viernes 28 de enero de 2022
Algo de nubes 19.7ºc | Posadas

A dos meses del operativo que aún no fue esclarecido

“Cuando el policía me disparó yo me quedé en shock, no podía ni hablar”

Así recordó Tamara Fernández (28) el grave impacto de bala de goma que recibió durante la madrugada del 30 de octubre durante un procedimiento sobre la avenida Cabred, de Posadas

martes 04 de enero de 2022 | 6:51hs.
“Cuando el policía me disparó yo me quedé en shock, no podía ni hablar”
Tamara Fernández recibió un balazo de goma en el pecho. Foto: Federico Gross
Tamara Fernández recibió un balazo de goma en el pecho. Foto: Federico Gross

Desde hace dos meses que Tamara Fernández (28) se recupera del balazo de goma que recibió en el pecho en un confuso operativo policial desplegado durante la madrugada del 30 de octubre.

En conversación con El Territorio, la joven afirmó que si bien ahora la herida está mejor, fueron dos meses de curaciones, dolor y limitaciones para moverse ya que la excoriación se encuentra en la zona izquierda del pecho y era de considerable profundidad.

Luego del episodio policial, la chica fue atendida de urgencia en el Hospital Escuela de Agudos Ramón Madariaga, en donde “al principio me iban a soltar así nomás y después de unos minutos me dijeron que me tenían que operar”.

En la intervención quirúrgica le extrajeron siete perdigones alojados en el lugar del impacto. Estuvo internada tres días y luego pudo volver a su casa, pero, según contó, el dolor era insoportable, ya que en el nosocomio le habían recomendado que se cure con azúcar, pero eso “sólo infectó y empeoró la herida”.

En ese contexto, Tamara comentó que, ante la infección y el dolor, una amiga se ofreció a llevarla a su casa para realizar las curaciones con “una gasa especial con antibióticos”.

Fue así que, según comentó, pudo lograr un avance en la recuperación además de unos remedios que le habían recetado en el Parque de la Salud.

“Gracias a mi amiga estoy bien porque yo estaba postrada en mi cama y ellos -la familia- no se animaban a curarme la herida además de que tenían que ayudarme a levantarme para ir al baño y para bañarme porque yo no podía sola”, aseguró.

Ante esta situación la joven explicó que previo al incidente trabajaba como niñera pero a causa de las excoriaciones sufridas no podía moverse y, por ello, perdió el trabajo.

Actualmente, aún en recuperación, espera poder conseguir otro empleo que le permita seguir con su vida.

Los hechos

 La joven fue agredida mientras esperaba el colectivo en una parada.

Ya era de mañana mientras Tamara esperaba el colectivo sobre la avenida Cabred cuando, según comentó, llegaron varios policías y, sin mediar palabras, comenzaron a pegar a los chicos y chicas que estaban allí.“Nadie entendía nada de lo que estaba pasando, fue todo muy rápido”, aseguró.

Luego agregó: “Cuando el policía me disparó yo me quedé en shock, no podía ni hablar. Se me pasaron muchas cosas por la cabeza porque yo vi el hueco que tenía. Sentí que me quemaba todo por dentro. Miré y mi ropa estaba quemada y cuando vi que empezó a salpicar sangre empecé a lagrimear. Las chicas que estaban ahí lloraban y gritaban. Los policías se quedaron mirando y fue un chico que llamó a la ambulancia para que me lleven”.

Con respecto a las declaraciones de los efectivos policiales, quienes aseguraron haber acudido al lugar por disturbios en la calle, Tamara aseveró: “Yo me acuerdo de todo lo que pasó, pero como son policías ellos pueden hacer lo que quieren. Inventaron un montón de cosas”.

En ese sentido afirmó que para intentar borrar pruebas de lo ocurrido, los uniformados quisieron sacarle el celular a ella y a la persona que la acompañó en la ambulancia hasta el nosocomio.

Por otro lado, también relató que vecinos del lugar recibieron amenazas para que brinden testimonios “a favor” de los uniformados.

En esta línea, la entrevistada agregó que una amiga recibió amenazas por Instagram por parte de un policía cuando se vio en un video que la chica había publicado en la mencionada red social. Esto último, las capturas de pantalla de la conversación, fue agregado a la causa que lleva a adelante el Juzgado de Instrucción Tres.

Otro punto que Tamara tiene en cuenta a la hora de reclamar por esclarecer lo sucedido es que, según comentó a este matutino, cuando se encontraba internada la visitaron dos policías para proceder a tomar su declaración pero escribieron otra versión.

En ese punto aseguró que había contado “la verdad” de cómo se habían desarrollado los hechos en aquella madrugada de octubre pero, cuando fue al juzgado a continuar con el procedimiento, “la fiscal trajo la declaración, la leyó y yo le dije que yo no había dicho eso. El policía hizo que escribió lo que dije cuando estaba internada y sedada, pero al final escribió su versión”.

Familiares de los implicados
En relación a las diversas versiones que se vislumbraron durante las siguientes horas del episodio, varios familiares de los uniformados tomaron la palabra para defender el accionar de los acusados.

Es así que, según comentó Tamara, el padre y la hermana del acusado de haber efectuado el tiro “a quemarropa” hablaron de ella. Dijeron, entre otras cosas en redes sociales, que ella era una persona prófuga de la Justicia y que, además, era madre de dos niños.

Sobre esto último, Fernández aclaró que ella no tiene hijos y que decidió, junto a su familia, hacer caso omiso a ello, ya que -afirmó una vez más- ella sabe lo que pasó y mucha gente opina del incidente sin haber estado allí.

En relación al impacto de bala de goma que recibió Tamara, el policía implicado -luego detenido- declaró que la joven había intentado agarrar su arma reglamentaria, que lo había empujado y escupido.

En ese sentido la joven aseguró que “hay un montón de videos que la gente todavía no vio, hay videos filmados por celulares y los videos de la calle. Todo eso tiene el juez y por eso el policía está preso además que tiene varias denuncias por otras cosas que hizo”.

Por su parte, el abogado que acompaña a Tamara, Ricardo Rodríguez, le informó que el proceso continuará luego de la feria judicial y, mientras tanto, el policía que efectuó el disparo continúa privado de su libertad.

 En cifras

7 Fueron los perdigones que extrajeron del pecho de Tamara Fernández durante su estadía en el Hospital Madariaga, de Posadas.

 Cúpula removida y contención
 
De manera oficial, el pasado 1 de noviembre la Policía de Misiones confirmó que la Jefatura de Misiones ordenó “la inmediata remoción de la cúpula del Comando Radioeléctrico Oeste y el pase a disponibilidad de tres efectivos de la fuerza directamente involucrados en el hecho”.

Desde ese momento, se dispuso que el comisario inspector Justo Bareiro quedara al frente de la división Comando Radioeléctrico Oeste.Y que estaría secundado por el subcomisario Alexis Roses.

También se instruyó a la Dirección de Asuntos Sociales la designación de un gabinete interdisciplinario, compuesto por especialistas de la fuerza, para trabajar en la contención y acompañamiento de Tamara.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias