domingo 23 de enero de 2022
Cielo claro 31ºc | Posadas

Falleció ayer en Posadas el dirigente sindical y político

Recordaron la trayectoria de Velázquez desde varios ámbitos

Fue secretario General de la Asociación Docentes Universitarios, además de dirigente del Club Tokio. Presidió Vialidad y fue concejal de Posadas. Rememoraron que estuvo ocho años como preso político

sábado 04 de diciembre de 2021 | 20:36hs.
Velázquez y Pelito Escobar sostienen un mural con la imagen de varios presos políticos.
Los que sobrevivieron a la persecución de los militares
Los que sobrevivieron a la persecución de los militares

La comunidad educativa, política y sindical dio a conocer ayer con profundo pesar el fallecimiento del ingeniero químico Aníbal Rigoberto Velázquez. Desde la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales recordaron su desempeño como secretario General de la Asociación de Docentes Universitarios de Misiones (Adunam). El deceso a los 74 años se produjo ayer en Posadas y sus restos fueron cremados.

Se lo conocía por su rol de docente pero también por su trayectoria sindical y política, ya que fue titular de la Dirección Provincial de Vialidad, además de concejal y convencional constituyente de Posadas y presidente del Club Tokio. Sobre todo, se le reconoce su fortaleza para recuperarse de casi 8 años detenido como preso político durante la última dictadura militar. Su detención se produjo en su vivienda de Roque Sáenz Peña 675, el 20 de octubre de 1976 y recuperó la libertad el 28 de diciembre de 1983. Sus relatos forman parte del libro “Nunca Más”, donde detalla cómo estuvo desaparecido y luego trasladado a diferentes cárceles desde Candelaria, a Resistencia, pasando por Devoto a Rawson. “Hemos perdido un compañero de la historia y sobre todo un amigo”, dijo ayer Ricardo Pelito Escobar. Justamente afirmó que estaban preparando un reencuentro con quienes habían sobrevivido a esa dura etapa militar.

Escobar recordó en diálogo con El Territorio que cuando cayó preso él tenía unos 16 años y Velázquez alrededor de 20. Lo recuerda como un hermano mayor que siempre lo protegía. “En la cárcel de Chaco, en la Unidad 7, nos tocó compartir la misma celda casi un año”.
Recordó una anécdota: “En abril o mayo del 77, tras la reciente masacre de Margarita Belén, el terror estaba presente y uno no sabía a quién podía tocar; habían matado a 28 compañeros”.
En esa oportunidad “entraron al pabellón integrantes del ejército cuando siempre eran los del servicio penitenciario. Yo con 17 años, golpeado y herido de bala, me puse muy nervioso y no me podía controlar. Me acuerdo que Aníbal me abrazó y me dijo tranquilo compañero, ya va a pasar. Eso me calmó. A partir de ahí cultivamos una profunda amistad”.

Alfonso Arrechea recordó que “hace unos días, Pelito comentó que estaba enfermo y ‘torcimos’ para que mejore, y no pudo ser”.

Dijo que lo conoció “hace 55 años en el Club de Ajedrez El Territorio, era muy buen jugador. En el 69 estuve junto con el movimiento de repudio a la muerte del estudiante Cabral en Corrientes. Y lo seguí viendo. Cené con el, la noche antes del Golpe, o un día antes”. Por ello concluyó que “deseo que tenga una transición serena y que su memoria de persona consecuente y decente se preserve”. 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias