domingo 07 de agosto de 2022
Muy nuboso 16.7ºc | Posadas

Se inició la subasta por la camiseta que Maradona usó ante Inglaterra en 1986

A las pocas horas de haber arrancado licitación, ya ofertaron una fortuna por la casaca argentina

miércoles 20 de abril de 2022 | 10:59hs.
Se inició la subasta por la camiseta que Maradona usó ante Inglaterra en 1986

Luego de toda la polémica que se generó en torno a la autenticidad de la prenda, el sitio de subastas británico Sotheby’s inició la licitación por la camiseta con la que presuntamente Diego Armando Maradona le convirtió los dos goles a Inglaterra en los cuartos de final del Mundial de México 86. La casaca que estaba en manos del ex futbolista inglés Steve Hodge, quien la intercambió con el Diez, fue presentada en una galería de Londres y ya apareció una oferta millonaria por ella.

A las pocas horas de haberse publicado el lote, según se informó en la publicación, ya hubo un interesado ofertó 4 millones de libras esterlinas (5,22 millones de dólares) para quedarse con la emblemática número 10 marca Le Coq Sportif de nylon. La misma estará publicada por 14 días más: es decir que el miércoles 4 de mayo se la llevará el mejor postor. Esperan que con el correr de los días figuren otras proposiciones que engrosen una cifra que, estiman, podría llegar a los 8 millones de dólares.


“La camiseta está en buenas condiciones generales consistentes con el uso intensivo, la transpiración y la actividad atlética. Ligero deshilachado en el dobladillo en la parte inferior delantera de la camisa y manchas menores en todas partes”, es la descripción del sitio de subastas.

Cuando se dio a conocer la noticia de la subasta con el aval del consignatario Hodge, la familia Maradona manifestó públicamente su opinión y aseguró que la que tenía en su poder el ex jugador inglés no era la de los goles en el segundo tiempo del recordado partido.

“No tenés manera de comprobar de que es la del segundo tiempo. ¡Está mintiendo! Te voy a explicar. Él (por Hodge) no tiene la camiseta de los dos goles pero no lo puede decir porque tiene mucho más valor la otra que es la que él no tiene. Hay una del primer tiempo y otra del segundo. Nadie puede comprobar que el cambio existió. Cualquier que conozca apenas un minuto, un segundo a mi papá sabes que esa camiseta no se la dio a nadie”, fue lo que dijo Dalma Maradona, hija mayor de Diego. Al mismo tiempo, la ex esposa de Maradona, Claudia Villafañe, declaró al respecto: “Va a ser la palabra de este ex jugador contra la nuestra. Lo que este señor tiene es la del primer tiempo que igual si la quiere subastar es un pecado”.

Desde la casa de subastas argumentaron cómo hicieron para confirmar que la que tenía Hodge era la auténtica de los tantos del Diez: “Sotheby’s trabajó con Resolution Photomatching para hacer coincidir la camiseta con ambos objetivos, examinando detalles únicos en varios elementos del artículo, incluido el parche, las rayas y la numeración. Resolution Photomatching pudo hacer un photomatch conclusivo a la celebración tras el gol de La Mano de Dios. La resolución Photomatching determinó que Maradona cambió de camiseta durante el partido, pero que Maradona usó esta camiseta para los dos goles históricos en la segunda mitad del partido”.

La nota del catálogo de la subasta:

“Pocos momentos en los deportes realmente pueden cambiar la línea entre el atletismo y algo más grande. Para los estadounidenses, la mente de la gente podría ir al famoso Milagro en el Hielo, cuando Estados Unidos derrotó a la Unión Soviética en los Juegos Olímpicos de 1980 durante el apogeo de la Guerra Fría. Sin embargo, estos momentos son pocos y distantes entre sí en el mundo deportivo, cuando un juego puede ir más allá de los límites de la competencia física. Para Inglaterra y Argentina, después de un amargo conflicto en la Guerra de las Islas Malvinas solo unos años antes, ese momento se abarcó durante los cuartos de final de la Copa del Mundo de 1986, cuando los dos se enfrentaron en un partido de alto riesgo empapado de importancia histórica.

El 22 de junio de 1986, Diego Maradona “El Pibe de Oro” de 25 años –a quien muchos consideran el más grande de la historia del fútbol– haría historia en el partido y cimentaría su nombre de manera permanente en la crónica del deporte y en el escenario más grande del mundo en eso. Dos de los goles más extraordinarios (y quizás uno de los más afortunados) en el deporte del fútbol los marcó en el mismo partido, y nada menos, por el mismo jugador.

El primero, conocido en todo el mundo como “La Mano de Dios”, ocurrió cuando Maradona -en la segunda mitad de los Cuartos de Final- anotó un golazo con la mano. Todo sucedió rápido, y en un abrir y cerrar de ojos, Maradona había engañado a los jueces, enmascarando su picardía con una celebración convincente. Como los árbitros no tenían una visión clara de la jugada, el gol se mantuvo, dando a Argentina una ventaja de 1-0 en el encuentro. En sus propias palabras, Maradona diría que les dijo a sus compañeros: “Les dije: ‘Vengan a abrazarme, o el árbitro no lo va a cobrar’”. Después del partido, se citó a Maradona diciendo que hizo el gol con “un poco con la cabeza de Maradona, y poco con la mano de Dios”. Más tarde declararía explícitamente que sentía que era una “venganza simbólica” por la victoria del Reino Unido en la Guerra de las Islas Malvinas.

El segundo gol conocido como el “Gol del siglo”, que muchos consideran el mejor gol individual de todos los tiempos, ocurrió cuando Maradona regateó a una multitud de jugadores de Inglaterra, bailando a su alrededor con un estilo angelical, llevando el balón la mitad de largo del campo y marcando un tremendo segundo gol al portero inglés Peter Shilton.

En 2002, la FIFA realizó una votación como parte de una promoción para la Copa del Mundo de 2002. Durante un lapso de 6 semanas, se emitieron más de 340.000 votos de más de 150 países, y el segundo gol de Maradona en el partido recibió el título de “Gol del siglo”. El gol cimentaría el triunfo 2-1 de Argentina en el certamen ante los ingleses. Argentina ganaría la Copa Mundial de la FIFA 1986.

Después del partido, el centrocampista de Inglaterra Steve Hodge (el consignatario de esta ofrenda), que había lanzado el balón sin querer a Maradona en el juego “La mano de Dios”, decidió que le pediría a Maradona que intercambiara camisetas. En una entrevista con la FIFA, Hodge recordó: “Pensé, no volveré a estar aquí. Intentaré conseguir una camiseta... Le di la mano a Maradona. Estaba siendo acosado por sus compañeros. Así que pensé: ‘No tiene sentido, simplemente déjalo’”. Hodge luego hizo una entrevista televisiva y luego tuvo un encuentro de segunda oportunidad con Maradona. “Después de la entrevista, bajé, detrás de la portería, a los vestuarios… Mientras bajaba, Maradona caminaba con dos de sus compañeros. Lo miré a los ojos, tiré de mi camisa como si dijera ‘¿hay alguna posibilidad de intercambio?’, y él se acercó, hizo un gesto de oración e intercambiamos camisetas. Y eso fue todo. Era tan simple como eso. Tocado por Dios, “De camino al vestuario, uno de los chicos ingleses, resultó ser Hodge, pero no estaba seguro en ese momento, me pidió que intercambiara camisetas con él. Dije que sí y lo hicimos”. La camiseta ha estado prestada al Museo Nacional del Fútbol en Manchester desde 2002.

Parte del desafío de Sotheby’s al evaluar la camiseta fue identificar la camiseta con los dos goles históricos. Como parte de este esfuerzo, Sotheby’s trabajó con Resolution Photomatching para hacer coincidir la camiseta con ambos objetivos, examinando detalles únicos en varios elementos del artículo, incluido el parche, las rayas y la numeración. Resolution Photomatching pudo hacer un photomatch conclusivo a la celebración tras el gol de “La Mano de Dios”. La resolución Photomatching determinó que Maradona cambió de camiseta durante el partido, pero que Maradona usó esta camiseta para los dos goles históricos en la segunda mitad del partido.

La camiseta en sí también tiene una historia interesante. Después de vencer a Uruguay en los octavos de final, al entrenador Carlos Bilardo le preocupaba que las camisetas de algodón fueran demasiado pesadas en el calor abrasador de la Ciudad de México. Por lo tanto, el técnico Bilardo envió a un miembro de su cuerpo técnico, Rubén Moschella, a buscar una opción de última hora que se adaptara más adecuadamente a las condiciones de calor. Aparentemente, no pudieron elegir entre dos opciones. Maradona aparecería más tarde y miraría este mismo estilo de camiseta y diría: “Ese. Le ganaremos a Inglaterra en eso”. Moschella compró suficientes para equipar al equipo, y dos costureras en el campo de entrenamiento cosieron parches improvisados de la Asociación de Fútbol Argentino. Luego, los números se plancharon en la parte posterior de las camisetas. Bromearía Maradona en su libro Tocados por Dios que, “los números eran una broma. Cuando salimos al campo, algunos de los muchachos tenían destellos en la cara porque los números eran plateados y brillantes... Y después de que el genio del kit Tito Benros planchó esos números en treinta y ocho camisetas, ¡parecía que debería haber estado en un carnaval, no en el Estadio Azteca! Si llegaba a llover, como sucedió en nuestro partido contra Uruguay, iba a ser un verdadero desastre: no sabríamos quién era quién ni en qué posición jugaban los demás”.

Una parte clave para comprender el artículo es comprender el contexto histórico de la rivalidad entre Argentina e Inglaterra. La Guerra de las Islas Malvinas comenzó el 2 de abril de 1982, aproximadamente 4 años antes del histórico partido de la Copa del Mundo, cuando Argentina invadió y ocupó las Islas Malvinas, que los argentinos afirmaron como su propio territorio. Como las islas habían estado bajo el liderazgo británico desde la década de 1840, los británicos, por supuesto, no estaban de acuerdo. El 5 de abril, el gobierno británico envió a la Marina para enfrentarse a las fuerzas armadas argentinas. El conflicto duró más de 2 meses y culminaría con la victoria británica. La guerra tuvo un costo grave, más de 600 militares argentinos perdieron la vida al igual que más de 250 efectivos británicos. La historia y la rivalidad entre los dos países imbuyeron este partido de fútbol con un profundo significado histórico, personal, y contexto patriótico para ambas naciones. En su autobiografía Maradona diría:

“Fue como ganarle a un país, no a un equipo de fútbol. Aunque dijimos antes del partido que el fútbol no tenía nada que ver con la Guerra de Malvinas, sabíamos que allí habían muerto muchos chavales argentinos, que nos habían segado como pajaritos… Esa era nuestra venganza, era… recuperarnos. una parte de las Malvinas. Todos dijimos de antemano que no debíamos mezclar las dos cosas pero era mentira. ¡Una mentira! No pensamos en nada más que en eso, ¡como el infierno que iba a ser solo otro juego!”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias