martes 24 de mayo de 2022
Cielo claro 21ºc | Posadas

Gervasio y Manuel

domingo 10 de abril de 2022 | 6:00hs.
Gervasio y Manuel

¿Fantasía? ¿Sueño? ¿Delirio? ¿Realidad?

Les cuento y ustedes deduzcan. Puedo asegurar que se juntaron bajo una higuera, a orillas del río. Después de esa reunión yo hice un poema para los dos.

Ya sé que la visión de un poeta, aunque sea de mi color, está teñida de azul, pero pongo la mano en el fuego que fue cierta. Todo está en los recuerdos. Voy a vivir mucho y los viejos necesitamos memoria, para ir tirando, vio?

Fue aquí, donde cruzaré el Paraná camino a Asunción a cuidar a mi jefe, sí, aquí fue, en Candelaria. Y fue así.

-¿Cómo debo nombrarlo, amigo?

-Dígame Gervasio, hermano.

Y ahí pegó el grito “¡Negro Ansina! Prepárese unos mates para el General”.

-Llámeme Manuel, nomás -dijo el militar -estamos entre patriotas.

-Me pregunto cómo con pocos años de diferencia nacen defensores de esta tierra, en puñados, mire. Y después, nada. Y encima los que queremos a este suelo tenemos que luchar contra los enemigos de afuera, y contra los irrespetuosos de adentro.

-Cierto. Gran verdad, don Gervasio. Y note que no es cuestión de instrucción. Usted, por ejemplo se ha venido con un séquito de aborígenes que deben ser los más fieles que he visto. ¿Cómo hace? Yo he avisado a la Junta de que los indios no pueden marchar sin sus mujeres, y usted se vino así nomás. Aquel, por ejemplo, el que resalta por su altivez y prestancia…

-Ese es Andrés Guacurarí.

-…o ese negro que nos ceba mate ¿cómo se llama?

-Le decimos Ansina.

-Usted lo liberó de los portugueses ¿no es cierto?

-Sí, lo tenían de esclavo. Ahora es mi secretario, como el otro, el Comandante de estos pueblos. Lo puse en ese cargo porque no hay nadie como él de valiente. Y le advertí, “mirá, Andresito, que se vienen épocas de sangre. Hay que defender nuestra tierra en todos los frentes”. “No hay problemas, Caraí Guazú, estoy con usted”, me respondió.

-Le digo a usted, don Gervasio, lo mismo. Y no espere ayuda de Buenos Aires, allí está lleno de felones. Y vendrá uno, tocayo suyo para su desgracia, de apellido Posadas, a tacharlo de traidor a la patria; y vendrá otro, un tal Alvear, a ofrecerle la independencia de la Banda Oriental, para que deje de molestar.

-Si vamos a ser parejos, don Manuel, usted no se va a llevar barata. Lo esperan derrotas por delante, aquí enfrente y allá en el norte. Pero usted es de temple. Usaré con su permiso, su bandera para los Pueblos Libres, si me permite con una franja roja cruzada, porque somos federales, no se ofenda.

-Dele nomás, amigo. Y como no sé si el destino nos volverá a juntar, con tantas guerras, cuénteme qué es eso del Reglamento para el fomento de la campaña.

-¡Ah! le dicen así, pero es la reforma agraria, don Manuel, aunque todavía no tiene ese nombre. Expropiar la tierra improductiva y repartirla entre los que no la tienen, eso. Mire, en todas las provincias hay enormes extensiones de tierra ociosa en pocas manos, y miles de infelices que carecen de todo.

-¿No es mucha medida para esta época en que andamos buscando la libertad?

-Creo que será mucha medida para cualquier época, don Manuel. Además, la libertad en abstracto, no existe.

Yo escuchaba llevando y trayendo el mate a uno y a otro, desde el fogón. Ya me iban saliendo los versos para retratar el encuentro. Escuché que el General estaba redactando un Reglamento para los naturales de Misiones. Le contó a mi jefe que lo esencial era que “hoy todos somos uno”. Y el Protector de los Pueblos Libres le dijo lo del éxodo oriental, la urgencia de combatir a los portugueses, de que hubo una batalla anfibia hacía un tiempo en el río Uruguay, y que “prójimos como estos hermanos” (levantó la mano señalando a los aborígenes) combatieron al imperio lusitano, y que había que pelear contra los paraguayos, si era necesario.

-Usted es especial, Artigas, no será comprendido en mucho tiempo. ¿Sabe por qué?

-¿Por qué, General?

-Porque es un revolucionario.

-Y usted también, Belgrano.

Alberto Szretter

Capítulo XX, de La novela de Misiones. Szretter es médico de profesión, reside en Puerto Rico. Tiene publicados libros de cuentos y novelas

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias