jueves 19 de mayo de 2022
Nubes dispersas 16.7ºc | Posadas

Buscan a un hombre relacionado al homicidio de una policía embarazada en 2020

Tiroteo en Posadas: los protagonistas y la trama detrás de la feroz disputa entre bandos

Keko Sotelo (36) permanecía anoche internado en grave estado tras un disparo en el pecho. Su hermano, atacado la semana pasada en el barrio A 3-2, está detenido

viernes 28 de enero de 2022 | 6:00hs.
Tiroteo en Posadas: los protagonistas y la trama detrás de la feroz disputa entre bandos

El hampa posadeña se batió ayer a tiros frente a una parroquia a plena luz del día y el resultado fue sangriento, ya que al cierre de esta edición  uno de los involucrados peleaba por su vida luego de recibir un disparo en el pecho y llegar con un hilo de vida hasta el Hospital Madariaga, donde fue intervenido quirúrgicamente de urgencia.

El herido es Héctor “Keko” Sotelo, de 36 años, quien habría entrado en paro y tuvo que ser reanimado por los profesionales que lo asistieron. El hombre llegó al centro asistencial en un Ford Ka azul en compañía de su hermano, Marcos David Sotelo (32), quien quedó detenido a disposición de la Justicia por su presunta participación en el hecho.

Marcos David, como informó oportunamente este medio, fue atacado a tiros la semana pasada, la madrugada del miércoles 19, en el barrio A 3-2, recibiendo un disparo en la pierna. Es por eso que la principal hipótesis es que los dos hechos estén relacionados y todo se enmarque en una disputa de bandas.

Tanto Keko como Marcos son a su vez primos de Cristian "Casimiro" Sotelo (40), quien fue asesinado a balazos en el mismo barrio hace siete meses, el 13 de junio del año pasado. En su momento Casimiro fue trasladado al Hospital en el mismo Ford Ka -que recibió varios disparos- que ayer nuevamente apareció en escena. La vez que asesinaron a Casimiro, Marcos también estaba entonces en la escena y se salvó de ser alcanzado por las balas.

Los hechos

Según reconstruyeron hasta el momento investigadores de la Policía de Misiones, todo ocurrió en muy poco tiempo. Un minuto después de la 16, el Ford Ka ingresó a la avenida Roque Sáenz Peña y se detuvo en medio de la calzada entre las equinas de Salta y Tucumán, justo enfrente a la parroquia Sagrada Familia de Posadas.

Allí inmediatamente se bajó el acompañante y, sin mediar palabras, abrió fuego hacia la plaza saludable del lugar, donde estaba una pareja de un hombre y una mujer. Ambos salieron corriendo, momento en el cual el sujeto también extrajo de sus prendas un arma de fuego y repelió la agresión, aunque al parecer con más puntería ya que hirió a quien había iniciado la confrontación.

“Hubo un tiroteo importante. Había una pareja en el banco tomando tereré y nosotros estábamos acá en casa y en un momento dado veo que entra la chica que estaba en la plaza corriendo y dice ‘se están tiroteando, se están tiroteando’. Entre como un rayo a la cocina y empecé a llamar al 911”, dijo una vecina del lugar que prefirió no revelar su identidad.

En las imagenes se ven como por el lugar cruzaban varios autos, por lo que nadie salió herido de pura casualidad. 

La llamada ingresó a las 16.11 al sistema Centro Integral de Operaciones, que rápidamente avisó a todas las unidades y centró su atención en las cámaras de seguridad de la zona. Una patrulla que estaba cerca llegó rápidamente, cuando los ocupantes del auto y la pareja que se habían ido del lugar.

Mediante esa rápida respuesta los investigadores consideran hoy que todos los protagonistas están identificados. Desde la central se pidió que se busque de forma inmediata al Ka, pero minutos después se supo que llegó al Hospital Madariaga conducido por el menor de los hermanos. 

El herido con riesgo de muerte tiene un importante prontuario en el que principalmente se destacan los robos calificados. Está asociado a una conocida banda de asaltantes posadeña y estuvo preso en varias oportunidades. Incluso estaba privado de su libertad cuando mataron a su primo. De todas formas quienes lo conocen señalan que había abandonado ese rubro para dedicarse al contrabando de cigarrillos, pero que después escaló al narcotráfico.

Ese submundo asoma como el principal trasfondo de esta disputa, aunque eso deberá corroborarse con el avance de las pesquisadas.

Coartada desestimada

En tanto, cuando fue abordado por los policías, Marcos David expresó que su hermano había llegado a su casa en A 3-2 con el disparo y por eso lo trasladó hasta el hospital, historia que incluso fue avalada por sus familiares cuando una comisión llegó al lugar. Sin embargo los tiempos no cierran para nada y quedó detenido.

“Ellos -los Sotelo- se presentan como víctimas pero son los causantes de todo esto, pero por cómo resuelven sus cosas entre ellos no quieren decir nada”, dijo un pesquisa ayer. Sin embargo está vez su coartada no tenía sustento y las autoridades del Juzgado de Instrucción Uno, a cargo del juez Marcelo Cardozo, ordenaron que se le haga una pericia de parafina. Los resultados hasta ayer no habían trascendido.

Respecto al otro involucrado, se pudo establecer que se dio a la fuga inmediatamente y se habría subido a un Chevrolet Cruze con dirección a la Costanera, por donde se perdió. Ayer, diferentes fuentes consignaron que lo que se sospecha con mucha certeza es que el implicado sea Joel Pereira (41), domiciliado en el barrio Ñu Porá de Garupá.

Voceros judiciales y policiales confirmaron que Joel, también con varios antecedentes, es a quien le incautaron en su casa en julio del 2020 el arma reglamentaria de la sargento Romina Rodríguez (35), quien fue asesinada en su casa del barrio Nuevo Garupá el 2 de junio de ese año. El hombre no habría participado del homicidio, pero la 9 milimetros -parte del botín de los asaltantes que le dieron muerte a la funcionaria- llegó a sus manos los días posteriores.

El hombre fue relacionado por las fuentes a Elio “El Garrafero” C. (28), uno de los cuatro detenidos por el crimen de Casimiro Sotelo, hoy alojado en una cárcel tras la prisión preventiva dictada por las autoridades del Juzgado de Instrucción Seis de Posadas, a cargo del juez Ricardo Balor. Todo tendría que ver con todo.

Ayer la Policía de Misiones estaba tras sus pasos con la certeza que en cualquier momento iba a caer. Lo que se supone, dadas todas las circunstancias, es que este ataque es la respuesta a lo ocurrido la semana pasada en el barrio A 3-2, cuando Marcos David fue atacado desde un Volkswagen Up color blanco.

En la escena de los hechos trabajaron los profesionales de la Policía Científica, que incautaron 11 vainas servidas y dos cartuchos completos. Algunos disparos alcanzaron la fachada del templo religioso. Además, se analizan las cámaras de seguridad públicas y privadas para reconstruir con la mayor cantidad de detalles lo sucedido.

En las pesquisas trabaja la Dirección de Homicidios y de Investigaciones Complejas de la fuerza provincial, entre otras dependencias. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias