domingo 14 de agosto de 2022
Cielo claro 19ºc | Posadas

"Me decía que para ser madre tenía que sufrir", el dolor de una joven cuyo bebé murió horas después del parto

Sucedió en San Vicente. La familia responsabiliza a una clínica privada donde estuvo nueve horas esperando para dar a luz hasta que decidieron derivarla a Oberá. El bebé nació con complicaciones y murió en terapia intensiva.

sábado 02 de abril de 2022 | 16:26hs.
"Me decía que para ser madre tenía que sufrir", el dolor de una joven cuyo bebé murió horas después del parto
El bebé murió pocas horas después de haber nacido, por cesárea, en el hospital Samic de Oberá, derivado desde San Vicente.
El bebé murió pocas horas después de haber nacido, por cesárea, en el hospital Samic de Oberá, derivado desde San Vicente.

Yenifer Benítez tiene 17 años y está atravesando los días más dolorosos de su vida. Su hijo, el primero, a quien iba a llamar Tomás Gael, murió poco más de 12 horas después de una cesárea de urgencia realizada en el hospital Samic de Oberá, y pese al esfuerzo de los médicos.

Está segura de que el deceso del recién nacido, que esperaba con mucho entusiasmo al igual que toda su familia, fue consecuencia de la presunta negligencia y falta de atención adecuada en una clínica privada de la localidad de San Vicente, de donde es oriunda, y a la cual acudió con contracciones -dijo- pero su médica decidió que no era tiempo.

Detalló que tuvo que esperar internada durante nueve horas, con intensos dolores y el constante maltrato de una enfermera hasta que -según ella- pese a los ruegos se negaron a hacerle una cesárea para salvar la vida de su hijo y cuando notaron que la situación se volvió riesgosa, la derivaron a Oberá, donde el bebé nació pero con complicaciones graves que derivaron en el deceso.

La joven decidió contar su caso y pedir justicia en un posteo su muro de Facebook y en los comentarios cosechó mensajes de otras mujeres que atravesaron idéntica situación en la misma localidad, algunas en manos de la misma profesional y en razón de eso se sintieron motivadas para hacer públicas sus experiencias, que las marcaron de por vida.

Junto a su familia esta semana estarían presentando el caso en la justicia. "No queremos que ninguna mujer termine traumatizada, con sus hijos muertos al dar a luz. Existe tanta violencia con las embarazadas y más aún con las primerizas. Lo que sucedió marcó a mi hija para siempre, tiene que haber responsables", manifestó Claudia de Brito, mamá de Yenifer.

Nueve horas

En diálogo con El Territorio, Claudia contó que en la noche del 18 de marzo, su hija, que cursaba un embarazo de ocho meses, estando en la casa de la suegra se sintió mal. "Empezó a tener contracciones y al llegar a la clínica Clides fue recibida por dos enfermeras. Una de ellas, persona absolutamente inhumana, la trató mal desde el principio. Llegó destrozada por los dolores y la respuesta de esa enfermera fue 'por qué gritás, por qué haces estos berrinches, no sabés lo que es un dolor de parto, no sabés que para ser mamá hay que sufrir' y la dejó tirada en la camilla. Decía que era un berrinche y mi hija rota de dolor, asustada. Al rato vino la doctora, la misma que la controló durante todo el embarazo, y dijo que estaba bien, que no era tiempo de dar a luz todavía, dejó indicaciones a la enfermera y se retiró. Pero mi hija seguía mal, no aguantaba más".

"Estaba con dos de dilatación y la enfermera la maltrataba, le decía que eran normales los dolores así, que aguante, que para eso quedó embarazada. Desde las 20 horas del viernes 18 hasta las 5 de la mañana del sábado 19 sufriendo, le pedíamos por favor que llamara a la doctora porque estaba en cuatro de dilatación pero no hicieron nada porque 'la doctora tenía que descansar' mientras mi hija estaba perdiendo a su bebé", lamentó entre lágrimas y añadió que en ese contexto "les ofrecimos de todo para que le hagan una cesarea cuanto antes porque nos dábamos cuenta de que mi hija y el bebé estaban en peligro, ibamos a pagar, pero no quisieron porque decían que no tenían incubadora para un bebé prematuro. Recién a las 5 de la mañana, después de nueve horas imposibles de soportar y de implorar para que llamen a la doctora, se ve que eso hicieron porque vino y decidió trasladarla hasta el Samic de Oberá".

Claudia relató que llegó al hospital Samic de Oberá a las 10.30 y a las 11.30 nació Tomás. "Tuvo un parto prematuro por cesárea, de urgencia, pero si no fuera por tanta demora nada sería como hoy. Mi nieto tragó mucho líquido, eso le afectó sus pulmones, su corazoncito. Estuvo algunas horas en terapia intensiva pero no aguantó. Los doctores de Oberá hicieron lo que pudieron pero murió, no se pudo hacer nada y estamos desconsolados".

"Lo que resta ahora es pedir justicia y que se termine ese matadero de personas que ya dañó a tantas madres, a tantas hijas, que dejó abuelos destrozados. No saben como duele, como madre, ver a mi hija llorando, sin consuelo, tratando de salir adelante sin su bebé, al que esperamos con todas las ilusiones", lamentó entre lágrimas.

Preguntas sin respuestas

En otro tramo de la charla con este matutino intervino Yesica y se preguntó "¿Por qué se les ocurrió esperar tanto? Mi bebé estaba sanito, yo le hablaba y se movía en mi panza, no había forma de que algo salga mal porque durante los controles que me hacía no detectaron nada fuera de lugar. Por eso digo que si hacían las cosas bien, ahora iba a estar cuidando a mi hijo, no sufriendo con este enorme dolor y vacío que siento".

En ese contexto, en llanto recordó que "la enfermera que solo me maltrataba dijo que le llamó a la doctora durante la madrugada, cuando yo no podía estar de dolor, pero en todas esas horas la doctora nunca llegó" y se preguntó: ¿Llamó realmente o mintió que lo hizo?".

"Necesito que se sepa esto, y que se haga justicia para mi bebito, que con tantas ilusiones esperaba. Ni siquiera pude verlo porque estaba internada cuando me dijeron que falleció en terapia intensiva. En Oberá los médicos me atendieron con mucha paciencia, con amor y les estoy agradecida, pero lamentablemente no pudieron salvarlo", cerró la joven.

Sobre el final de la entrevista, nuevamente tomó la palabra Claudia, y dijo que "me duele en el alma eso que le dijeron, que tenía que sufrir para ser madre y al final terminaron provocando la muerte de mi nieto. No se lo deseo a nadie, hay que hacer algo para que no exista más la violencia obstétrica en ningún ámbito y con eso evitar el sufrimiento de tantas mujeres que terminan viviendo un infierno cuando el nacimiento de un hijo es motivo de felicidad. No es justo".

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias