domingo 23 de enero de 2022
Nubes dispersas 38.6ºc | Posadas

Entrevista a Vanesa Paris, especialista en reumatología

“Hay tratamiento, pero ninguna enfermedad reumática tiene cura”

El reuma y las consultas más frecuentes en Misiones. La importancia de no suspender la medicación y de mantener un estilo de vida sin estrés y, sobre todo, sin tabaco

lunes 27 de diciembre de 2021 | 6:04hs.
“Hay tratamiento, pero ninguna enfermedad reumática tiene cura”
Vanesa Paris, especialista en reumatología. Foto: César Lasso
Vanesa Paris, especialista en reumatología. Foto: César Lasso

“Existe un concepto erróneo de que el reuma es la enfermedad de los ancianos o del adulto mayor, y sería muy importante destacar que las enfermedades reumáticas se ven en todos los rangos, que pueden aparecer en todos los estadios, desde la infancia, o en los adolescentes, en el adulto joven, en el adulto mayor o en la tercera edad”. La frase le corresponde a Vanesa Paris, especialista en reumatología.

La profesional, quien se desempeña en el ámbito público y en el privado, fue invitada al ciclo ConCiencia, un espacio de El Territorio para abordar temas de salud. En la ocasión, el tema estuvo basado en las dolencias más frecuentes en el país y en Misiones, un tópico que tuvo especial despliegue en el último congreso de la Sociedad Argentina de Reumatología (SAR).

En ese sentido, según la SAR, las cinco enfermedades reumáticas más frecuentes en Argentina son la artrosis, la fibromialgia, la artritis reumatoidea, el lupus y la gota. Algunas de ellas tienen síntomas similares y confunden a los pacientes, por lo que es importante conocerlas para poder diferenciarlas. Las enfermedades reumáticas son un conjunto de unas 200 patologías diferentes que tienen en común el dolor de las articulaciones, músculos y/o tendones.

De su experiencia en consultorio, ¿qué es lo más habitual de detectar en niños y en adultos?

En el adulto mayor la artrosis es la dolencia más frecuente. Nosotros por suerte contamos con un especialista, una reumatóloga que se dedica a niños que ella sería la que podría hablar mejor de esa parte, pero en líneas generales en el niño es muy común la artritis idiopática juvenil, o sea, todo lo que es menor a 16 años. También tenemos un porcentaje alto de lupus eritematoso sistémico en los niños. En este rango etario nosotros no hablamos de artrosis, ya que eso sí es exclusivo del adulto mayor.

¿Qué es el lupus? ¿Qué daños acarrea en la salud?

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune muy compleja que tiene una afectación orgánica múltiple. Puede dar muchísimas enfermedades; al ser sistémica puede afectar muchos órganos, la piel, el corazón, los riñones, el sistema nervioso central, la sangre. Tiene un amplio abanico de síntomas y tiene también un curso y un pronóstico muy variable que no podríamos decir que existen dos pacientes iguales. Es una enfermedad que afecta más que nada a la mujer en su etapa fértil, es decir, entre los 20 y 40 años. Si hacemos un porcentaje o comparamos con el varón, digamos que afecta a diez mujeres por cada varón. Puede tener como decíamos un curso muy variable desde manifestaciones leves, como ser una caída de pelo, o severas, como compromiso pulmonar o compromiso renal. Si hacemos un tratamiento oportuno, podemos evitar grandes secuelas y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Por supuesto no hablamos de cura; hablamos de remisión, de controlar la enfermedad, de mantener la enfermedad dormida y eso sería la remisión, que es lo que buscamos en cada uno de estos pacientes.

Quiere decir entonces que las enfermedades reumáticas no tienen cura…

Tratamiento sí, pero cura no. Ninguna enfermedad tiene cura. Nosotros, los especialistas, no hablamos de cura, hablamos de remisión, que es mantener la enfermedad sin parámetros de actividad, con los pacientes tomando la menor dosis posible. Tomar alguna medicación que mantenga la enfermedad dormida, eso sería la remisión, digamos el paciente fuera de riesgo. Por supuesto no debe ser corticoides.

¿Cuál es la consulta más frecuente?

Mucha gente se acerca al reumatólogo por dolor en las articulaciones y otro porcentaje más pequeño se acerca ya con un diagnóstico, con una sospecha de diagnóstico. Ese dolor articular puede ser originado en lo que es la articulación en sí o en los otros componentes del aparato locomotor puede ser músculo tendones, ligamento y el paciente por ahí lo refiere como dolor articular en general, pero no es la articulación la que está afectada, sino las otras estructuras.

Cuando hablamos de dolor únicamente o de artralgia hablamos de que esa articulación duele, pero no está hinchada. Nos está inflamada, no está caliente cuando ocurre eso ya estamos hablando de una artritis y dentro de eso ya entramos al capítulo de las otras enfermedades reumáticas más frecuentes en el país y en nuestra provincia que es la artritis reumatoidea que afecta más o menos al 1% de la población general; también se da más en las mujeres no conocemos la etiología precisa sí, pero sí una confluencia de factores pueden hacer que la misma se desencadene y se caracteriza por una poliartritis, o sea, más de cinco articulaciones inflamadas. Ambas manos, por ejemplo, es una poliartritis simétrica bilateral tenemos mayor compromiso en manos y pies, pero que también se ve en  otras articulaciones, ambos codos, hombros, rodillas, tobillos. Da mucho mucha rigidez por la mañana, mucho dolor el paciente, se levanta como entumecido y es así muchas veces como no  llegan al consultorio, con algún medicamento tal vez tomando algún analgésico.

Sin diagnóstico, la situación se agrava…

La artritis reumatoidea, por ejemplo, es una enfermedad que si no hacemos un diagnóstico y un tratamiento oportuno precoz, puede tener grandes y secuelas a nivel articular y bueno justamente hacemos hincapié en la   detección de estos síntomas para que consulten en forma en forma precoz porque al dar un tratamiento oportuno podemos evitar las secuelas, podemos evitar el daño, podemos mejorar la calidad de vida. Es más común entre los 30 y los 40 años de edad, también se dan los niños y la forma juvenil, como en menores de 16 años, o en el adulto mayor. Es más frecuente en la mejor etapa en la etapa productiva de la vida, y si llega ocasionar secuelas acarrea mucha alteración en la vida social y en la vida familiar, presenta mucho ausentismo laboral y muchos retiros anticipados. Entonces si logramos diagnosticar la enfermedad a tiempo y tratarla, evitamos todo ese tipo de daño y el paciente puede hacer su vida prácticamente normal, siempre con tratamiento con medicaciones.

¿Hay pacientes que desertan del tratamiento? ¿Son los menos o los más?

Sí, pasa todo el tiempo, pero son los menos. Yo creo que todos pasan por una negación al principio, se preguntan ‘¿por qué a mí?’, entonces cuesta mucho asumir esta enfermedad, que una vez que apareció estará siempre. Una vez que abandonan su tratamiento vuelven en crisis y vuelven peor hasta que en algún momento se dan cuenta de que el tratamiento es para siempre, pero no quiere decir que la dosis va a ser la misma de siempre. El tema es no cortar el tratamiento, siempre con el seguimiento de su reumatólogo, que le va a ir indicando las modificaciones.

Se habla últimamente mucho de fibromialgia, ¿cuáles son las características de esta enfermedad?

Se define como un síndrome doloroso crónico que se caracteriza por dolor fibromuscular difuso, no es dolor articular. Se caracteriza también por presión dolorosa de ciertas áreas anatómicas específicas. También por trastornos en el sueño, alteraciones cognitivas, mucho cansancio, no se sabe tampoco el origen con certeza, así que influyen varios factores en su  aparición. También se da más en las mujeres entre los 40 y los 50 años y se dice que en nuestro país entre un 2 y un 4% de la población lo padece, o sea que dentro de todo es bastante frecuente. Muchas veces el gatillo es el estrés laboral o los traumas de la infancia, por ahí alguna situación de abuso que hace que esta enfermedad aparezca. No es autoinmune, pero sí es sumamente dolorosa, tiene un gran abanico de sintomatología. Cuando el dolor de la fibra muscular en generalizado, es invalidante para el paciente y tiene mucho dolor de cabeza.

Sabemos, entonces, que no tienen cura, pero ¿hay una manera de prevenir las enfermedades reumáticas?

Creo que la mejor manera de prevenirlas es cambiar los malos hábitos, o sea, mejorar nuestro estilo de vida manteniéndonos en un peso correcto, haciendo actividad física, comiendo sano, evitando el tabaco  sobre todo. El tabaco es uno de los gatillos principales para  la aparición de artritis reumatoidea, por ejemplo. Si, entonces, uno no sabe, va a padecer este tipo de trastornos y bien decimos que no es hereditario, pero existen, se han estudiado genes que saben que hay predisposición a padecer la enfermedad dentro de la misma familia y si esa persona se dedica a tener malos hábitos, entre ellos fumar, es como que estuviera colaborando para la aparición de la enfermedad. Tratar de estar un poco tranquilo es fácil decirlo, pero no es fácil lograrlo con el contexto en el que vivimos, el vivir a las corridas y el estrés diario. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias