viernes 28 de enero de 2022
Algo de nubes 19.7ºc | Posadas

Entrevista al economista y periodista Alfredo Zaiat

Crecimiento económico y la deuda con el FMI, las dos caras del 2022

Tras la pandemia, la economía logró superar los niveles de 2019 y con suba del 10% del PBI. La macroeconomía y la mejora en la distribución de los ingresos serán clave

domingo 26 de diciembre de 2021 | 6:05hs.
Crecimiento económico y la deuda con el FMI, las dos caras del 2022
Alfredo Zaiat. Economista y periodista
Alfredo Zaiat. Economista y periodista

A pocos días de empezar a transitar el 2022, son muchos los que se preguntan qué nos deparará la economía argentina en el nuevo año. Y en materia de pronósticos hay para todos los gustos. Desde los que avizoran un panorama caótico hasta los que advierten que será un año casi de color de rosa.

En el medio de esas miradas extremas, el economista y periodista de Página 12 Alfredo Zaiat señala que “el 2022 será un año de crecimiento económico porque así ya lo están mostrando las cifras oficiales de mejora del empleo registrado, de aumento del Producto Bruto Interno (PBI) y de incremento en la producción industrial”, pero también advierte que “el gran desafío será la carga insoportable de la deuda y un programa económico auditado por el Fondo Monetario Internacional en un contexto de social y laboral muy frágil”.

Para analizar lo bueno, lo malo, lo lindo y lo feo que podría ocurrir el año próximo, El Territorio diálogo con Zaiat, quien expresó su mirada sobre lo que se viene en materia económica y sobre la responsabilidad de la política al momento de tomar las medidas correctas para conducir el país en un año clave que está a punto de comenzar.

Las dos caras del 2022
“El 2022 será un año de crecimiento económico y por lo tanto no hay que quedar atrapado en fantasmas que pronostican todos los economistas del establishment”, explicó de entrada.

Consultado sobre cuáles son las variables que analiza para pronosticar ese crecimiento económico, el economista dijo que “en estos días se difundieron informes oficiales que dan cuenta de un sostenido crecimiento del Producto Interno Bruto (PBI), de un abultado superávit del balance comercial, de un fuerte incremento de la producción industrial y de una persistente mejora del empleo registrado”.

Fundamentó su pronóstico explicando que “la economía ingresó en el tramo final del año en niveles de prepandemia. De acuerdo al Indec, en septiembre la producción de bienes y servicios marcó el tercer mes consecutivo que supera la actividad prepandemia. El PBI proyecta un cierre 2021 con un 10 por ciento de aumento, que es similar a lo perdido en 2020”.

También destacó en materia industrial “el acumulado de los primeros nueve meses del año, mostró la recuperación del sector con el 6 por ciento contra el mismo período de 2019, lo que indica una de las velocidades de recomposición más rápidas del mundo, por detrás de China y por encima de varias potencias”.

Otros condimentos positivos desde el punto de vista de Zaiat son “el saldo a favor de la balanza comercial de intercambio con el exterior y el crecimiento del trabajo formal: la suba respecto a diciembre de 2019 es del 3.7 por ciento lo que representan 42.000 puestos. Esto no significa que la desocupación esté solucionada ni mucho menos, pero claramente habla de un camino positivo en esa búsqueda”.

Pero la otra cara del 2022 no es tan feliz, porque muestra que “pese la sustancial mejora macroeconómica, la situación sigue siendo crítica porque todavía la economía no se encuentra en niveles de 2015. O sea, le queda recuperar el terreno perdido durante el tercer ciclo neoliberal liderado por Mauricio Macri y debe hacerlo con la pesada carga de la deuda y un programa económico auditado por el Fondo Monetario Internacional”.

En la lista de la cara más dura del 2021 Zaiat enumeró que “los ingresos de los sectores populares siguen deprimidos, la pobreza por ingresos monetarios alcanza a 40,6% de la población y la indigencia, al 10,7%, la fragmentación del mercado del trabajo muestra un importante grado de informalidad, el universo laboral está en estado crítico y el Banco Central enfrenta un panorama complejo en el manejo de las reservas”.

Y como si esa dura lista de problemas fuera poco, Zaiat también destacó que a ese punteo “hay que sumar la deuda de 45 mil millones de dólares con el FMI, que tiene un doble impacto negativo: es un pasivo impagable en las actuales condiciones y coloca a la economía argentina a una permanente auditoría de ese organismo”

Hay luz al final del túnel
“Hay servicios que estuvieron muy castigados durante los dos años de la pandemia y que este último trimestre empezaron a levantar la cabeza. Esos sectores tendrán fuerte recuperación durante el 2022. Vamos a tener la temporada de verano más impactante de las últimas décadas, por lo tanto, todo lo relacionado con transportes, servicios turísticos, entretenimiento, cultura, gastronomía, hotelería van a tener un crecimiento fabuloso”, señaló Zaiat.

Seguidamente explicó que “el incremento de la circulación está impactando positivamente en forma directa en las actividades más castigadas por la pandemia: gastronomía, turismo, servicios recreativos y culturales, el transporte de pasajeros y ciertos segmentos del comercio minorista, particularmente el de indumentaria y calzado, con mayor presencia en centros de compras que los estamos viendo en casi todo el país”.

Luego, destacó que esos sectores “son motores potentes del crecimiento económico”.

A su juicio “el gran desafío no es el crecimiento económico sino su distribución para mejorar el ingreso de los sectores más necesitados, es decir el salario de los trabajadores, las jubilaciones y los sectores históricamente postergados”.

El acuerdo con el Fondo
Con respecto al acuerdo con el FMI que busca lograr por estos días el equipo económico que dirige el ministro Martín Guzmán, como única salida posible que tiene el país, Zaiat respondió que “el acuerdo con el FMI no es ninguna salida. Es más bien la única forma posible de tratar de resolver la peor herencia que dejó el macrismo. Se trata de un crédito totalmente impagable que trajo de nuevo al FMI a nuestro país, una pesada carga no sólo para el gobierno de Alberto Fernández sino para los futuros gobiernos”.

Desde su punto de vista “tenemos que tratar de conseguir el mejor acuerdo de lo peor que ya es el hecho de tener que acordar con el FMI”.

Zaiat explicó que “el acuerdo posiblemente se logrará antes de marzo, que es cuando operan los primeros vencimientos de deuda que nuestro país debe pagar. O quizá se pueda pedir el corrimiento de esos vencimientos. Más que la fecha de firma del acuerdo importa el acuerdo que suscriba el país”.

La inflación nuestra de cada día
El economista también se refirió a la inflación, palabra recurrente e histórica en el lenguaje de los argentinos. Desde su punto de vista, para controlar este grave problema que hace que los precios de los productos y servicios aumenten y que el dinero para adquirirlos cada vez valga menos es necesario un acuerdo de todos los sectores sobre un conjunto de variables fundamentales de la economía.

Según Zaiat, “la inflación se ha ubicado en un rango de variación mensual muy elevado, con una tasa anualizada de 50% a pesar del congelamiento de tarifas y combustible”.

Seguidamente, explicó que “los frentes para atacar la inflación son básicamente acuerdos sobre la puja distributiva, es decir cómo se distribuyen salarios y la ganancia en las empresas, los niveles tarifarios, los servicios públicos, el precio del combustible, el nivel del tipo de cambio, las medidas de regulación para tratar de amortiguar los impactos negativos del sector externo, la búsqueda de una consolidación de las cuentas públicas sin afectar el bienestar general y una consolidación de la moneda nacional, es decir una política monetaria consistente en función de disminuir los rasgos bimonetarios de la economía argentina”.

Pero luego de enumerarlos y de entender que se trata de cuestiones vitales para la economía de un país y teniendo en cuenta que la clase política argentina ni siquiera logró ponerse de acuerdo para aprobar un presupuesto anual, la reflexión es obvia. “Si no se ponen de acuerdo para aprobar una ley de presupuesto, difícil que acuerden sobre todos estos ejes centrales de la economía nacional”, señaló Zaiat.

La falta de presupuesto
Según Zaiat, “este bloqueo a la ley de presupuesto que hizo la oposición no tiene ningún lado bueno, porque afecta a toda la población. No es bueno para nadie que su provincia o su municipio se quede sin obras públicas o no tenga certeza sobre los recursos que necesita para el funcionamiento de todos los servicios esenciales que demanda la población”.

En ese contexto, Zaiat explicó que “es lógico que los gobernadores hayan puesto el grito en el cielo y estén movilizados por esta cuestión, porque se la ven venir y de alguna manera quieren ver de qué manera la Nación les puede garantizar los recursos que necesitan”.

Con respecto al impacto de esta medida en un pequeño comerciante, en un jubilado o en un trabajador de la esfera pública o privada, Zaiat explicó que “esta irresponsabilidad de la oposición de dejar sin presupuesto al gobierno nacional perjudica a todos los sectores porque afecta directamente la distribución de recursos coparticipables y también al financiamiento de las obras públicas o de políticas específicas que estaban acordadas en muchas provincias”.

El impacto para los ciudadanos que habitan esas jurisdicciones “se sentirá en el deterioro de los ingresos que reciben sus provincias y consecuentemente las dificultades de esas administraciones para implementar políticas públicas. También menor dinamismo en las obras públicas”.

 

Misiones espera transitar un año de más desarrollo y crecimiento Misiones busca continuar la senda del equilibrio sin claudicar derechos La causalidad se impuso a la casualidad Agro apuesta a fortalecer el mercado y potenciar las chacras sustentables Los dirigentes remarcan fortalezas y debilidades a tener en cuenta Para Stelatto, gestionar es el modo renovador de hacer política 2022: gestionar y crear Consolidar más sectores, la clave de la industria misionera en 2022 Comercios y pymes apuntan a un plan de crecimiento sostenido El turismo busca afianzarse tras el despegue que tuvo en el 2021

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias