sábado 28 de mayo de 2022
Nubes 20ºc | Posadas

La ceremonia del Padre Vittorio

lunes 28 de marzo de 2022 | 6:00hs.
La ceremonia del Padre Vittorio

Por Ramón Claudio Chávez Ex juez federal

Andrea Inés Valenzuela y Fernando Nicolás Vallejos, por razones laborales,se fueron a vivir a Ituzaingó, República de Corrientes. Digo República porque ellos mismos dicen que “es una República aparte”.

Ituzaingó, típico pueblo correntino, tenía sólo dos calles asfaltadas y las restantes cubiertas de suelo arenoso, no existían las Mil Viviendas, la Cota 83 ni la Capital de la Energía. La siesta era religiosa, recién en la media tarde se podía escuchar el bandoneón de un vecino desgranando un chamamé de Juancito Güenaga y ese inconfundible ritmo de estilo “tarragosero”.

Andrea y Fernando se habían casado por civil y tenían un hijo de 7 años llamado Andrés. En la nueva residencia nace su segunda hija, Evangelina, a la que debían bautizar. Eligieron los padrinos y se dirigieron a la parroquia del pueblo para organizar el cursillo y la fecha del bautismo. Venía todo bien hasta que se cruzaron con al padre Vittorio Gassman, quién les interrogó si estaban casados por iglesia.

–No, padre -respondieron al unísono.

–Bueno, entonces, si quieren bautizar a la nena van a tener que completar lo que está faltando.

No estaban muy convencidos, pero el cura no les dio margen para eludir la unión religiosa. Un poco fastidiados regresaron a su domicilio y le comentaron lo sucedido a un matrimonio vecino, quienes minimizaron el incidente y se ofrecieron para ser padrinos de la ceremonia.

–Es una pavada, un rato nomás.

En el siguiente encuentro en la iglesia, el párroco con gestos elocuentes les indicó:

–El sábado el casamiento y el domingo el bautismo de Evangelina.

-¿Y la ropa, padre? -inquirió la novia.

–No es necesario que vengas vestida de blanco, pero tampoco un mamarracho.

Andrea tenía un conjunto rosa que había utilizado en una fiesta anterior, pero Fernando no tenía traje y tuvo que salir a pedir prestado.

–Hace ocho años que estamos casados y mirá los que nos pide -afirmó Fernando.

Llego el sábado, a las 19 se realizaba la misa y a continuación el casamiento. La tarde comenzó con una llovizna tenue, que se convirtió en lluvia intensa a partir de las 18. Había que ir sea como sea. Por lo tanto, los novios, los padrinos de los contrayentes, los padrinos de la beba, ella y Andrés, enfrentaron la tormenta, y marcharon a la iglesia, que estaba ubicada frente a la plaza principal del pueblo. Ante el diluvio que atravesaba el atardecer, los concurrentes pensaron en una ceremonia breve para cumplir con la formalidad; no fue así. Las inclemencias climáticas incidieron para que los asiduos concurrentes a la misa de sábado no viniesen. Estaban solo el cura, los novios, los padrinos y los dos chicos.

–¡Cómo llueve, padre! Vinimos igual, seguramente usted hará una breve ceremonia -afirmó Fernando.

Al igual que su homónimo, el actor italiano, el cura con gestos grandilocuentes dijo:

–Primero la misa.

El escenario parecía una escena de las películas del “burlesque” italiano, entre lo absurdo y la ironía. La intensidad de la lluvia se asemejaba a “Cien años de soledad”, donde hacía cuatro años, once meses y dos días que diluviaba. Quizás enojado con los fieles ausentes, el párroco arrancó la liturgia con un tono enérgico, para que sus palabras se escucharan por sobre el golpeteo de la lluvia en las chapas de zinc, creyendo que había un auditorio de 300 personas, como era habitual, y no siete.

Los novios y los padrinos de pie junto al altar y los otros con la beba en la primera fila de asientos de la iglesia. El hijo de los contrayentes, intrépido, audaz, inquieto -traducido al idioma de la región, “cabezudo”- decidió pararse, con las piernas entreabiertas y los brazos cruzados, en el medio del altar, para observar de cerca a quien daba la misa y los asistentes. Gassman le restó importancia a la posición del chico, aunque finalmente éste tuvo mucho que ver con el desarrollo del evento religioso. El cura, evidentemente fastidiado, se agarró primero con los novios.

–¡Vienen a la Iglesia cuando necesitan!

El salón en silencio y el niño con la mirada fija en el disertante. En los rezos compartidos, los novios, faltadores de misas, hacían solamente muecas, porque no recordaban las letras.

–¿Me imagino que la letra del Padrenuestro recordarán? –agregó el cura.

En el sermón no les fue en zaga, dejó de lado las referencias bíblicas para enrostrarles a los novios la culpa de todos los pecados de los fariseos. La lluvia intensa continuaba, la novia un poco dispersa, giró su vista a los ventanales de la iglesia y escuchó:

–No me digan que están cansados.

Andrés giraba constantemente su mirada hacia ambos lugares, como esperando la conclusión de la ceremonia. La misa fue extensa como las de Semana Santa y restaba la parte del casamiento. No se sabe por qué razón, el novio se emocionó y se le piantó un lagrimón, su hijo advirtió la situación, y le clavó la mirada, lo mismo hizo con el cura, responsabilizando de algo inesperado. El chico no se movió del lugar donde se ubicó inicialmente al costado del altar. Las preguntas de rigor y la frase “hasta que la muerte los separe” fueron cerrando el acto religioso cargado de simbolismos.

Faltó una cámara filmadora o una de fotografía para documentar la puesta en escena del casamiento religioso de Valenzuela y Vallejos. Los rostros, las palabras, la posición del hijo junto al altar, los gestos y las emociones.

Cuando terminó la misa también termino la lluvia; podríamos decir como Federico Luppi en el final de la película “Plata dulce”: “Siempre que llovió, paró”, o “Fueron felices y comieron perdices!

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias