sábado 22 de enero de 2022
Algo de nubes 38ºc | Posadas

La víctima fue rescatada con una mordaza que cubría nariz y boca dentro de su departamento

Prisión preventiva para el acusado de abusar e intentar matar a una joven

La medida del Juzgado de Instrucción Siete es para Alejandro N. (26). Se esperan por las pericias a las cámaras de seguridad del edificio para ver cómo el acusado ingresó al lugar

sábado 15 de enero de 2022 | 6:03hs.
Prisión preventiva para el acusado de abusar e intentar matar a una joven
El acusado tiene un antecedente por violación de domicilio ocurrida en 2019 en Santo Tomé, Corrientes. Foto: Federico Gross
El acusado tiene un antecedente por violación de domicilio ocurrida en 2019 en Santo Tomé, Corrientes. Foto: Federico Gross

Bajo la calificación legal de violacion de domicilio, femicidio en grado de tentativa y abuso sexual con acceso carnal se firmó durante las últimas horas en el Juzgado de Instrucción Siete de la capital provincial la prisión preventiva para Alejandro N., el joven de 26 años que está acusado de intentar asesinar mediante asfixia a una estudiante de 22 años dentro del departamento de esta última ubicado sobre la avenida Lavalle de la capital provincial, y luego de haber abusado sexualmente de la víctima.

La novedad fue confirmada ayer a este matutino por voceros judiciales que entienden en el caso, el cual ocurrió el pasado domingo 5 de diciembre.

Entre los elementos expuestos para justificar la ampliación del período de detención del acusado están el alto riesgo de entorpecimiento de la investigación ante la posible libertad del detenido, el incipiente estado en el que se encuentran las actuaciones judiciales realizadas por el juzgado y el riesgo latente para la víctima ante posibles represalias.

Ahora el juez Miguel Mattos, titular del Juzgado de Instrucción Siete, aguarda que la Secretaría de Apoyo en Investigaciones Complejas (Saic) remita los resultados de los peritajes a las siete cámaras de seguridad del edificio donde vive la víctima, en donde se espera poder reconstruir de qué forma el imputado logró ingresar al lugar.

Más allá de esta prueba en particular, desde el juzgado también se impulsaron otras diligencias en el marco del mismo expediente, en el cual la familia de la víctima participa de forma directa mediante la figura del querellante particular, que en este caso es representada por el letrado Jonatan Suárez.

Este último, semanas atrás y al cumplirse un mes del hecho, dialogó con este medio y contó que su clienta “está siendo acompañada por un gabinete interdisciplinario que está haciendo un trabajo realmente muy bueno, obviamente estamos hablando de una situación que todavía es reciente, hoy (por ayer) justamente se cumple un mes y podemos decir que de a poco se encuentra retomando su vida normal”.

Otro punto que fue desarrollado por el abogado fue la versión que se instaló desde la defensa del detenido sobre un hecho consentido en el marco de la práctica del sadomasoquismo.

En torno a este punto, Suárez fue más que claro y remarcó que “públicamente se ha tratado de instalar esa circunstancia, pero en el expediente, y a partir de lo sucedido ese día, es una postura que no tiene pies ni cabeza. Nosotros estamos convencidos de que vamos a poder acreditar en el expediente y con el correr del tiempo se va esclarecer que efectivamente eso no fue así”.

Y añadió que la denunciante “en ningún momento previo al hecho tuvo contacto de ningún tipo con esta persona, no lo conoce y eso lo vamos a demostrar. También hemos solicitado algunas medidas de prueba en el expediente y están pendientes otras pero con el tiempo seguramente van a tirar por tierra esta versión”.

Sobre la seguridad del edificio donde ocurrió y ante el gran interrogante que aún significa reconstruir cómo ingresó el detenido al departamento de la joven, el representante de la querella comentó que se trata de un inquilinato que tiene una puerta de acceso que no permite el ingreso si no es a través de una llave. Aseguró que no sería descabellado pensar que el detenido pudo haber estado dentro del edificio antes de que la joven ingresara.

“Obviamente creemos nosotros que tiene que ver con un trabajo de inteligencia previa y de conocer los movimientos del edificio en sí y de la joven puntualmente. Hay que recordar que ella es una chica oriunda del interior, que se encuentra estudiando en Posadas y que estaba alquilando hacía dos meses sola. A partir de eso nosotros estamos convencidos de que no es un hecho que surge al azar, sino que previamente se estaban conociendo cuáles eran los movimientos o las circunstancias de vida de la chica”, añadió Suárez.

Otro aspecto que podría complicar el futuro procesal de Pedro Alejandro N. (26) tiene que ver con un antecedente por violación de domicilio ocurrido en 2019 en Santo Tomé, Corrientes, en donde estudia la carrera de Medicina.

“Acá tiene una causa por violación de domicilio. Había entrado a un complejo de viviendas y fue pillado”, sostuvo en su momento Facundo Cabral, fiscal de la mencionada localidad correntina, quien el lunes 6 de diciembre pasado concretó un allanamiento en el departamento que alquilaba el detenido en la vecina provincia.

En el lugar, los pesquisas secuestraron varias pertenencias del joven. Sobre este antecedente trascendió que el acusado habría saltado el muro perimetral para ingresar al complejo de viviendas. Incluso tomó una escalera para meterse a una de las moradas mediante el lavadero.

En el lugar vivían dos hermanas, que cerca de las 7 de la mañana, advirtieron la situación y pudieron llamar a los vecinos y a la dueña del lugar. El posadeño fue retenido hasta que llegó la Policía y se lo llevaron detenido. Su coartada fue: “Me dijeron que había un after”.

El caso

El ataque se produjo en un edificio de la avenida Lavalle casi Centenario. Foto: Federico Gross

A partir de la reconstrucción que se tiene sobre lo sucedido, la estudiante de 22 años fue atacada el domingo 5 de diciembre, cerca de las 5. Varios móviles de las comisarías Decimosexta y Segunda que estaban haciendo operativos por el cierre de los boliches fueron requeridos a un edificio de la avenida Lavalle ante un llamado al 911 de un vecino que alertaba un desesperado pedido de ayuda por parte de una vecina.

“Gritos, golpes y hasta arcadas”, se escucharon provenientes de uno de los departamentos del edificio ubicado a metros de la avenida Centenario y por ello la intervención policial fue inmediata.

Las comisiones que acudieron sólo pudieron entrar con la colaboración de otro inquilino que bajó a abrirles y fueron guiadas hasta el piso donde estaba ocurriendo el hecho. Una vez allí, la comisión policial golpeó la puerta sin respuestas hasta que decidió irrumpir por la fuerza.

Fue entonces cuando se toparon con la terrible escena y evitaron lo que podría haber terminado en un femicidio. La víctima estaba totalmente desnuda y amordazada con una cinta de embalaje que, además de cubrir nariz y boca, le rodeaba el cuello.

El agresor, que fue separado de la muchacha por los efectivos, tenía sólo el torso cubierto.

Inmediatamente los policías liberaron a la muchacha, que se encontraba con pocos signos de vida y el rostro totalmente colorado por la falta de aire y la asfixia que el agresor ejercía sobre ella. También tenía signos de haber sido golpeada en el rostro.

En el mismo lugar pudieron reanimarla con maniobras de RCP y fue cuando ella confirmó que fue víctima de abuso sexual.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias