lunes 16 de mayo de 2022
Cielo claro 13.7ºc | Posadas

Lechugas y hortalizas de hojas son las producciones más elegidas para el sistema

La hidroponia hace frente a la sequía, aunque también hay complicaciones

Muchos productores apostaron por esta forma de cultivo en los últimos años. Cuentan que están limitados por la infraestructura y el acceso a una perforación

lunes 17 de enero de 2022 | 6:05hs.
La hidroponia hace frente a la sequía, aunque también hay complicaciones
La hidroponia requiere de inversiones en estructuras y nutrientes para las plantas. Foto: Marcelo Rodríguez/Archivo
La hidroponia requiere de inversiones en estructuras y nutrientes para las plantas. Foto: Marcelo Rodríguez/Archivo

Ya hace varios años que productores y emprendedores en la provincia vienen apostando por sistemas de producción que ofrezcan una mayor protección ante el cambiante clima. De entre todos los sistemas, el hidropónico (cultivando en caños donde también se suministra agua y nutrientes a las plantas) es uno de los que más interés viene generando. Si bien su manejo requiere de varias inversiones y mucha capacitación, una vez armado permite realizar cultivos en forma continua a través de las variantes estaciones del año. Hoy con una intensa sequía que mermó la producción de hortalizas, algunos de sus protagonistas cuentan sus limitaciones y esfuerzos para llegar con productos frescos a más hogares misioneros.

Hugo Herrera, tiene hace poco más de dos años junto a su familia Raiza cultivos hidropónicos. El emprendimiento está ubicado en el Barrio del Lago en Candelaria. En diálogo con El Territorio explicó que hoy su principal limitante es el acceso al agua potable. “Nosotros en particular en el Barrio Del Lago, tenemos el problema de que la cooperativa de este barrio no estaba cumpliendo con el servicio. Hubo quejas de los vecinos por la falta de presión y de no tener agua. Para nosotros es una limitación importante que la remamos como podemos”, explicó.

Detalló que “desde mediados de diciembre hasta principios de enero estuve sin agua. Fue casi como no tener ingresos por 20 días. Esa situación me liquidó la producción, ahora estoy con una merma importante y estoy tratando de volver a producir un poco. Y agua hoy tenemos un poco, pero no lo que deberíamos recibir”.

Remarcó que hoy su principal condicionante es el acceso al agua potable y explicó que contar con una perforación es un lujo que hoy no puede darse. “Yo no tengo perforación, hoy tener un pozo significa pagar una fortuna, para mí estructura no me es posible. Sólo los productores grandes pueden darse el lujo de costear una perforación”.

Volviendo a sembrar
El productor indicó que hoy está haciendo “algo de lechuga, rúcula, y también sacamos un producto nuevo que es el kale (similar a una lechuga) que lo hicimos para probar y porque hubo interés de gente que nos consultó si lo hacíamos”. Sobre las pérdidas en el presente verano comentó que otros productores que también producen en invernaderos tuvieron pérdidas importantes por tormentas. Así se estimó que gran parte de la producción que venía de localidades cercanas a Posadas hoy mermó notablemente su llegada por los azotes del cambiante clima.

 

Trabajo constante y cuidado del agua

Melissa Flach y Guillermo Martínez, una pareja jardinense que arrancó con los trabajos de hidroponía en la ciudad cuando comenzaba la pandemia en 2020, siguen

en plena actividad. Ella es maestra jardinera, él ejercía la fuerza de seguridad en Tierra del Fuego, había llegado a Misiones para pasar un tiempo, le dejó varado la cuarentena estricta y al no poder regresar al sur argentino, ambos iniciaron este proyecto que marcó un comienzo de una gran etapa.

Hoy en día, a pesar de la sequía que se está atravesando en la provincia, venden cada vez más.

Los cultivos hidropónicos son semillas que crecen sobre un caño PVC virgen, o sea nunca tocan el suelo. Con este método producen lechugas mantecosas y crespas. “El trabajo en el verano con respecto a la sequía en lo que es este rubro no nos afectó mucho, continuamos trabajando constantemente”, precisó la mujer.

“Seguimos produciendo la misma cantidad que el año pasado y como bien se sabe en los cultivos hidropónicos se ahorra hasta un 80% el uso del agua, ya que se utilizan tanques, nosotros contamos con pozo propio, lo cual también es una gran ventaja. Obviamente que cuidamos también el pozo, porque con las sequías que hay disminuye la cantidad de agua dentro del mismo”, sostuvo el hombre.

La pareja contó que actualmente tienen clientes en distintos puntos de la tierra colorada, por lo que ellos mismos producen y entregan los pedidos. “Tenemos salidas a San Vicente, Eldorado, Oberá y lógicamente compradores en Jardín América”, contó Melissa. Ellos apostaron a un trabajo poco conocido en la ciudad de las diagonales, pero emprendimiento que arrancaron una vez que se concretó la pandemia va creciendo día a día.

 

El calor y el servicio eléctrico pueden reducir rendimientos

El calor incide en un crecimiento más lento de las plantas. Foto: Graciela González

Marcos Bratz hace poco más de dos años se dedica a la producción de verduras por sistema hidropónico en Montecarlo.

El emprendimiento va en crecimiento pero las altas temperaturas que están azotando la zona motivaron que baje la calidad de la producción. Bratz no tiene inconvenientes con la provisión de agua, ya que cuenta con un pozo perforado.

“Las altas temperaturas hicieron que entren plagas y hongos en el sistema, en las hojas, eso me afecta bastante. En el invernadero nuevo la idea era producir unas 2.000 plantas por mes y hasta diciembre trabajé bien, luego me afectó el calor y bajó a la mitad la producción. Perdí casi el 50% del rendimiento. Las plantas crecieron más despacio y para armar una bolsa había que poner dos plantas así que económicamente rindió la mitad. Bajó mucho el rendimiento”, argumentó Bratz.

Además detalló que “ el tema con la lechuga es que son 50 días hasta cosechar, lo que me afectó ahora se podría extender hasta febrero o marzo, se hizo como una bola de nieve. Las plantas ahora están mejorando, pero las voy a cosechar recién para los primeros días de marzo”.

Energía indispensable
El caso de Sergio Koruñak, de la localidad de Andresito, es totalmente diferente.

“En mi caso particular no tengo inconveniente con el suministro de agua ya que cuento con pozo perforado, y la principal fortaleza de este sistema de producción es la eficiencia en el uso del agua”, comentó a El Territorio.

Y acotó que “lo que sí me está causando mucho perjuicio son los cortes de energía eléctrica, son diarios y gran parte sin ningún tipo de aviso; lo que pone en riesgo a perder toda la producción por los días calurosos que estamos teniendo, eso sin tener en cuenta la pérdida de rentabilidad por el costo de mantener un generador encendido”.

Con la información de corresponsalías Montecarlo y Jardín América

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias