martes 25 de enero de 2022
Muy nuboso 24.1ºc | Posadas

La historia de Lucas García, cabo segundo de Infantería Marina

De Jardín América a Chipre, la isla dividida, en una misión de paz

Viajó en agosto y se quedará allí hasta febrero del año próximo. Forma parte de los Cascos Azules, parte de un aporte argentino ininterrumpido desde 1993

martes 07 de diciembre de 2021 | 4:00hs.
De Jardín América a Chipre, la isla dividida, en una misión de paz
En el día de su cumpleaños, Lucas García fue custodio del papa Francisco y pudo saludarlo.
En el día de su cumpleaños, Lucas García fue custodio del papa Francisco y pudo saludarlo.

Lucas García (25) es de Jardín América y actualmente se encuentra en una misión de paz en Chipre. El joven es cabo segundo de Infantería de Marina y viajó a Europa en agosto.

Durante la última visita del papa Francisco al mencionado país, formó parte de su custodia -en un grupo integrado por 20 militares argentinos y la policía local- y pudo saludarlo. 

La visita del Sumo Pontífice se concretó el 2 de diciembre, justo en el día del cumpleaños de García.

El joven jardinense viajó el 8 de agosto a Chipre y regresará en febrero del año próximo. Llegó en el marco de la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (Unficyp, por sus siglas en inglés), establecida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1964 para evitar que se reanude la lucha entre las comunidades grecochipriota y turcochipriota, que se enfrentaron por una disputa territorial.  

Tras haber egresado de la escuela secundaria, García decidió ingresar a las Fuerzas Armadas, en Buenos Aires, impulsado por uno de sus tíos, Enzo Daniel García, capitán de corbeta de Infantería Marina. 

Llegó a la gran ciudad el 8 de febrero de 2018 y egresó de la Escuela de Suboficiales en diciembre de 2019. 

En febrero de este año se enteró de que había sido elegido para formar parte de la misión de la paz en Chipre y se trasladó al mencionado país. 

Orgullo familiar

Su pareja, Soledad Valenzuela, vive en Jardín América y está embarazada. De hecho, García se enteró de la noticia justo antes del viaje y conocerá a su hija cuando regrese. 

En tanto, la chica contó que espera una nena y expresó a su vez su alegría por ver a su marido en tan importante misión y junto al Papa. 

“Yo tengo fecha para principios de enero, se va a llamar Alfonsina García. Tanto Lucas, desde lejos, como su familia y la mía me están apoyando”, expresó, y agregó que  “verlo junto al Papa es emocionante e increíble, es una experiencia que no todos pueden vivir y estoy muy orgullosa de él por sus logros”. 

Por su parte, Juan Manuel García, papá de Lucas, quien vive también en el municipio jardinense, mostró su felicidad y remarcó el sacrificio que puso su hijo para llegar hasta donde está en estos momentos: “Fue algo inexplicable, sabemos toda la voluntad y esfuerzo que hizo, por eso se merece todo lo que pudo conseguir estando en Chipre”. 

Lucas regresará el 15 de febrero a Argentina y traerá consigo un obsequio hecho por Francisco, ya que le regaló a cada uno un rosario bendecido. Toda su familia lo espera ansiosa, sobre todo su esposa Soledad y su futura hija, Alfonsina. 

Cascos Azules

Repartidos entre el Ejército, Fuerza Aérea y Armada, los Cascos Azules son parte de un aporte argentino ininterrumpido desde 1993 a la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre.

El contingente argentino tiene dos bases en Chipre, llamadas San Martín y Campo Roca, y una unidad aérea de helicópteros.

La presencia de Cascos Azules argentinos en la isla, como su intervención en otras misiones de paz, responde a “una verdadera política de Estado encaminada a procurar un ordenamiento global basado en el multilateralismo, el respeto al Derecho Internacional y a la resolución política y diplomática de diversas formas de conflictos y violencia”, señalaron desde el Ministerio de Defensa.

En estos casi 30 años, más de 15.600 hombres y mujeres han compartido su labor junto a camaradas de países como Austria, Brasil, Canadá, Chile, China, Croacia, Hungría, Paraguay, Serbia, Eslovaquia y Reino Unido.

La denominada República Turca del Norte de Chipre ocupa en torno al 36% de la isla más oriental de Europa y fue establecida tras la invasión de Turquía de 1974. 

Sin embargo, no ha logrado hasta el momento más reconocimiento internacional que el de Ankara, por lo que sus pobladores, conocidos como turcochipriotas sólo pueden permanecer en ese territorio o cruzar al país euroasiático.

En 2004, la República de Chipre, al sur de la “línea verde”, pasó a integrar la Unión Europea, lo que aumentó las diferencias en los niveles económicos de las dos naciones.

Así, el referéndum celebrado en 2004 sobre una eventual reunificación de la isla tuvo un rechazo del 75,83% de los grecochipriotas del sur, mientras que del lado norte sólo se opuso el 35,1%.

El diálogo entre los grecochipriotas y la parte turca de la isla está interrumpido desde 2017, más allá de contactos informales que se hicieron en abril de este año en Ginebra, Suiza.

“Ruego por la paz de ustedes, por la paz de toda la isla, y la deseó con todas las fuerzas. El camino de la paz, que sana los conflictos y regenera la belleza de la fraternidad, está marcado por una palabra: diálogo”, pidió Francisco en esa dirección. 

Según reclama Chipre, el 36% de su territorio continúa ocupado de forma ilegal por Turquía y unas 800 personas continúan desaparecidas a causa del conflicto.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias