miércoles 25 de mayo de 2022
Cielo claro 22ºc | Posadas

Diversidad de talleres y capacitaciones

Abrirse y comunicar con el movimiento del cuerpo

El nuevo espacio coreográfico Nulla, no sólo es vanguardia en el país, sino que habilita a toda la sociedad misionera a reactivar el diálogo desde la corporalidad y entendiendo que la danza es política

viernes 08 de abril de 2022 | 0:30hs.
Abrirse y comunicar con el movimiento del cuerpo
Gyrokinesis, una de las novedades para reforzar la postura, importante para bailarines y apta para todo público. Fotos: Marcelo Rodríguez
Gyrokinesis, una de las novedades para reforzar la postura, importante para bailarines y apta para todo público. Fotos: Marcelo Rodríguez

Cada desplazamiento, cada postura revela un mensaje, una personalidad, una actitud, una militancia socio-política. No sólo la danza comunica, los gestos y movimientos dicen mucho, hablan por sí solos e incluso son los que llevan de aquí para allá a un cuerpo que a veces parece anestesiado o dormido. La idea de reencontrarse con el fundamento de la corporalidad y la conciencia de la energía que lo mueve, es una de las banderas que enarbola Nulla, el nuevo centro coreográfico que se inaugura oficialmente este sábado en Posadas.

Activación integral, gyrokinesis, danza africana, preparación física, improvisación, danza teatro, danza contemporánea, folclore para infancias, tango queer, son algunos de los talleres que en principio se ofrecen en este vanguardista lugar que pone foco en el movimiento inclusivo, consciente y planta precedente en la región y el país.

‘‘Un espacio donde trabajar el cuerpo y el movimiento con conciencia y el sentir’’, entendió Pamela Fernández, una de las bailarinas docentes de Nulla, haciendo hincapié en el disfrute.

Con un rico currículum, un bagaje cultural que la lleva de la escuela de Pina Bausch en Alemania hasta el Amazonas, Fernández encontró en Misiones su lugar de expansión. Con sede en Puerto Libertad, la bailarina tomó varias clases de Nulla en Posadas. Una de ellas es gyrokinesis -el yoga de los bailarines- sobre la que destacó que toda persona puede adaptarlo a sus exigencias o afecciones. Apoyados en una silla y con acciones simples, concentradas, es apta para adultos mayores, personas con poca movilidad o incluso aquellos que han sido diagnosticados con obesidad. La gyrokinesis conecta el movimiento con el chacra raíz, con esa energía vital que todo lo mueve y plantea un cambio de postura, de aire. Fortalece, relaja y prepara el cuerpo. Por eso, al ser observadores de esta clase, un poco se resume el norte del centro coreográfico.

‘‘La idea es mostrar una nueva forma de hacer danza, de pensar la danza como un arte político y en cuanto a que la mayoría de las políticas impactan en los cuerpos y los cuerpos son los que producen los movimientos y lenguajes de movimiento’’, entendió Gabili Anadón, directora del espacio y referente del grupo de profesionales que se reunió bajo este centro como herramienta de desarrollo social.

‘‘Para nosotros es muy importante volver al cuerpo, pensando en una postpandemia. Volver a la presencialidad del cuerpo que significa también poner a ese cuerpo en movimiento y fortalecerlo, sanar cosas. La danza es eso’’, postuló al tiempo que detalló que además de los talleres abiertos a toda la comunidad, habrá seminarios, festivales y distintos eventos en el lugar sobre calle Belgrano, que funciona bajo la órbita del Instituto Hernando Arias de Saavedra.

Entre las motivaciones de los bailarines que se encontraron para impulsar este proyecto, Anadón remarcó que fue ‘‘una manera de poder bajar todas estas herramientas a la comunidad y al sector en general. Más allá de cual sea el estilo de danza, folklore, jazz, comedia musical... poder trabajar la composición coreográfica, poder trabajar la dramaturgia del movimiento, la poiesis de una obra de danza. No pensar tanto en coreografías sino más bien en obras que tengan un mensaje conceptual, que puedan pensar el mundo, que puedan plantear problemáticas’’.

En coincidencia Fernández marcó que ‘‘muchas veces la danza se queda en las extremidades, en lo estético, en lo de la afuera, en el show, ¿pero qué hacemos para transmitir lo de adentro, para contar una historia?’’

A tono con otros países donde la danza consciente es parte del desarrollo cultural, Fernández sumó que el emprendimiento colectivo busca generar un suelo fértil para que esto florezca también en Misiones.

‘‘Hasta donde sabemos, es el primero en el país y en Buenos Aires, de la mano del Movimiento Federal de Danza, se abre otro centro coreográfico que va a estar participando un poco en red con nosotros y eso en algún punto nos fortalece’’, graficó Anadón sobre el inicio de este caminar.
Aislados, encerrados, descubrimos la necesidad de barajar de nuevo, de movernos y encontrarnos en espacios vitales, de crecer más en la percepción. Y en esta línea, este nuevo punto de partida, este arrancar de cero (nulla) que trajo la pandemia, afloró en iniciativas que desde un lugar esencial, simple como el movimiento, nos permiten redescubrirnos y saltar hacia delante, evolucionar. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias