miércoles 19 de enero de 2022
Cielo claro 27.7ºc | Posadas

“Pido que Martín se aparezca en el sueño de sus asesinos”, dijo su abuela

Condenaron en Brasil a los acusados por el horrendo crimen de Alexander

Tras un juicio por jurados de más de 20 horas, la Justicia de Brasil impuso penas de 34 años para su madre, Fernanda Vázquez, y 37 para la pareja de ésta, Paulo Alvez

sábado 18 de diciembre de 2021 | 6:06hs.
Condenaron en Brasil a los acusados por el horrendo crimen de Alexander
La abuela y el padre de la víctima estuvieron en el recinto las 20 horas que duró el juicio. Foto: Matías Bordón
La abuela y el padre de la víctima estuvieron en el recinto las 20 horas que duró el juicio. Foto: Matías Bordón

Martín Alexander Figueredo tenía tres años y murió de la forma más horrenda. La autopsia reveló que tenía una grave hemorragia, con el hígado y un riñón serveramentes afectados por lesiones de vieja data. Su madre, hoy prófuga y la pareja de ésta, confesaron que lo golpeaban cuando lloraban diciendo que algunas veces se le había ido la mano.

El niño, oriundo de Eldorado, pedía reviro y leche. Quería comer y recibía golpes.

En la madrugada de ayer, en Barracao, localidad del estado brasileño Paraná y limítrofe con Bernardo de Irigoyen, los acusados -ambos misioneros- fueron condenados por “homicidio calificado por motivo fútil, medio cruel y recurso que imposibilitó la defensa de la víctima”, según confirmaron los familiares, la abogada de la familia y los medios locales.

Al detalle Fernanda Fidelina Vázquez (24), madre de la víctima, recibió la pena de 34 años, dos meses y dos días; mientras que el padrastro, Paulo Hernán Alvez (25) fue condenado a 37 años y dos meses de reclusión. El cumplimiento de la pena será de régimen cerrado, por lo que los imputados tendrán que cumplirla en su totalidad.

 El debate se realizó mediante un jurado.

El debate tuvo varias particularidades, ya que trató de un juicio por jurados que duró 20 horas, por lo que la sentencia se conoció cerca de las 5 de la madrugada. Pero sobre todo estuvo marcado por la ausencia de Vázquez, quien el 16 de octubre se fugó de la Prisión Pública de Santo Antonio Do Sudoeste y hasta ahora no se sabe de su paradero.

Testimonio
Gloria García y Damián Figueredo, abuela y padre de la víctima, recibieron ayer por la tarde a El Territorio y luego del necesario descanso tras una jornada tan larga como llena de emociones expresaron sus sentimientos. Tienen alivio, pero esperan dos cosas fundamentales: repatriar los restos del pequeño y que la homicida, hoy con pedido de captura internacional, sea detenida para pagar su deuda.

“Me fui con la esperanza de justicia y así fue, aunque el juicio fue muy doloroso por las cosas que vi que me partieron el alma de nuevo. Yo había visto algo previo al juicio y me encontré con otra cosa que no esperaba. No podía creer la violencia de quienes mataron a mi nieto, no sé cómo definir el grado de monstruosidad para un niño de tres años que no se podía defender”, empezó diciendo Gloria.

La mujer reveló que hace el esfuerzo por no recordar lo que vivió en el juicio en el cual se vieron imágenes del maltrato al niño. Al respecto, detalló: “Le mordieron la cara, estaba todo lastimado, con moretones que prácticamente no le entraban más en su cuerpo tan pequeño. Pido todas las noches que Martín se le aparezca en los sueños de sus asesinos, no pido la muerte, sólo que Martín se manifieste con una sonrisa gigante que él tenía”.

Gloria valoró la celeridad de la Justicia brasileña, lo que le da esperanzas de tener a los restos de su nieto más cerca lo antes posible para darle “cristiana sepultura”. “Es triste, en noviembre estuve allá, me fui al cementerio y ayer me tocó vivir el juicio y fue más triste todavía. No entiendo, como mamá uno defiende a su criatura y que una persona lastime así a una criatura que no se puede defender”, amplió.

Al padre de Alexander, Damián, durante la entrevista se lo notó abatido, con la tristeza infinita marcada en los ojos. “Lo que vimos es algo muy feo, encima no nos quisieron mostrar todo, porque había imágenes aún más feas de mi hijo. No podía creer cuando vi su cuerpo, la boca toda rota, cuando le mordieron la cara. Fue como que le pegaron una cachetada y para defenderse Martín le mordió a Alvez y éste también le mordió la cara. Dijo que era un perro, pero en la autopsia se reveló que fue Alvez quien le había mordido. Su pecho estaba todo golpeado. No sé por qué se desquitó tanto con Martín”, describió quebrado.

Entre lágrimas continúo diciendo que “yo no quería ir al juicio porque me imaginaba algo, pero fue peor, no me hallaba más en el recinto. Deseo que Fernanda cumpla lo que dictaminó la Justicia; a Alvez lo mismo y que Dios se encargue de la justicia divina. La última vez que lo vi a mi hijo él me abrazó y me dijo “papi te amo”, eso me quedó grabado para siempre. Fue tan feo lo que vivimos que todo el jurado, el juez, fiscal terminaron también llorando conmocionados por el horror que tuvo que atravesar Martín para tristemente perder la vida.

La familia eldoradense estuvo frente a frente con el asesino del niño, quien en ningún momento admitió culpa alguna y únicamente cruzó miradas de reojo. “Nunca se animó a mirarnos. No sentí que estuviera arrepentido, tuve mucha bronca, quise agarrarlo fuerte y preguntarle por qué se ensañó con mi nieto, porque él tiene un hijo en Eldorado, por qué con la criatura”, manifestó la mujer.

Muerte
El fallecimiento del menor fue certificado el 5 de abril de 2020 en el hospital de Dionisio Cerqueira -frente a Irigoyen- y la primera versión aportada por la mujer fue que su hijo se había golpeado durante una caída accidental.

Sin embargo, los estudios forenses detectaron que el deceso del niño se debió a una grave hemorragia producida por agresiones físicas de reciente y de vieja data, lo que expuso el contexto de extrema violencia familiar en la que Alexander vivía junto a su madre y a su padrastro, Paulo, que también quedó detenido.

A partir de estas revelaciones, la Justicia brasileña comenzó a trabajar en el caso. En primera instancia la pareja volvió afirmar que el hecho se trató de un accidente, pero durante los interrogatorios incurrieron en contradicciones y finalmente admitieron que el niño era golpeado por ambos.

“Aunque existen pequeñas contradicciones en las versiones de la madre y el padrastro, una cosa es segura: fue un crimen brutal y desagradable, que victimizó a un ángel de sólo 3 años”, clarificó en su momento Emerson Ferreira, jefe de la Policía Civil de Barracao y parte de la investigación del hecho.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias