domingo 07 de agosto de 2022
Muy nuboso 16.7ºc | Posadas

De asistir a ferias ahora vende casi toda la producción desde su vivienda

A partir de la miel se animó a innovar y diversificar productos

Norma Halberstadt tiene unas 90 colmenas en su casa quinta en Cerro Corá. Empezó hace 20 años con la actividad y hoy proyecta novedosas propuestas

lunes 28 de febrero de 2022 | 6:04hs.
A partir de la miel se animó a innovar y diversificar productos
En Cerro Corá, las colmenas tienen mucha variedad de flores para generar diversos tipos de mieles.
En Cerro Corá, las colmenas tienen mucha variedad de flores para generar diversos tipos de mieles.

Hace muchos años, tras ver una película en la que la protagonista tenía colmenas de abejas debajo de plantas de durazno, Norma Halberstadt tuvo la inspiración de lo que sería su profesión en el futuro. Arrancó con la apicultura en el 2000, de forma muy incipiente con una o dos colmenas. En el 2004 pidió un crédito al Ministerio del Agro y la Producción y pudo empezar a expander su actividad en Cerro Corá. En la localidad próxima a la capital provincial tiene una casa con dos hectáreas rodeadas de mucho monte nativo. Y desde allí asegura que tiene todo lo suficiente para que sus abejas produzcan varios tipos de miel y otros productos en los que ya trabaja. Hoy ya tiene 90 colmenas y piensa además de la miel en sumar más productos y servicios relacionados con la producción apícola.

“Ahora tengo una buena cantidad de colmenas, empecé en el 2000 y hasta ahora hice varias cosas. Hago miel, miel en panal, miel con propóleo, con jengibre, con canela. Desde el año pasado empecé a hacer hidromiel (bebida alcohólica a base de miel), que era algo que había aprendido a hacer y tuvo muy buena aceptación”, comentó Norma en diálogo con El Territorio.

Explicó que para su producción no hace falta una gran extensión de tierra. “Tengo una casita con dos hectáreas y que está rodeada de monte nativo. Las abejas pueden volar hasta tres kilómetros para buscar el néctar de las flores”.

Explicó que la variedad de los colores de la miel depende de la etapa de las flores del entorno donde están las abejas. “En general la etapa de producción va desde septiembre a abril. Se comienza con una miel clara porque primero florece la Canela, la Ubeña y después la miel se va oscureciendo con las flores del Urunday y otras flores de monte que tengo alrededor de mi casa”.

Norma explicó que en los últimos años dada su mayor producción y el conocimiento de muchos clientes y compradores, en general vende casi toda su producción desde su casa. “Antes vendía en ferias pero ahora me contactan directamente por teléfono, también tengo carteles por la ruta y viene gente a comprarme a casa. Vendo muchas veces en baldes de 5 o de 10 kilos, también en frascos de a kilo”, explicó.

Detalló que en cuanto a precios empezó el año vendiendo el kilo de miel a 500 pesos pero actualmente lo subió a 800 pesos “porque ya casi no hay miel. La miel en panal la vendo a 1000 pesos. Hasta diciembre del año pasado había hecho unos 500 kilos de miel y ahora de eso me habían quedado sólo tres kilos”, comentó.

Remarcó su satisfacción con su trabajo porque le ha permitido darse varios gustos. “El año pasado vendí mucha miel y me sorprendió. Con lo que tenía ahorrado hasta pude comprarme un autito, un (Citroën) 3CV que uso para llevar los materiales que necesito para armar mis colmenas o las mieles”.

Recordó por otra parte que la apicultura le permitió conocer muchas personas y actividades que ahora le permiten poder innovar en su trabajo. “Con la miel yo pude viajar y aprender mucho, fui a Apimondia que fue el mundial de la miel que se hizo años atrás en nuestro país y otras exposiciones importantes que se hicieron en Entre Ríos. Ahora para más adelante estoy proyectando tener cajones conectados con tubos para que la gente pueda respirar el aire que hay en las colmenas. Es una práctica que se hace en Estados Unidos y aquí también está llegando. Ya estuve preguntando para hacerlo y me dijeron que está muy bien”.

Desde el sector apícola se explica que la práctica de respirar al aire de las colmenas tiene efectos terapéuticos para personas con algunas alergias respiratorias o asma.

Reciclado y medioambiente

Otra actividad importante que realiza Norma en su casa es el armado de colmenas con maderas que recicla. “Con todo lo que fui ganando de la miel fui reinvirtiendo en materiales. Pero ahora últimamente me esfuerzo por reciclar maderas para su utilización en colmenas. Hay algunas personas que creen que para las cajas sólo sirven las maderas fuertes, pero cualquier material bien tratado puede servir”.

Para la apicultura más que la miel, es importante que las abejas frecuenten su lugar para mantener la floración de muchas especies. “El trabajo de la abeja no es solo la miel, con su presencia ayudan a que muchas especies se desarrollen, por eso aunque a veces no hagan miel yo me siento contenta de que haya muchas en el lugar donde vivo”, relató.

Impacto de la sequía

Cómo muchas actividades, Norma señaló que en los últimos meses bajó considerablemente la actividad de las abejas. “Al no haber floración por la sequía, las abejas no salen, se quedan más tiempo en el cajón y evitan hacer esfuerzos que no tengan sentido. Yo les acerco agua en tambores de plástico cortados por la mitad, pero más allá de eso ellas no necesitan nada. Ahora si vuelve a llover con más frecuencia es probable que haya floración y se produzca miel para abril”, estimó la emprendedora.

En cifras
20
Kilos de miel se pueden lograr por año por colmena. Se explicó que depende de la floración del lugar y del cajón (media alza) que se ocupe para sacar la producción. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias