martes 17 de mayo de 2022
Cielo claro 10ºc | Posadas

Entrevista a los efectivos Pablo Gónzalez y Agustín Ruiz Villaruel

“Cuando me bajé del auto empezaron los disparos; sentí un golpe fuerte”

El martes dos policías fueron atacados a tiros por presuntos asaltantes en San Antonio. Un proyectil impactó en el hombre de uno de ellos. Está fuera de peligro

sábado 22 de enero de 2022 | 6:03hs.
“Cuando me bajé del auto empezaron los disparos; sentí un golpe fuerte”
El ataque ocurrió sobre la ruta nacional 101, en un lugar sin señal de teléfono. Foto: Policía de Misiones
El ataque ocurrió sobre la ruta nacional 101, en un lugar sin señal de teléfono. Foto: Policía de Misiones

Todo ocurrió en pocos momentos, casi sin que lo previeran. Sin embargo, el azar no jugó para la muerte y pudieron responder rápido y bien. En medio de la ruta provincial 101, que une la localidad de Bernardo de Irigoyen con San Antonio, la tranquilidad se rompió hace unos días con un tiroteo entre policías y delincuentes.

Por el hecho un miembro de la Policía de Misiones que estaba de franco de servicio, por lo que no se encontraba en ese momento con ropa de trabajo y menos chaleco antibalas, recibió un disparo en el hombro que atravesó su brazo. Coinciden los protagonistas que pudo haber sido peor.

Esos protagonistas son Agustín Ruiz Villaruel (22), con rango de agente, y Pablo González, comisario que se desempeña como jefe de la división de Comando Radioeléctrico, pero cuando ocurrieron los hechos, el martes, estaba al frente de la comisaría de Piñalito Norte.

En la actualidad, Ruiz Villaruel se encuentra en su casa recuperándose de heridas que le van a demandar más o menos un mes. “Estoy mejorando, ya estoy bien, gracias a Dios el brazo lo puedo mover sin ningún tipo de problema”, tranquilizó. Pronto volverá a su rutina diaria sin impedimentos.

En una entrevista telefónica con El Territorio ambos contaron la secuencia y las sensaciones sobre un hecho que, aseguran, no es normal en la zona. Los delincuentes con los que se enfrentaron venían de intentar asaltar una estación de servicios en San Antonio y se movilizaban en una motocicleta que había sido robada en Brasil. Hasta el momento, persiste la búsqueda de los autores.

“Estaba previsto un operativo rural por el personal de la comisaría de Piñalito y por cuestiones de licencia yo estoy a cargo de la comisaría. Lanzamos el operativo y, por compromiso, yo me tenía que volver a San Antonio”, introdujo el comisario.

Detalló que Ruiz Villaruel, por compañerismo, había ido hasta el lugar en su franco de servicio para que no viaje solo. “Justamente antes estábamos comentando sobre un hecho que ocurrió en San Antonio, donde los ocupantes de una motocicleta habían intentado entrar por la fuerza a una estación de servicio. Según el propietario, le habían exhibido un arma de fuego pero de hecho no se llegó a perpetrar”, amplió el comisario sobre el viaje de vuelta.

Se movilizaban en el auto particular de González y en determinado momento vieron cruzar en sentido opuesto un rodado que tenía todas las características de ese hecho. Entonces decidieron seguirlos “por una cuestión natural de un policía”.”Esperamos en este motivo que pierdan la visibilidad y empezamos el seguimiento”, amplió.

En esa instancia el agente Ruiz Villaruel empezó a llamar para pedir apoyo, pero no había señal y no lograba comunicarse.

Lo que creen es que de todas formas los delincuentes reconocieron el vehículo, debido a que San Antonio es un pueblo pequeño, donde todos se conocen. “Se detuvieron de forma repentina en una banquina y quien se bajó más rápido fue el agente, porque estaba como acompañante”, amplió.

El joven se bajó del vehículo y no hubo palabras, de forma inmediata el delincuente sacó de entre sus prendas el arma y abrió fuego. De forma inmediata, cuando la sangre ya brotaba de su cuerpo, ambos huyeron, y González, que alcanzó a hacer disparos disuasivos, tuvo que decidir entre seguirlos o llevar a su compañero a que lo atiendan. Obviamente, decidió por lo último.

“Cuando se detuvo el vehículo yo bajé primero porque no estaba manejando. Y cuando fui a acercarme a ellos ya empezaron a efectuar los disparos, por lo que no les pude reconocer. Para mí que no son de acá -San Antonio- porque soy de acá y no los reconocí”, detalló a su tiempo el agente Ruiz Villaruel.

Sobre el impacto de bala, lo describió como “un golpe fuerte en el brazo. Me di cuenta porque estaba sangrando. Cuando me di cuenta de que estaba herido fui a tratar de refugiarme para que no me peguen más y ahí fue cuando ellos huyeron”.

Los efectivos coincidieron en que fue una cuestión de puntería lo que salvó la vida del agente, aunque también rápidamente pudieron establecer que el joven estaba fuera de peligro. Ambos se dirigieron al hospital de San Antonio, donde se hicieron las primeras curaciones previo a su derivación a Eldorado, para estudios más complejos.

El asalto frustrado
Como informó El Territorio oportunamente, el asalto por el cual fueron señalados los motociclistas ocurrió cerca de las 12.30, sobre la avenida Vuelta de Obligado de la localidad al Norte de la provincia. Se trata de un local comercial tipo estación de servicio que al momento estaba siendo atendido por su dueño.

La motocicleta había sido robada en Brasil. Foto: Policía de Misiones

El denunciante expresó que una motocicleta muy deteriorada con dos ocupantes llegó al lugar y él, al verlos, salió para recibirlos. Sin embargo, sus intenciones no eran cargar combustibles ni comprar nada, ya que de forma imprevista uno de ellos sacó un arma de fuego.

“Esto es un asalto, esto es un asalto”, anunció el delincuente en varias oportunidades. Sin embargo, el comerciante no se inmutó y se abalanzó sobre el desconocido armado, empujándolo fuertemente. El dúo, tal vez en muestra de su inexperiencia o improvisación, se escapó. Ambos subieron a la motocicleta y huyeron a toda velocidad. Hasta ayer no habían podido ser ubicados.

Lo que sí se estableció es que la motocicleta en la que se movilizaban había sido robada en Santo Antonio Do Sudoeste, Brasil, a un argentino que vive y trabaja allá. El vehículo fue incautado en la escena -fue abandonado por los delincuentes- aunque hasta el cierre de esta edición no se habían registrado detenciones de sospechosos.

Por el hecho interviene el Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú, a cargo del juez Martín Brites. Fuentes del caso expresaron que los delincuentes, o al menos uno de ellos, podría ser de nacionalidad brasileña y por esta razón se está trabajando con las autoridades del vecino país.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias