miércoles 26 de enero de 2022
Muy nuboso 34.7ºc | Posadas

Nuevos aires trasandinos

Gabriel Boric ganó la presidencia en Chile y Latinoamérica vuelve a pensar en la patria grande al surgir nuevos dirigentes progresistas. El FMI reconoció que el préstamo otorgado al gobierno de Macri tuvo otros fines y dejó en evidencia la fuga de esos fondos. Siguen los cruces por el rechazo opositor del presupuesto nacional, torpeza y avivada para el show mediático

domingo 26 de diciembre de 2021 | 6:05hs.
Nuevos aires trasandinos

Contra todos los pronósticos de los medios de derecha chilenos que consideraban que la disputa estaba empatada con un aire de posibilidades de que ganara el líder conservador y pinochetista José Antonio Kast, finalmente el candidato de izquierda Gabriel Boric ganó por más de 10 puntos de diferencia el balotaje consagrándose como el presidente electo más joven de la historia de Chile.

Con apenas 35 años logró dar vuelta la elección general y conseguir los apoyos de la mayoría de los chilenos. Para ello encaró una campaña de segunda vuelta muy inteligente, abogando por un país unido, más justo y que el crecimiento sostenido sea inclusivo en la distribución de las riquezas. Es un cuadro político de gran envergadura, formado en las luchas por los derechos estudiantiles, fue uno de los líderes de las protestas estudiantiles que estallaron en 2011 durante el primer gobierno de Sebastián Piñera en demanda de mejoras en la calidad en la educación y el avance a la gratuidad.

Además de su juventud, trae un nuevo estilo y llega con la promesa de reformas sociales, en una sociedad donde aún resuena los efectos de la dictadura. Boric llega demostrando capacidad de diálogo, tras enfrentarse hasta a las críticas de su sector para firmar en 2019 el amplio acuerdo político que permitió una salida al estallido social y condujo al plebiscito para redactar una nueva Constitución chilena.

Se destaca su personalidad sólida y carismática, la cual evidencia que en las elecciones, además de los proyectos, se votan candidatos de carne y hueso capaces de interpretar las demandas sociales y persuadir a los electores que son la mejor herramienta para llegar a los objetivos sociales. Boric quiere transformar a Chile en un país más justo, tras las protestas contundentes que visibilizaron la desigualdad en el país hace dos años.

En su primer discurso como presidente electo mostró para dónde quiere que vaya su gobierno. Fue conciliador con los sectores que no lo votaron, se mostró moderado con sus seguidores, a quienes les ratificó todos los cambios propuestos en su campaña, pero les dijo que se avanzará con pasos cortos y firmes.

No apuesta a cambios radicales y rápidos. Sabe que tiene un Congreso dividido en el que se necesitará de mucho diálogo para llegar a acuerdos básicos duraderos. Por supuesto que en este lado de la cordillera se vivió como un Boca-River. Es que Mauricio Macri y gran parte de Juntos por el Cambio querían que ganara Kast y desde el gobierno esperaban el triunfo de Boric, al que saludaron y festejaron.

Ahora todas las miradas estarán puestas en el gigante de América Latina como es Brasil, donde, si no hay imponderables, parecería que Luiz Inácio Lula da Silva volvería al gobierno y con él la reedición de la patria grande que tanto se trabajó anteriormente. De yapa, argentina puede verse favorecida por el regreso del líder del Partido de los Trabajadores.

FMI obligado a decir algo
Del escandaloso mayor préstamo en la historia que le concedió el FMI al gobierno de Macri, que las partes confiesan que fue en apoyo político y se cuestionó que no pasó por el Congreso, esta semana salió el informe que tuvieron que hacer para revisar las razones técnicas. Desde el gobierno lo consideraron tímido, pero deja en claro que gran parte de la monstruosa deuda financió la fuga de capitales. De hecho, el presidente Alberto Fernández publicó el informe escrito en inglés y luego tradujo en español las partes más sustanciales. Allí detalla que la única traducción posible de ‘capital flight’ es fuga de capitales. Indicó que no hay una interpretación alternativa y que más allá de los sofismas opositores, el FMI admite que hubo en el período 2018/19 ‘capital flight’, sea o no bajo procedimientos habilitados para ello.

Allí planteó Fernández que es imperioso entender la dimensión de la deuda otorgada por el FMI a la Argentina, con el indudable propósito político de sostener un gobierno que sólo lastimó los intereses del pueblo y que demandará mucho tiempo a la argentina reponerse de semejante daño. Se refiere al préstamo otorgado por el FMI al gobierno de Mauricio Macri y que se terminaron desembolsando 44.000 millones de dólares.

Más allá de intentar presentar desde el FMI un informe con mucha diplomacia, debe admitirse que por un lado realizó el reconocimiento de que los fondos no fueron utilizados para los fines otorgados y, sobre todo, echa por tierra la especulación de algunos opositores que creían descabellado que el gobierno nacional pidiera tal explicación.

Alberto Fernández calificó de lapidario el informe del FMI cargando culpas a la administración anterior y se mostró confiado en lograr uno nuevo, además de insistir en que el gobierno seguirá pagando lo acordado.

Misiones y otras provincias
Esta semana siguió el debate en torno a las consecuencias para el país del hecho de haberse rechazado el presupuesto nacional. Un punto positivo para las provincias es que -de acuerdo al gobierno nacional- se mantendrían las obras previstas, pese al rechazo del presupuesto que había sido un revés para el gobierno en medio de las negociaciones con el FMI para refinanciar la deuda de 44 mil millones que contrajo la administración de Mauricio Macri en 2018, pero también inquietó a los gobernadores, ya que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, había advertido a las provincias que deberían rehacer sus presupuestos o recortar gastos.

Sin embargo, en forma posterior el presidente Alberto Fernández intentando llevar calma convocó a un grupo de gobernadores para asegurarles que no habría modificaciones de partidas.

Mañana parte de ese acuerdo quedaría plasmada en la firma de un nuevo consenso fiscal que asegure los recursos que se reparten entre la Nación y las provincias. El acuerdo tendrá gran volumen político, puesto que ya confirmaron la firma gobernadores de la oposición.

Herrera Ahuad tendrá una intensa jornada de negociación con el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Juan Manzur. Es que Misiones anhela contar con mayor certeza desde Nación para sostener lo que llaman desde la provincia una apabullante actividad económica en todos los rubros, desde la industria al sector forestal, yerba y té, comercios, turismo, reflejados en el crecimiento de empleo y la recaudación.

Algunos números muestran actividad superior que antes de la pandemia. Desde el oficialismo provincial plantean que ello fue posible gracias a las políticas que diseñaron el gobernador y el intendente Leonardo ‘Lalo’ Stelatto para potenciar la economía sin descuidar la salud.

Cuando todo indicaba que este buen momento de la economía local tendría incluso un mayor impulso desde la Nación, ello se vio frenado abruptamente por el rechazo al presupuesto nacional. Es que allí figuraba la zona libre de impuestos, que según se supo ya tenía visto bueno de Alberto Fernández, Sergio Massa y Máximo Kirchner, además de perderse un paquete de obras para todos los municipios de unos 100 mil millones de pesos, que representa nada menos que un 40% del presupuesto total provincial para el 2022. Por eso retumbó tanto en la provincia la actitud de los tres legisladores de Juntos por el Cambio que votaron por orden partidaria rechazando los beneficios para la provincia.

Después de los festejos en el recinto tipo estudiantina por el rechazo, los focus group mostraron la pésima jugada de los legisladores de la oposición entre los que figuran los misioneros Martín Arjol, Florencia Klipauka y Alfredo Schiavoni. Al respecto hubo mucha opinión en la semana, incluso del recién electo presidente de la UCR nacional y a su vez gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Cuestionó la irresponsabilidad de los legisladores que votaron en contra del presupuesto, generando un grave perjuicio.

El presidente de la Legislatura y conductor de la renovación, Carlos Rovira al hacer pública su postura sostuvo que se le hizo un daño irreparable a la República, al negarle a todo un país contar con un presupuesto; una situación insólita que se dio por primera vez desde el retorno de la democracia. Planteó Rovira que si la oposición no estaba de acuerdo con lo estimado, podría haber presentado un proyecto alternativo, cosa que nunca ocurrió.

Torpeza y avivada
Hay que decir las cosas como son, el gobernador de la provincia Oscar Herrera Ahuad en el calor de la discusión por Twitter con el diputado nacional de Juntos por el Cambio Martin Arjol cometió la torpeza de adjuntar una captura de pantalla que daba cuenta de una charla telefónica privada que habían tenido entre ambos antes del tratamiento del presupuesto nacional.

Herrera Ahuad no podía creer cómo Arjol faltaba a la verdad y blanqueó la comunicación entre ambos, que como se sabe no fue la primera. Tampoco debería ser un pecado que se comunicaran, al contrario, debería ser considerado una virtud el diálogo por el bien común entre diversos espacios políticos.

Cuando Herrera Ahuad público la imagen del diálogo, quedó expuesto el número de teléfono del legislador. Después de unos minutos, el gobernador bajó esa publicación y luego la subió de nuevo, pero sin la imagen que mostraba los datos del diputado. En síntesis, como decimos en Misiones, el gobernador con su primer mensaje metió la pata, pero inmediatamente al detectar su error, lo enmendó en minutos.

Esto es una parte de la comedia y cómo se presentaron los hechos. La otra es el circo montado por Arjol y el bloque radical de diputados nacionales. Al legislador misionero, 48 horas después del evento, sin decir nada, le agarró una repentina indignación, se argeló tardíamente aprovechando que había sesión en el recinto. Es cierto que con el éxito electoral la oposición misionera decidió empezar a jugar más fuerte con miras al 2023, pero Arjol se excedió.

Resolvió entrar en el juego de los porteños, al denunciar al gobernador calificándolo de escrachador y capanga, como también lo reflejarían en un comunicado del bloque y la salida en conjunto de la mayoría de los dirigentes del espacio de la provincia. Se supo que un dirigente radical posadeño que reviste servicios en el Concejo hizo la captura del error del gobernador y esto fue lo utilizado en el momento oportuno para montar el show mediático y de paso desviar la atención sobre el debate de cómo fue el rechazo al presupuesto.

En cuanto al uso de las redes o las comunicaciones, siempre representa una línea delegada para todos. Por citar un caso, en mayo de este año, hace ocho meses el teléfono celular del gobernador Herrera Ahuad literalmente explotó porque llegaron cientos de mensajes en simultáneo como parte de una protesta docente. Representó para el mandatario provincial un mal momento sin dudas, pero no cambió el número alegando estar en riesgo. Posterior a ese evento, siguió su vida pública normalmente.

En el caso de Herrera Ahuad, aquello no modificó su accionar en la función ni en la política. También es cierto que a mayor cargo mayor responsabilidad. Por ello quizás este contrapunto en las redes sirva para que el mandatario provincial mida sus intervenciones en redes, en especial con los dirigentes de la oposición, que siempre estarán esperando llevar agua para su molino.

Esta mal que un dirigente por oportunismo político circunstancial niegue los hechos que le constan o aproveche ciertas circunstancias para enlodar al adversario. Hay otros intereses muy superiores qué hay que tener en mira. Máxime cuando las buenas relaciones ya existen, incluso fuentes bien informadas aseguran que desde la campaña de Arjol le pidieron ayuda a la renovación para vencer en las primarias a quien era en ese momento su principal contrincante Pedro Puerta.

También es un dato que emergió la chatura comunicacional del gabinete y dirigentes renovadores para salir a la arena de los medios y redes para defender posiciones y no exponer al gobernador. Hay excepciones, como los ministros Adolfo Safrán y Ricardo Wellbach. También es justo mencionar a los tres ex gobernadores, Carlos Rovira, Hugo Passalacqua y Maurice Closs, que salieron con fuerza a defender la postura a favor del presupuesto con beneficios para Misiones.

En cuanto a la actitud de Arjol, debería cuidarse de las luces de Buenos Aires; la historia política de Misiones cuenta muchas anécdotas de cómo se perdieron buenos dirigentes en ese laberinto de lobos. Por lo tanto, quizás no estaría mal seguir apegado y escuchando los consejos de su mentor Ricardo “Cacho” Barrios Arrechea y no obnubilarse por los flashes mediáticos capitalinos y las enseñanzas que pretende impartir Fernando Iglesias. Tal vez la ecuación más favorable sería más Cacho y menos Iglesias. Hasta sus correligionarios, después de que bajó la espuma, lo criticaron con dureza por el acting montado por el legislador nacional.

Cada uno hará el balance de sus errores, pero sería bueno para la política misionera en general y para que los ciudadanos sigan teniendo altas consideraciones, mantener las buenas costumbres que es nuestro sello, revalorizar la política, el diálogo, la palabra empeñada porque es lo que somos y nos representa.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias