sábado 22 de enero de 2022
Cielo claro 36ºc | Posadas

El Quincho de Eliel, en San Javier

Paseos en kayak y en lancha, una travesía para explorar el río Uruguay

El predio ofrece parrillas con servicio de cubiertos y miradores. A siete kilómetros se ubican las Correderas del Cumanda-í

domingo 12 de diciembre de 2021 | 6:05hs.
Paseos en kayak y en lancha, una travesía para explorar el río Uruguay
Las Correderas del Cumanda-í, una maravilla natural. Foto. Natalia Guerrero
Las Correderas del Cumanda-í, una maravilla natural. Foto. Natalia Guerrero

Para ver el amanecer o la puesta del sol, adentrarse en las aguas del río Uruguay es una mágica aventura que está al alcance de todos los misioneros, y -por supuesto- de cualquier turista argentino o extranjero que llegue a la tierra colorada.

Para quienes gusten de este tipo de paseos, una alternativa se impone en la localidad de San Javier, de la mano de José Dos Santos. En 2013 montó “El Quincho de Eliel”, un espacio recreativo y campestre, a pocas cuadras de la ciudad, que ofrece dos experiencias únicas: paseos en lancha y en kayaks, además de la disponibilidad de la zona de parrillas y una vista panorámica.

Si bien las opciones náuticas se abonan, el predio está abierto al público porque el objetivo del emprendimiento es “que la gente disfrute”. “Acá no se cobra nada si la gente viene durante el día, tienen todas las comodidades. Se cobra a grupos desde diez personas que utilicen el quincho o si vienen por ejemplo a festejar algún cumpleaños o evento especial, como fiestas de egresados. Tengo una mesa como para 40 personas, en este caso se les da platos, cubiertos, heladera, todo. Se les cobra $2.000 por día”, comenzó explicando Dos Santos a El Territorio en su visita por el lugar.

Correderas del Cumanda-í
Sobre el servicio de lanchas, comentó que “hacemos paseos hacia las Correderas del Cumanda-í, que quedan a seis kilómetros del pueblo, son como los Saltos de Moconá pero en miniatura”.

Se trata de una maravilla natural de afloración rocosa en el río, que genera un accidente en el caudal fluvial, lo cual permite la oportunidad de disfrutar de un espectáculo que entremezcla el río Uruguay y la selva misionera.

Cuando el caudal del río baja, se puedan observar en detalle las hermosas “Correderas del Cumanda-í” o “El Roncador” como lo llaman los lugareños debido al ruido que se escucha por las noches cuando la ciudad está en calma.

Sus pequeñas cascadas llegan a medir entre un metro cincuenta a un metro setenta de altura, un punto que invita a descubrir San Javier.

“Esto se implementó más que nada porque cuando comenzó la pandemia, la mayoría de los turistas querían conocer el puerto internacional que es San Javier-Porto Xavier y se encontraban con que no podían bajar a la zona portuaria”, recordó Dos Santos.

Y siguió: “A raíz de eso se implementó un servicio de lancha para que conozcan el puerto a través del río. Este servicio dura aproximadamente una hora y cuesta $600 por persona. Yo pago un seguro con responsabilidad civil y eso me habilita a subir a cuatro personas en la embarcación más el conductor”.

Los paseos en kayak, en tanto, son la opción más elegida por lugareños y visitantes de localidades vecinas. En este caso, se pueden elegir los botes triples, dobles o individuales, y cuestan $400, $350 y $300, respectivamente.

 

De lunes a domingo, familias de San Javier y toda la provincia se acercan a pasar el día y andar en kayak. Foto: Natalia Guerrero

“Cuando habilité este lugar como sector kayakista, la Prefectura me dio un sector en donde se puede navegar. Además hice varios cursos: el de iniciación, con el profesor Sergio Balatorre, el de instructor y el de guía”, contó sobre su formación para brindar el servicio.

Por otra parte, en ocasiones se ofrece el paseo guiado de la luna llena, una actividad que sólo puede realizarse cuando ocurre este fenómeno. “Yo voy adelante con la lancha brindando apoyo a los kayakistas y ahí esperamos hasta las 20, que es cuando sale la luna”, comentó sobre esta experiencia.

Para los más aventureros, el raid puede hacerse en reversa. En vez de salir desde el predio, se ofrece el servicio de remolque hasta las correderas, “allá disfrutan toda la tarde del río y después vienen remando. Es hermoso. Hay un canal de tres metros que divide Brasil de Argentina”, expresó Dos Santos.

Respecto de la demanda en temporada, aseguró que es de lunes a domingo, aunque entre semana el requerimiento llega por parte de viajeros, quienes buscan ocupar el quincho para hacerse su propia comida, bañarse y pasar un rato agradable antes de continuar sus travesías.

Los fines de semana, en tanto, son los lugareños quienes buscan pasar una tarde sobre el río. “Por los kayak ya el viernes empieza la demanda, muchos me llaman temprano porque quieren ver el amanecer, salen a las 5 de la mañana algunos. A la hora que sea, me llaman y yo vengo”, aseguró el propietario del lugar, al tiempo que añadió que en días pico, se llegan a ocupar los 18 botes grandes y otros cinco pequeños de los que dispone.

“Viene mucha gente de la zona de Alem y Oberá porque ellos no tienen río, entonces ahora en el verano empiezan a venir. Viene gente de Apóstoles también, que tienen el arroyo Chimiray pero eligen venir para acá”, dijo.

Dos Santos aclaró que el lugar no cuenta con servicio de camping ni cabañas, está pensado solamente para ir a pasar el día.

 

Historia del lugar

El Quincho de Eliel comenzó a funcionar en el 2013. En 2014, un desastre climático arruinó los planes y la ilusión del nuevo emprendimiento. Es que en aquella fecha, en pleno invierno, se registró la crecida más grande de la historia y el río Uruguay llegó a medir casi 17 metros, cuando los niveles hidrométricos normales no superan los dos metros.

Las casas quedaron bajo agua, con miles de evacuados en las localidades de San Javier, Alba Posse, Panambí y El Soberbio, entre las más afectadas.

“Acá agarró todo, se andaba por arriba del techo del quincho con la lancha. Cuando bajó el río quedó un metro de barro, pero no bajé los brazos y seguí limpiando”, recordó José.

Al ser consultado por el motivo del nombre que le dio al lugar, respondió que “Eliel es el nombre de mi hijo, es una palabra bíblica y significa “protegido por Dios”, cerró.

 

Info para el viajero

Dónde queda

El Quincho de Eliel está en San Javier y se llega por la calle Chacabuco, camino al río.

 

Los precios

Para andar en lancha se abona $600 y se permiten hasta cuatro pasajeros en la embarcación.

Los precios para andar en kayak son los siguientes: triples ($400), dobles ($350) e individuales ($300).

 

Tierra de turismo y aventuras Viaje y experiencia, una tendencia que crece cada vez más Turismo aventura, una opción para conocer lugares fuera del camino Saltos y campings, un combo de relax en la selva misionera

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias