martes 24 de mayo de 2022
Cielo claro 15ºc | Posadas

Quedaron cerca del juicio abreviado y la liberación

Corte Suprema destrabó situación de brasileños ligados al negro Rojas

Fueron detenidos por GNA en septiembre del 2019 con un arsenal y sin documentos. Ahora, a casi tres años, están cerca de acordar un juicio abreviado

lunes 25 de abril de 2022 | 6:06hs.
Corte Suprema destrabó situación de brasileños ligados al negro Rojas
En un gran despliegue, los brasileños fueron trasladados de Misiones a Buenos Aires por su peligrosidad.
En un gran despliegue, los brasileños fueron trasladados de Misiones a Buenos Aires por su peligrosidad.

El 14 de septiembre de 2019 cuatro brasileños cayeron con un arsenal, precintos y ropas truchas de la Policía Federal Argentina en el control fijo que tiene Gendarmería Nacional en San José. Se movilizaban en un auto que resultó ser robado y tenían solamente ese equipaje y un celular, nada de documentos.

Su presencia en Misiones, llena de misterios, causó temor, pero a medida que su derrotero judicial fue avanzando, se fueron conociendo más detalles de su vida y sus intenciones.

Son integrantes del clan Bala Na Cara que planeaban el secuestro de un empresario que nunca fue identificado y estaban relacionados a Néstor Fabián Rojas.

Los implicados son Fabio Moreira de Oliveira Pereira, José Brink Gutierres, Hemerson Oliveira Machado y José Silva Aguiar.

En la actualidad se encuentran detenidos en la cárcel de máxima seguridad de Ezeiza, aunque su tiempo en prisión y Argentina está llegando a su fin.

Como informó este medio en ediciones anteriores, sobre su caso había un conflicto de competencia negativo, ya que las autoridades del Juzgado de Instrucción Tres de Posadas y las del Juzgado Federal de la misma ciudad se habían declarado incompetentes de investigarlos.

En términos simples, cuando ocurren este tipo de conflictos, define el órgano superior de ambos juzgados. En este caso, como se trata de dos fueros diferentes, la cuestión recayó sobre la Corte Suprema de Justicia de la Nación, cuyos jueces tardaron más de dos años en dar una solución, que fue salomónica.

Al detalle, se definió que la Justicia Federal investigue la tenencia de esas armas, mientras que el juzgado comandado por el magistrado Fernando Verón se encargará de lo que respecta al vehículo adulterado. Los jueces y las defensas ya fueron notificados.

Pero, mientras se esperaba una resolución de la Corte, en septiembre del año pasado se conoció que, en acuerdo de la Defensoría Pública Oficial Ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Posadas con la Fiscalía Federal, tres de los brasileños -Aguiar tiene otro defensor-  reconocieron su culpabilidad y aceptaron una pena de cuatro años de prisión. Con ello, la defensa también solicitó que sean excarcelados al tener la mitad de esa pena cumplida.

Sin embargo, el Tribunal Federal de Posadas respondió entonces que no se podía avanzar al respecto debido a la indefinición de la Corte y en razón de tres condicionantes: el peso de la prueba contra los acusados, la gravedad del hecho endilgado y el latente riesgo de fuga.

Ahora, ante la definición, la Fiscalía insistió con la condena, pero debido a que el Tribunal ya se había expedido, la Cámara Federal de Casación Penal conformó otro tribunal que sí va a aceptar el acuerdo.

“La sentencia condenatoria debe salir en las próximas semanas”, dijo una fuente de peso con acceso al expediente.

Y ante esto, con gran parte de la pena cumplida y un delito menor en el fuero ordinario, los brasileños estarían a un paso de ser liberados.

La investigación y conexiones

A Moreira de Oliveira Pereira, Brink Gutierres, Oliveira Machado y Silva Aguiar le incautaron siete armas de fuego: dos pistolas calibre 9 milímetros -las que usan las fuerzas armadas-, cuatro de .380 milímetros y una de .40 milímetros. Ninguna de ellas tenía la documentación pertinente.

Las investigaciones de Gendarmería Nacional Argentina determinaron que el plan era secuestrar a un empresario residente en una localidad ubicada sobre la ruta nacional 14 para luego llevarlo a Santo Tomé, Corrientes, donde lo iban a ocultar. Nunca se determinó quién era el blanco.

Esa noche estaba haciendo un reconocimiento, preparando la logística, pero se perdieron de regreso a Posadas. Al detalle, el conductor equivocó el camino y en vez de tomar la 105 para volver a capital provincial -donde se estaban alojando en un hotel- , siguió camino a Corrientes, donde fueron interceptados.

El celular que tenían los implicados permitió conocer estos detalles y reconstruir que en Posadas el grupo estaba siendo asistido por Luis Miguel Baden, un posadeño que les llevaba comida y que la noche que cayeron estaba con ellos, pero en otro vehículo. También que la ropa de las fuerzas federales era trucha y había sido confeccionada en Paraguay.

Tras ese procedimiento, Baden desapareció de Posadas, hasta que fue detenido en mayo del 2020 nuevamente, por la misma fuerza. Iba con un paraguayo en un auto robado y tenían un arma sin documentación.

Inmediatamente los efectivos allanaron su casa y allí se toparon nuevamente con ropas de fuerzas y armamento.

Luego de eso, en base a la información de los teléfonos celulares secuestrados por el Juzgado de Instrucción Uno, los pesquisas pudieron reconocer su estrecha relación con Néstor Fabián Rojas, quien había estado detrás del fallido secuestro, pero también planeó desde prisión el asesinato de Fernando Verón y Miguel Ángel Guerrero. 

También descubrieron toda la logística de narcotráfico internacional que había montado el Negro, a la que llamó Primer Comando de Frontera. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias