viernes 21 de enero de 2022
Cielo claro 32.7ºc | Posadas

Homicidio barrio Los Paraísos, de Posadas

“Mi hija es la promotora de todo esto, ojalá que no salga más de la cárcel”

Mario Torres (61) fue asesinado a golpes frente a la casa de Elma Benítez (86), a quien intentó socorrer de la agresión de su hija. Recibió un botellazo en la cabeza

sábado 08 de enero de 2022 | 6:03hs.
“Mi hija es la promotora de todo esto, ojalá que no salga más de la cárcel”
El hecho ocurrió frente al Caps del barrio. Foto: Natalia Guerrero
El hecho ocurrió frente al Caps del barrio. Foto: Natalia Guerrero

En el barrio Los Paraísos, de Posadas, la conmoción y el dolor no cesan. Mario Torres, de 61 años, fue asesinado a golpes el jueves por la tarde luego de una disputa en una vivienda justo en frente al Caps barrial, en la intersección de las calles Miguel Güemes y 55.

Hasta ayer a la noche la Policía de Misiones había informado cinco detenciones, pero quien es señalado como quien literalmente le explotó una botella de cerveza en la cabeza a la víctima seguía en condición de prófugo. El hombre, identificado como Marcelo M. (47), es pareja de una de las detenidas, Claudia E. (37).

Ayer al mediodía los vidrios aún reflejaban los rayos del sol en la vía pública. El barrio estaba callado y los vecinos se ocultaban del sol mirando de reojo al lugar donde ocurrieron los hechos: la casa de doña Elma Benítez (86), quien vive allí hace unos tres años. No quieren involucrarse y prefirieron no hablar con la prensa ni dar sus identidades a los efectivos policiales que trabajan en el caso.

El hecho se describió por la fuerza policial como una “confusa pelea entre vecinos”, pero el testimonio de Benítez revela una tristísima historia familiar. Es que la víctima es el ex marido de una de sus hijas, quien intentó socorrerla ante el ingreso de otra de sus hijas, nada más y nada menos que la detenida Claudia.

Testimonio en primera persona
Benítez recibió a El Territorio apenas horas después de enterarse de la muerte de Torres y, entre lágrimas, no paró de describir la tristeza que la abarca. Las últimas semanas fueron difíciles para ella, debido a que estuvo internada, primero en el hospital y luego en la casa de sus familiares, que viven a una cuadra y media del lugar.

“Claudia es mi hija, es la promotora de todo esto”, acusó. Señaló a la mujer como una persona muy violenta, presa de las adicciones, al punto de que la denunció y pidió una perimetral, que - aseguró - estaba vigente. Según sus familiares, la denuncia se hizo el mes pasado y la mujer no podía acercarse a 100 metros.

La anciana detalló que había vuelto hace dos días a su domicilio, donde vive sola, y esa tarde sus nietos estaban haciendo la correspondiente limpieza luego de su ausencia. Entonces, de un momento a otro, la violencia se abrió camino.

“Estaban trabajando allí adentro, limpiando y vino Claudia re borracha. Entró corriendo, casi me volteó, me empujó y entró. Peleó con mi nieta y atrás vino el marido, aunque no sé si es marido, compañero o qué, y también entró. Le quería sacar a Claudia y ella no quería salir”, relató.

Y siguió: “Ahí vino gente vecina. Vieron el bochinche que había acá y se arrimaron todos los vecinos, se llenó de gente, pero a mí no me dejaban salir porque yo apenas puedo caminar”.

Señaló que a raíz de ese tumulto su hija, ahora detenida, tomó un cuchillo y salió a la calle.

La mujer describió que en esa instancia llegó Torres, que además de asistirla, quería ver que sus hijos estuvieran bien. Sin embargo, fue el más castigado, recibiendo golpes de botellas por parte de quien ahora está prófugo. Puntualizó que algunas personas lo golpearon y otras intentaron ayudarlo. Lo vio todo desde el hall de su domicilio.

“Después a Mario le trajeron medio muerto para acá adentro. Ahí vino la hija con el auto y lo pusieron en la ambulancia y lo llevaron”, amplió. Torres llegó sin vida al Hospital de Fátima, donde el médico policial determinó que tenía un traumatismo de cráneo y golpes en distintas partes del cuerpo.

De todas formas las autoridades del Juzgado de Instrucción Uno, a cargo del juez Marcelo Cardozo, ordenaron que el cuerpo sea trasladado a la Morgue Judicial para la correspondiente autopsia.

Al ser consultada por la presencia de su hija Claudia en su casa, doña Benítez dijo, muy molesta, que “por borracha nomás vino, porque yo tengo una denuncia contra ella. Le hice una perimetral porque me pega. Me agarra el pelo y me arrastra por toda la casa, me golpeaba contra el piso. El otro día fui y le denuncié y le puse perimetral para que no se arrime. Hace como un mes que no venía, no la esperábamos”.

También tuvo palabras contra su yerno: “Es un chorro número uno, hace poco me robó la tele, agarró mercaderías. Marcelo venía y entraba a mi casa, me robó mercadería hace unos pocos días, me robó un televisor. Quise averiguar para comprar otro y no pude comprar otro”.

Sobre este punto, señaló que junto a su hija le robó las llaves de la casa e ingresaba cuando quería para sustraerle sus pertenencias.

Expresó incluso que le quitaron unos 30.000 pesos producto de su jubilación y aguinaldo, cobrados a finales del mes pasado. Al parecer la pareja no tiene un lugar fijo donde quedarse, pero al lado de la morada de la entrevistada hay un alquiler, que era ocupado por ellos cuando no tenía inquilinos, pese a su pedido desesperado para que liberen el lugar.

“Ojalá que no salgan más, entre ella y el marido le mataron a Mario. Que caiga la Justicia sobre ellos, que no salgan más de la cárcel, que se queden en la cárcel. Para mí era un problema porque Marcelo me prometió que me iba a prender fuego una casa”, concluyó la señora.

 

La espera de los familiares

Sobre la víctima, se supo que estaba separado de la hija de Benítez y se encontraba en el barrio circunstancialmente, visitando a sus hijos.

Elma repitió el cariño que le tenía, expresando que la ayudaba constantemente.

Elma tiene cinco hijos y con algunos de ellos no tiene contacto desde hace más de un año debido a que “se veían venir” una situación como la que ocurrió.

Ayer, hermanos y nietos estaban congregados a poco más de 100 metros de donde ocurrieron los hechos, desde donde se escuchaban los sollozos.

Uno de los presentes atendió amablemente a El Territorio y expresó que era imposible hablar en ese momento.

 

Cuatro vecinos detenidos

Además de Claudia, cuatro hombres fueron presos. Foto: Policía de Misiones

En el marco de las investigaciones y relevamiento de testimoniales, efectivos de la Dirección de Homicidios de la Policía de Misiones detuvieron ayer a tres jóvenes, de 24, 30 y 17 años.

En tanto, la División de Investigaciones de la Unidad Regional X puso a disposición de la Justicia a otro joven de 24 años.

Todos los involucrados son vecinos del barrio y habrían intervenido en la pelea que terminó en la muerte de Torres. De todas formas, las autoridades judiciales deberán determinar la situación de cada uno.

Por ahora, el principal sospechoso permanece en condición de prófugo.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias