jueves 27 de enero de 2022
Nubes 26.7ºc | Posadas

Condenaron a dos policías por robar y vender armas de depósitos judiciales de Eldorado

Los efectivos policiales son Diosnel Sebastián Vega (42), Marcelino Segundo Sanabria (43) -sargento ayudante y sargento, respectivamente - fueron detenidos en marzo del 2019.

martes 07 de diciembre de 2021 | 11:18hs.
Condenaron a dos policías por robar y vender armas de depósitos judiciales de Eldorado
La casa de Ríos, donde el implicado había sido detenido. / Foto: Archivo.
La casa de Ríos, donde el implicado había sido detenido. / Foto: Archivo.

Dos efectivos de la Policía de Misiones fueron condenados por formar parte de una asociación ilícita que robaba armas de depósitos judiciales en Eldorado y luego las vendían en el mercado negro. Por el hecho también fueron condenados dos personas más: el presunto líder y encargado de vender el armamento y una mujer a la que se la señala por vender dinero falso y tenencia ilegal de armas.

Los efectivos policiales son Diosnel Sebastián Vega (42), Marcelino Segundo Sanabria (43) -sargento ayudante y sargento, respectivamente - fueron detenidos en marzo del 2019, en medio de allanamientos a sus domicilios, a los Juzgados de Instrucción I y II y del Tribunal Oral Penal de la localidad de Eldorado.

Vega fue condenado a cuatro años y tres meses, mientras que Sanabria recibió tres años y seis meses, ambos considerados coautores por el delito violación de los deberes de funcionario público, asociación ilícita y sustracción de objetos destinados a servir como pruea ante la autoridad competente. Vega, por su parte, sumó a sus antecedentes el delito de encubrimiento de contrabando agravado.

El tercer hombre implicado es Oscar Alberto Ríos (49), ex convicto condenado por homicidio y ligado siempre al mundo del hampa, “Beito”, como se conoce a Ríos, recibió la mayor pena: cinco años de prisión por expedio y/o puesta en circulación de moneda nacional y/o extranjera - falsa, posesión de elementos conocidamente destinados a cometer falsificaciones, acopio y venta ilegal de armas de fuego sin la debida autorización legal agravada por realizarlo de modo habitual, asociación ilícita y encubrimiento de contrabando de importación agravado.

La mujer, Yeni Paola Cañiza (30), única en libertad, firmó una pena condicional a tres años, por lo que no irá a la cárcel.

Los cuatro llegaron a un acuerdo de juicio abreviado que fue firmado por el Tribunal Federal Oral de Posadas, según se publicó en el Centro de Información Judicial (CIJ). Los efectivos policiales se encuentran en la cárcel de Loreto, perteneciente al Servicio Penitenciario Provincial, mientras que Ríos está en la cárcel federal de Chaco.

Según la investigación del Juzgado Federal de Eldorado, a cargo del juez Miguel Ángel Guerrero, Beito y los dos policías empezaron a realizar la maniobra delictiva desde diciembre del 2018, y lo hicieron e hicieron negocios hasta el día en que fueron detenidos. Ambos contaban con lazos estrechos - algunos de familia - con autoridades judiciales, lo que les permitía moverse con mucha libertad. Se creían impunes.

Uno de esos hechos que reconstruye la investigación ocurrió un miércoles de enero del 2019. Los investigadores captaron entonces una comunicación telefónica en la que Beito Ríos le dijo a Vega que iba ir “hasta el kiosco” de Sanabria y éste le respondió: “Algo conseguimos para vos, pero metele, vení porque esto hay que sacar hoy”.

Entonces el civil se subió a su camioneta y se dirigió hasta el edificio donde se encuentran los juzgados locales. Allí ingresó por la parte trasera -calle Malvinas- y permaneció un momento hasta que se retiró rápidamente. El seguimiento de esta secuencia lo hizo el personal de Gendarmería Nacional de incógnito.
Las conversaciones que figuran en las escuchas también registraron que los dos efectivos habían hablado la noche anterior. Entonces Sanabria le contó a Vega que iba a estar de guardia 24 horas y el último le pidió que le mande una foto de lo que, se cree, sería un arma.

Contrario a esto, en su declaración indagatoria Ríos admitió que le compraba las armas a los dos efectivos policiales, asegurando que ellos le avisaban cuando tenían algo que estaba “como descarte” o que “habían dado de baja”. “Yo no sabía que sacaban de los depósitos del Juzgado, yo pensé que habían secuestrado”, expresó.

En las escuchas también se revelaron conflictos que surgieron entre los implicados, como por ejemplo el reclamo de dinero por parte de los policías después de la venta de las armas. Queda claro, en este sentido, que el encargado de hacer este trabajo era Ríos, con contactos en la frontera seca y otras localidades.

“Tenemos que abrir el quiosco”, “está muy quieto”, “qué tenés para mí” fueron algunos de los mensajes extraídos de los teléfonos celulares donde le pedían armas o dinero. “Esta semana hay algo lindo, vamos a comer asado y tomar mucha cerveza”, se lee en otra conversación, en la que Sanabria le anuncia a Ríos que tenía algo para él.

En el teléfono de Vega también se detectó un posible plan para asaltar a un grupo de personas en Eldorado, basados en la información habían ido a Buenos Aires a cambiar valores. Le había mandado un mensaje de audio a alguien desconocido, pero nunca se determinó que se compartió esa información con los Ríos o Sanabria.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias