con cualquier fragmentación que se puede hacer, los monos dejan de poder pasar de un lado al otro y empiezan a diferenciarse genéticamente. Es como si a nosotros no nos dejaran viajar, por ejemplo, como en la época de la pandemia. Entonces quedan como restringidos a un área y eso hace muchas veces que si son muy pocos, que tengan que empezar a cruzarse entre parientes lo que sabemos que es bastante complicado a nivel genético para todos los individuos”, indicó Luciana, remarcando la importancia del hábitat de estos primates.

Además, dio a conocer que en la tierra colorada estos animales son muy vulnerables por los brotes de fiebre amarilla, lo que hace que mueran rápidamente. “En nuestra región están más amenazados que en otras provincias. Si contraen fiebre amarilla mueren muy rápido, en pocos días, esto hace que la población disminuya de manera considerable”, indicó y resaltó que los monos no transmiten el virus, pero su mortandad por esta plaga anuncia a los expertos en salud que hay que vacunar a la población humana. “Esta especie funciona como un bioindicador, no transmiten la plaga, pero sí alertan a que se hagan campañas de vacunación en la población”, recordó.

Además, dio a conocer otro aspecto importante de esta especie en el ecosistema, son regeneradores de bosques ya que las semillas de las frutas que consumen, al pasar por su sistema digestivo, brotan con mucha más facilidad al volver al suelo entre la materia fecal del animal.

“Por esos motivos, y más allá del valor que tienen para biodiversidad en sí, es muy importante conservar a los monos aulladores”, aseguró.

El peligro de la caza

Oklander explicó que la cacería, tanto en la tierra colorada como en toda la región, es la principal amenaza de los animales en peligro de extinción.

“En el caso del yaguareté, lo cazan por el tema de que ataca a animales de granjas, pero en el caso de los monos no dan ninguna desventaja a los productores ni a la gente. Entonces, que estén en la categoría de extinción es algo que nos preocupa mucho, porque básicamente es por la desaparición de los bosques y porque lamentablemente también la gente los caza, pero para tenerlos como mascotas”, explicó.

Según datos estadísticos, en la actualidad hay al menos un mono por hectárea en los lugares de bosques conservados, promedio que puede mejorar, ya que hace mucho tiempo que no hay brotes de fiebre amarilla en la región (el último fue entre 2008 y 2009).

“La desaparición de esta especie trae sus desventajas: menos regeneración de bosques y, por otro lado, no tener estas alertas de un brote de fiebre amarilla”, cerró. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias