jueves 07 de julio de 2022
Muy nuboso 22.7ºc | Posadas

Ñande reko rapyta (Nuestras raíces)

De Barthe a Taguato

viernes 25 de febrero de 2022 | 6:00hs.
De Barthe a Taguato

D
ías pasados se anunció -una vez más- un megaproyecto sobre las ruinas del hotel Savoy de la ciudad de Posadas. Sin mucho pensar, recuerdo avisos similares en el año 2005 sobre la construcción de un “Paseo Cultural” por parte del municipio capitalino, en 2012 sobre un “Museo de Civilización, Cultura e Inmigración” desde la Cámara de Diputados, y otro en 2015 sin título específico, todos rimbombantes… Ojalá sea el anunciado el que se concrete y así dar por finalizadas tantas décadas de espera, donde la principal dificultad radica en la propiedad privada del inmueble.

Esta historia se origina el 11 de junio de 1853, cuando nació Domingo Barthe Orgambide, en el pueblo de Ordiap, Pirineos Atlánticos, Francia. Alrededor del año 1865 llegó a nuestro país, se instaló con sus hermanas en Buenos Aires y después de la Guerra de la Triple Alianza se mudó a Paraguay, en 1875 estaba plenamente dedicado a la explotación yerbatera, maderera en tierras propias e incursionando en la navegación comercial.

En pareja con Dolores Antonia Cueto, en Villa Concepción, su primer hijo nació el 13 de junio de 1877, lo llamaron Adolfo; para 1880 había inaugurado Casa Barthe en Encarnación, donde se instalaron y poco a poco la familia creció con  Jorge, nacido en abril de 1881, Ana en 1883, en 1884 Edelina, en 1886 Elena y en 1889 Emilia.

El 19 de enero de 1893 la pareja validó la unión, casándose en la iglesia San José de Posadas, Domingo ya había inaugurado Casa Barthe previamente, por acá, en sociedad con un señor de apellido Ayala. En agosto de ese año nació Raúl, en Encarnación, a posteriori la familia en pleno se radicó definitivamente en nuestra ciudad- El octavo hijo, Rodolfo, nació en 1894 en Buenos Aires y Aníbal, el último, en 1895, también en Capital Federal. Paralelamente, la firma comercial pasa a denominarse Barthe, Arrillaga & Cía hasta 1897, y a principios del año siguiente la razón social pasó a ser Barthe Hermanos.

Para entonces tenía casi un imperio financiero, era dueño de la mayor flota mercante y de pasajeros del litoral, con más de 20 barcos para la ruta Buenos Aires, Posadas, Iguazú y Asunción, y superaban 1.800.000 hectáreas dispersas en tres países -Argentina, Paraguay y Brasil-. En la segunda década del nuevo siglo decidió la construcción del emprendimiento hotelero -el primero de esa envergadura en nuestra región-. Según las fuentes disponibles y factibles de consulta, la obra dio inicio en 1917, sobre un terreno ubicado en intersección de Sarmiento y Colón; un año más tarde, el gobernador del Territorio Héctor Barreyro, en el memorial anual que enviaba al Ministerio del Interior, detalló: “(…). Pláceme consignar en esta memoria que desde el próximo año de 1919, los turistas podrán contar en Posadas con un excelente hotel propiedad del señor Domingo Barthe, establecimiento cómodo, higiénico y confortable que será un factor importante para la próxima temporada de turismo y que vendrá a llenar un vacío que se hacía notar y era reclamado a fin de fomentar la afluencia de visitantes a las cataratas. (…)”.

Este párrafo hecha por tierra el mito local que su construcción obedeció al casamiento de una de las hijas de Barthe; ninguna de ellas contrajo enlace en nuestro medio y permanecían solteras -viviendo con su madre– cuando el padre falleció en Biarritz, Francia, el 31 de enero de 1919. A mediados de año se repatriaron los restos de Domingo, fueron inhumados en la bóveda familiar recién construida en el cementerio de La Recoleta. En los primeros días de septiembre del mismo año se abrió al público el servicio de alojamiento en el France Hotel, y un par de meses después se habilitó el salón comedor con una exclusiva carta de cocina francesa a cargo de un chef internacional especialmente traído desde Buenos Aires. A partir de entonces se consagró como el lugar obligado para cenas elegantes de Navidad, Año Nuevo y la celebración de San Vicente de Paul el 27 de septiembre pero, al año, el hotel fue vendido a Oscar Adam -un joven emprendedor que también se hizo cargo del Club Social– y su nuevo nombre fue Palace Hotel Misiones.

En 1942 pasó a manos de Aldo Mozatti y se rebautizó como Hotel Savoy, en 1949 fue de Vicente Coto y una década más tarde fue propiedad de la firma Sánchez y Pintado S.R.L, durante los años ´60, el restaurante estuvo concesionado a Francisco Menéndez, el último dueño fue -o es- la empresa Taguato S.E.C.P.A., de Bruno Plaza.

En 2010, en el marco de la investigación sobre el inmueble llevada a cabo por el periodista de este medio Javier Arguindegui, se logró entrevistar al representante legal Víctor Marroco, en Mar del Plata. Sus afirmaciones más sonaban protocolares que amistosas, deslizó un posible valor de 4 millones dólares por la propiedad y comparó la situación con el caso YPF Repsol -por entonces la petrolera nacional estuvo envuelta en un proceso de expropiación del 51% de las acciones que pertenecían a una empresa española- .

En cuanto al emporio de Domingo Barthe, a su muerte se hizo cargo su hermano Juan, quién a su vez falleció en 1921, a continuación le sucedieron los  hijos varones de Domingo, comandados por Jorge, la razón social se renombró como Compañía Mercantil y de Transporte Domingo Barthe S.A.. Cuando Jorge falleció, la nueva sucesión se denominó Domingo Barthe S.A.; se trasladaron a Encarnación en la década de 1940, casi en simultáneo el gobierno paraguayo les inició una demanda por la posesión de 650.000 hectáreas, finalizó en 1958. Dolores Cueto murió en Buenos Aires, el 6 de agosto de 1943

En octubre de 2003, por Decreto N° 1414 se declaró al inmueble “Monumento Histórico Arquitectónico e integrante del Patrimonio Cultural de Misiones”; en junio de 2012 se aprobó la Ley XXIV – N° 8 en la cual se lo declaró “de utilidad pública y sujeto a expropiación” (Decreto N° 839); un año más tarde, por el Decreto N° 585/13 se autorizó a la Dirección General de Rentas a iniciar la expropiación y abonar el monto correspondiente del trámite, y en el año 2018, por Decreto N° 1460, se dejó sin efecto el instrumento legal del año 2013 y se autorizó al fiscal de Estado para continuar con las actuaciones judiciales en curso, en tanto se tomó posesión de la parcela 20 de la manzana en cuestión.

En resumen, Domingo Barthe nunca conoció el hotel, sus herederos lo vendieron al año de inaugurarlo y el nombre que veneramos hoy corresponde a la década de 1940… ¡Ah!, Oscar Adam, en 1974, donó un terreno para construir una escuela en el barrio que actualmente conocemos en Posadas como Parque Adam, y después legó otros para un Jardín Botánico.

¡Hasta el próximo viernes!

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias