domingo 23 de enero de 2022
Muy nuboso 38ºc | Posadas

Mensajes encriptados

Denuncias a dirigentes de Juntos por el Cambio por el uso del servicio de inteligencia para armados de causas judiciales a opositores. La negociación con el FMI, con reuniones de respaldo, juego de las escondidas opositoras y racionalidad del gobernador de Jujuy. De nuevo inquieta el coronavirus. La sequía y la asistencia a productores

domingo 09 de enero de 2022 | 6:05hs.
Mensajes encriptados

Enigma es el nombre de una máquina de escribir acondicionada con dispositivos de encriptación de mensajes utilizados por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. La Armada nazi la usaba para cifrar mensajes que enviaba a sus submarinos para interceptar los barcos de abastecimientos que Estados Unidos enviaba a Inglaterra. Tras descifrarse esos códigos secretos, se desarmó una importante estrategia usada como arma secreta y llevó a la derrota nazi en manos de los Aliados y con ello, reducir la duración de la Segunda Guerra Mundial. Enigma, por lo tanto, se convirtió en una famosa máquina de encriptación, aunque no fueron los únicos en utilizar este método porque ya en la antigüedad, los egipcios también con fines militares se arreglaban para enviar mensajes cifrados. El sistema de encriptación de uso en el ámbito militar volvió a ser tema de análisis y ahora investigación en la Argentina, pero por su posible uso en el ámbito político y en plena democracia donde también se admitió el anhelo de contar con el servicio de la Gestapo.

El presidente Alberto Fernández había detectado al asumir la existencia de más de 100 celulares encriptados, de los cuales más de la mitad fueron provistos a funcionarios, socios políticos y empresarios, funcionarios judiciales, todos ligados a Cambiemos (ahora Juntos por el Cambio) por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

Entre los que tenían celulares encriptados se cita a Mauricio Macri y Gustavo Arribas, entonces titular de la AFI, la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; el procurador de esa provincia, Julio Conte Grand; el ex presidente del club de fútbol Boca Juniors Daniel Angelici, el empresario Nicolás Caputo y el ex fiscal general Martín Ocampo. La lista es más amplia e incluye al ex ministro de Justicia, Germán Garavano; de Seguridad, Patricia Bullrich; a la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, y al jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

La existencia de celulares encriptados resurgió esta semana, al trascender un video en el que se planteaba el anhelo de contar con una Gestapo para perseguir a opositores y hasta audios atribuidos a un subcomisario bonaerense en el que se detallaba el armado de causas en la mesa judicial que luego Elisa Carrió -que siempre se mostró como defensora acérrima de la república- se encargaba de denunciar. Todos los días se conoce algo nuevo y tiene en vilo a gran parte de Cambiemos por si aparecen más video comprometedores.

La semana pasada, la interventora de AFI, Cristina Caamaño, había presentado una denuncia ante la Justicia Federal de La Plata luego de que encontrara en ese organismo un disco que contenía una grabación realizada el 15 de junio de 2017, en la que funcionarios del gobierno de Vidal y agentes de inteligencia presuntamente orquestaban una persecución y armado de causas a organizaciones sindicales.

En el video aparecían, entre otros, el por entonces ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, y altos funcionarios de la Justicia bonaerense y agentes de inteligencia. En el registro audiovisual, Villegas afirmaba al resto de los presentes que le gustaría contar con una Gestapo, es decir la policía política del régimen nazi, para perseguir a los gremios y encarcelarlos. Después del silencio, Vidal tuvo que salir a dar la cara y reconoció la existencia del encuentro, aunque afirmó que se trató de una reunión de trabajo, lo cual generó más suspicacias, además de sostener que el video encontrado era ilegal.

Ante estas denuncias a ser analizadas por la Justicia, esta semana el presidente de la Nación se preguntó cuál era el objetivo de la existencia de los teléfonos encriptados. Recordó que es inadmisible el uso del servicio de inteligencia del Estado de derecho para hacer espionaje interno y promover persecuciones criminales. Por ello, pidió a la Justicia investigar sin demoras.

De avanzar la denuncia contra lo que fue el gobierno de Mauricio Macri, se sumará a la otra causa de presunto espionaje que está siendo tramitada por el Juzgado Federal de Dolores, en Buenos Aires. Este caso, relacionado con el espionaje ilegal a los familiares de los marinos del ARA San Juan, hundido en 2017.

El ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak, afirmó que no corresponde a la AFI entregar celulares encriptados a funcionarios y tampoco que éstos los acepten, al recordar que es un acto de inteligencia criminal prohibido por la Ley 25.520 de Inteligencia. Ello además de ir en contra del principio de transparencia en la gestión pública, que representa uno de los pilares de la democracia.

Esta forma de actuar de Juntos por el Cambio, fuera del control público, está muy lejos de respetar aquel modelo de república que dicen militar y, al contrario, su accionar, remite al manejo secreto de la cosa pública.

El respaldo para acordar con el FMI
El presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, concretaron esta semana una reunión en el Museo del Bicentenario con gobernadores y representantes de todas las jurisdicciones. Representó un respaldo a la negociación por los gobernadores oficialistas y de partidos provinciales, estuvieron casi todos en forma presencial o con representantes. Se resaltó la negativa a la invitación a la reunión del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, siendo que proviene del espacio conducido por Mauricio Macri en cuyo mandato se contrajo la deuda más grande en la historia del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La Argentina tiene que hacer frente a los 44 mil millones de dólares contraídos, y este año y el próximo tendría que afrontar vencimientos por 19 mil millones de dólares cada año, entre capital e intereses. Algo que no está en las posibilidades financieras del país.

Mientras desde el PRO jugaban a las escondidas a la invitación del ministro Guzmán a todos los gobernadores para informarles sobre el proceso de negociación, fue el gobernador de Jujuy y presidente de la Unión Cívica Radical (UCR), Gerardo Morales, quien puso racionalidad al asunto al sostener “nosotros la contrajimos y lo menos que tenemos que hacer es ir”.

Subrayó de esta manera la importancia de que la oposición se reúna con el gobierno en el marco de la renegociación de la deuda. Ello en clara referencia a asumir responsabilidades por esta decisión inconsulta, ya que no pasó por el Congreso en cuyo ámbito ahora los opositores desean conocer detalles de la negociación.

El error del endeudamiento ya no es una chicana política, lo reconoció el propio FMI en una autocrítica realizada sobre los préstamos del organismo que llevaron al fracaso con la Argentina, generando fugas de capitales y beneficiando a unos pocos. Por supuesto que los halcones y trolls macristas salieron al unísono a pegarle a Morales. Este sin ponerse nervioso les contestó que sigan con el Twitter que él tiene responsabilidades de gestión de gobierno.

Los posibles costos
Desde Juntos por el Cambio, con su resistencia a acompañar la negociación, se están inclinando por mantener el cronograma de pagos. Si no se renegociara la deuda, en los próximos dos años Argentina tendría que desembolsar casi 20 mil millones de dólares al año. Está claro que cualquiera sea el camino adoptado, desde pagar en los actuales términos -cuando la Argentina no está en condiciones de hacerlo-, negociar, recurrir a la Justicia o ir nuevamente a un default, el costo económico por esta deuda contraída será muy alto para todos los argentinos. Es lo que se busca clarificar.

En cuanto al encuentro del miércoles, Guzmán brindó a los gobernadores y luego a empresarios y sindicalistas un informe en el que explicó el origen de la deuda y dio detalles del proceso de renegociación que se está llevando adelante. Una de las divergencias es respecto al sendero fiscal que debería tomar el país y, en tal sentido, se insistió que la diferencia con el FMI es un programa de ajuste o una de crecimiento.

El presidente Alberto Fernández viene ratificando y volvió a repetir que la palabra ajuste -e incluyó rechazo posibles tarifazos- está desterrada en la discusión, porque ello implicaría dejar de crecer. De hecho, Guzmán aprovechó para recordar en el encuentro los números de crecimiento de la economía que se vivieron en el último año.

Varios economistas entienden que si hay acuerdo de facilidades extendidas, le permitirá al país continuar con el sendero de recuperación económica y de no existir ningún acuerdo se perdería el acceso a todo tipo de financiamiento, generando más riesgo país y afectando a los sectores más desprotegidos.

Se conoció ayer por la tarde una conversación entre Sergio Massa y Gerardo Morales para bajar la tensión a causa de las increíbles exigencias que ponía JxC para reunirse. Ahora convinieron dejar bajar la espuma y que la reunión se haga en diez días.

Al finalizar la semana y en el cierre de reunión de los Cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), éstos expresaron su apoyo a la Argentina en las negociaciones con el FMI para alcanzar un acuerdo. Los firmantes manifestaron su preocupación por el impacto de las cargas de deudas insostenibles y anhelaron que el acuerdo permita al país continuar su recuperación económica y mejorar su situación social.

Amenaza latente
Tras cierto respiro que la pandemia estaba dando a los argentinos, de nuevo en los últimos días los contagios arremetieron con todo. Esta semana, a un año y diez meses del inicio de la pandemia y con más de 33 millones de vacunados con el esquema completo, Argentina empezó a registrar 100 mil casos diarios de Covid-19.

Ante un virus que sigue mutando y provocando rebrotes en todo el mundo, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), luego de casi dos años de la aparición del coronavirus, emitieron un mensaje de esperanza al afirmar que este año se podría poner fin a la pandemia, al conocerse cómo actúa, pero sobre todo el cuidado que se debe tener.

De allí la insistencia en la ventaja de la vacunación, razón por la cual los hospitales no están colapsados y por ello, Nación no dispuso ninguna medida restrictiva y sólo reitera la necesidad de respetar las medidas sanitarias vigentes como lo hacen también desde la OMS, desde mantener el uso de barbijos, evitar multitudes, mantener el distanciamiento social y cumplir con la higiene de las manos, boca y nariz hasta abrir ventanas para la ventilación, testear y rastrear los contactos.

Más allá de una minoría que tiene otra mirada, el mundo comprendió que la vacunación completa, entre dos y tres dosis, según corresponda, y las medidas de cuidado representan las únicas armas para controlar la pandemia.

Sequía y preocupación
La prolongada sequía que además provocó incendios, genera seria preocupación por las pérdidas que vienen registrando los productores agrarios de Misiones. La situación impacta con el buen momento que venía registrando el sector. Ante la situación de riesgo extremo de incendios no solo en la provincia sino a nivel nacional, el Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema) había declarado hace una semana el estado de emergencia ígnea en todo el territorio nacional por 12 meses, además de instar a las autoridades provinciales a tomar medidas excepcionales.

A su vez, la Federación de Asociaciones Rurales de Misiones pidió al gobierno provincial a que extienda la emergencia agropecuaria ante la actual situación.

Desde el Inti recordaron que la provincia registra lluvias por debajo de la media que provocaron bajantes históricas en ríos y pérdida de biodiversidad nativa, en razón de la prolongada sequía.

Con los fondos nacionales que gestionó el gobernador Oscar Herrera Ahuad se asistirá con créditos a los pequeños productores y como destacó el ministro del Agro, Sebastián Oriozabala, representa parte de una batería de medidas con las que desde el Estado provincial se está tratando de paliar la emergencia agropecuaria.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias