miércoles 19 de enero de 2022
Cielo claro 27.7ºc | Posadas

En medio del contexto de déficit hídrico que aqueja a la región

Colonos preocupados por fuertes daños de la sequía en yerbales

En San Pedro estiman pérdidas de un 30% en los nuevos plantines. En tanto, se observaron hojas completamente quemadas en plantaciones de más de dos años

lunes 20 de diciembre de 2021 | 6:04hs.
Colonos preocupados por fuertes daños de la sequía en yerbales
Plantaciones de dos años comienzan a marchitarse en medio de la fuerte sequía y las altas temperaturas. Fotos: Carina Martínez
Plantaciones de dos años comienzan a marchitarse en medio de la fuerte sequía y las altas temperaturas. Fotos: Carina Martínez

La escasez de precipitaciones, que lleva ya más de 20 días, mantiene en alerta al sector yerbatero. Es que las altas temperaturas que priman en toda la provincia, sumado a los fuertes rayos de sol, están perjudicando seriamente a plantaciones nuevas como de hasta tres años, en el marco de la temporada de zafriña.

En consecuencia, los productores que este año implementaron nuevas hectáreas, intentan salvar la plantación regando todas las hectáreas de la cosecha. Sin embargo, no es suficiente en medio de un contexto de fuerte déficit hídrico por incidencia del fenómeno meteorológico de La Niña.

Según el relevamiento que realizaron los productores de la zona de San Pedro durante el fin de semana, en muchos casos ya se perdieron más del 30 por ciento de las plantas nuevas por hectárea.

Estiman que buena parte de las pérdidas se registraron en las nuevas plantaciones que se implementaron desde el municipio, de unas 1.000 nuevas hectáreas de yerba mate que se realizaron este año.

Para ayer, el municipio de San Pedro tenía pronóstico de lluvias para apaciguar el déficit hídrico. Sin embargo, los pronósticos fueron contrarios. Ante esta situación, un número alto de productores de la zona comenzaron a cargar agua y por distintos medios intentaron mojar las plantaciones de yerba mate implantadas este año.

Pero una de las principales preocupaciones que se suscitaron en medio de este contexto fue el daño en los yerbales viejos, que están presentando caída de hojas y con brotes nuevos totalmente quemados por los rayos del sol, lo que puede representar una merma en el rendimiento de producto cosechado.

Mientras algunos productores avanzan con la zafriña, otros dedican una importante parte del tiempo en regar las plantas, siendo para muchos una tarea que lo deben afrontar de forma manual. Otros, en tanto, cuentan con mayores recursos y pueden instalar algún sistema improvisado de riego con bomba para lograr humedecer la mayor cantidad de plantas nuevas.

En las hectáreas relevadas se pudo observar que buena parte de la producción fue castigada por la sequía, en tanto que un porcentaje similar ya se secó y otro todavía puede sobrevivir.

El panorama se complica día tras día con el ascenso de las temperaturas, la baja humedad y la poca probabilidad de precipitaciones en el corto plazo, que teniendo en cuenta las condiciones actuales del suelo, son  necesarias las lluvias abundante para que signifique un alivio y poder recuperar las plantaciones.

“La situación es grave. Todos los días que voy a la chacra observo cómo las plantas, grandes y chicas, plantadas este año, están siendo castigadas. Los yerbales nuevos están muriendo todo, los viejos están cayendo las hojas. Realmente es muy triste y desastrosa la situación por la sequía”, indicó al respecto Ariel Steffen, yerbatero de San Pedro, en diálogo con El Territorio.

En cuanto al estimativo de pérdidas que provocó la sequía en las cosechas, sostuvo que varía con cada productor, pero “hay que tener en cuenta el valor del plantín que equivale a un kilo de hoja verde, la inversión realizada por el productor con las tareas de plantación, algunos colocaron abonos o fertilizantes foliares y a eso se suma el costo que representa regar grandes superficies, que no todos pueden hacerlo, una por no disponer de recursos y otra por la escasez general de agua en la zona rural”.

“Plantaciones de dos o tres años están marchitas. Si no llueve pronto, incluso las plantaciones de dos años se echarán a perder, no hay colono que no esté preocupado por la situación, porque en contra tenemos el actual precio de la hoja verde y ahora esta sequía, está muy complicado. Muchos riegan, pero el problema es la disponibilidad de agua y el grado de sequía es tanto que para beneficiar a la planta hay que regar todos los días. Las pérdidas van a ser muy notables”, añadió por su parte la ingeniera Cintia Steffen, presidente de la Casa de la Familia Yerbatera.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias