miércoles 19 de enero de 2022
Cielo claro 27.7ºc | Posadas

Reclamo de familiares de los condenados por el homicidio de Wasyluk

“Los que estuvieron en la Primera son los responsables y saben la verdad”

Ayer se manifestaron frente al Tribunal Penal de Oberá. Solicitan que se revea el fallo que condenó a perpetua a tres ex policías. Cuestionaron el rol del personal de la Primera

miércoles 22 de diciembre de 2021 | 6:03hs.
“Los que estuvieron en la Primera son los responsables y saben la verdad”
Cerca de 30 personas se presentaron ayer frente al edificio del Tribunal Penal Uno de Oberá. Foto: Daniel Villamea
Cerca de 30 personas se presentaron ayer frente al edificio del Tribunal Penal Uno de Oberá. Foto: Daniel Villamea

“Presos injustamente. Libertad para Carlos, Pedro y Ricardo”. “Leyes hay, lo que falta es justicia”. “Justicia por los policías de Villa Bonita”. “Sin justicia no hay paz”.

Bajo estas consignas se manifestaron ayer familiares de los ex policías Pedro De Mattos, Carlos Antonio Gómez y Ricardo Javier Rodríguez, quienes el pasado martes 14 de diciembre fueron condenados a la pena de prisión perpetua por el homicidio de Hugo Miguel Wasyluk (38), cuyo cadáver fue hallado en una celda de la Seccional Primera de Oberá en los primeros minutos del 27 de abril de 2011.

Precisamente, los manifestantes hicieron hincapié en la presunta responsabilidad que les habría cabido a quienes al momento del hecho prestaban servicio en la Primera, donde la víctima agonizó por 27 horas tal como luego determinó la autopsia.

En la instrucción de la causa se determinó que el jefe de la dependencia y los subalternos con rol de mando estaban al tanto que el detenido se hallaba malherido y pidió para ir al hospital, como incluso se dejó asentado en el libro de guardia. Por ello fueron imputados y llegaron a juicio acusados de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Ya en el debate oral, diez años y medio más tarde, tanto la querella como la fiscalía solicitaron penas de prisión para los ex policías de la Primera, pero finalmente el Tribunal Penal Uno los absolvió por el beneficio de la duda.

“En la Primera sabían que Wasyluk estaba mal y dejaron constancia en el libro. Los jefes estaban informados. En el relevo de guardia se lee el libro y se pasan todas las novedades que están plasmadas en el libro. Ellos sabían que el detenido estaba pidiendo asistencia médica pero no le brindaron”, señaló Marcelo De Mattos.

“Muchas dudas”

En diálogo con El Territorio, el sobrino de Pedro De Mattos explicó que los familiares de los tres condenados a prisión perpetua pretenden que “el fallo se revea porque nos dejó muchas dudas. Además, los tres ya estuvieron tres años y 15 días con prisión preventiva y deberían esperar en libertad hasta que el fallo quede firme”.

“Todo el tiempo que estuvieron en libertad demostraron que no había peligro de darse a la fuga, todas las veces que salieron de la ciudad vinieron al Tribunal Penal y pidieron autorización por escrito y siempre se presentaron en tiempo y forma”, remarcó.

De Mattos, Gómez y Rodríguez, junto a Jorge Antonio Heijo y Wilson Ricardo González, integraron la patrulla de la Comisaría de Villa Bonita que la noche del 25 de abril de 2011 detuvo a Wasyluk.

A criterio del Tribunal, los tres primeros fueron los responsables de las torturas que derivaron en la muerte de la víctima, por lo que recibieron la máxima pena.

Heijo y González fueron condenados a 8 y 5 años de prisión, respectivamente, por no evitar la tortura -siendo competentes para ello- y encubrimiento.

Luego de ser capturado en Villa Bonita, Wasyluk fue trasladado a Oberá, donde en primera instancia el médico policial José Orlando Morales (ya retirado) lo revisó mientras comía un asado en el campito de los médicos y certificó que tenía excoriaciones, es decir lesiones leves.

El profesional también llegó a juico imputado por incumplimiento de los deberes de funcionario público, pero el Tribunal declaró extinguida la acción penal por prescripción.

Es decir, que la instancia de juicio oral se haya demorado más de una década no hizo más que favorecer a Morales.

El rol de la Primera

En este contexto, de los trece funcionarios que fueron juzgados por el homicidio de Wasyluk sólo cinco resultaron condenados y tres a la máxima pena.

Por ello, los familiares de estos últimos se manifestaron frente a la sede del Tribunal obereño en reclamo de la revisión del fallo que aún no se halla firme.

“Yo también soy policía y sé que como funcionario público tengo la obligación de asistir a la persona que está privada de su libertad. El detenido pide asistencia médica y se le debe brindar. El policía no está preparado como un médico, pero están todas las herramientas a disposición. Hay médico, móvil, ambulancia. Podrían haberlo internado. Un ser humano que estuvo 27 horas sin asistencia médica y nadie se hizo cargo”, opinó Marcelo De Mattos insistiendo en la responsabilidad de los ex efectivos de la Seccional Primera.

Aseguró que en reiteradas ocasiones habló con su tío de lo sucedido en la detención y el traslado de Wasyluk, y siempre le manifestó lo mismo: que no lo golpearon.

“Mi tío no sabe qué pasó para que termine tan herido. Por eso decimos que los que estuvieron en la Primera son los responsables y los únicos que saben la verdad. También hay un certificado médico de primera instancia y decía que no tenía lesiones de consideración. Por eso nos indigna el fallo”, remarcó.

Héctor Rodríguez, padre de Ricardo Javier Rodríguez, opinó: “Los que estaban de guardia en la Primera no le brindaron atención y queremos saber por qué”.

En la misma línea, Nélida De Mattos señaló que “Wasyluk entró caminando a la Primera, después de unas horas pidió asistencia y se la negaron. Si el médico le revisó y estaba bien, qué pasó en la Primera. Por eso queremos que revean la situación y vamos a ir hasta las últimas consecuencias”.

Pena y absolución

Para mañana a las 12 está prevista la lectura de los fundamentos de la sentencia por el homicidio de Wasyluk, a partir de lo cual las partes quedarán habilitadas para realizar los respectivos planteos.

Las condenas impuestas a los cinco ex policías de Villa Bonita coincidieron con lo que oportunamente solicitaron los fiscales Myriam Silke y Elías Bys, como también los querellantes particulares Rafael Pereyra Pigerl y María Vannela Vignolles, en representación de la madre y el hijo de la víctima.

En cambio, el criterio del Tribunal fue diferente respecto a las responsabilidades de quienes prestaban servicio en la Seccional Primera de Oberá. 

Para la fiscalía y la querella el jefe de la citada dependencia y subalternos minimizaron el cuadro del detenido y se desentendieron de sus pedidos de auxilio durante las 27 horas que agonizó en el lugar. Por ello habían solicitado penas de prisión.

De todas formas, el comisario mayor retirado Miguel Ángel Espíndola -quien era el jefe de la Primera- y sus subalternos Carlos Ariel Lentini, Hugo Ariel Basaraba, Roxana Andrea Harasimezuk, Alejandro Fabián Núñez, Luis Alberto Silva y Gustavo Javier Fontana fueron beneficiados por aplicación del “In dubio pro reo” o beneficio de la duda, por lo que resultaron absueltos del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. 

Opinión fiscal
Tal como se ventiló en el debate oral, Hugo Miguel Wasyluk fue reducido, esposado y torturado por tres efectivos de la Policía de Misiones que prestaban servicio en la comisaría de Villa Bonita, en complicidad con dos superiores que participaron del operativo y no hicieron nada para evitar los abusos.

En su alegato, la fiscal Silke mencionó que el 25 de abril de 2011 Ana Wasyluk se presentó en la comisaría de Villa Bonita porque tuvo un altercado con su hermano y solicitó ayuda, tras lo cual De Mattos organizó una comisión de cinco policías para detenerlo. Incluso llamó a Gómez y Rodríguez que estaban de franco.

“Fueron con las luces del móvil apagadas, los mismos policías lo reconocieron acá. El testigo Cristían Mojsiuk dijo que llegaron sin balizas ni sirena, que él tampoco se dio cuenta que eran policías”, precisó. Y citó: De Mattos dijo algo muy interesante: ‘Las detenciones en nuestra zona no son formales. Las personas saben que la Policía llega y procede’. De Mattos manejaba y golpeó a Wasyluk con la puerta, él y Gómez bajaron con bastones y le asestaron varios golpes”. Calificó como magistral el detalle de la autopsia realizado por el forense Horacio Marín, quien dio cuenta de múltiples hematomas traumáticos romos en todo el cuerpo, producto de las “chachiporras”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias