domingo 23 de enero de 2022
Cielo claro 37.7ºc | Posadas

La actividad se hará a las 20 en la plazoleta de Mitre y López Torres

El árbol de Navidad como símbolo para honrar la vida y resignificar la pérdida

El grupo Renacer prepara para el 8 de diciembre el encendido del ícono de las fiestas. Padres y madres que perdieron a un hijo, con un mensaje de fortaleza y gratitud

sábado 04 de diciembre de 2021 | 1:30hs.
El árbol de Navidad como símbolo para honrar la vida y resignificar la pérdida
Luz, María Lidia y Mabel son mujeres y mamás que transformaron el dolor en ayuda al prójimo. Foto: Federico Gross
Luz, María Lidia y Mabel son mujeres y mamás que transformaron el dolor en ayuda al prójimo. Foto: Federico Gross

Nadie está preparado para el fallecimiento de un ser querido y mucho menos si esa persona es un hijo, porque aunque hay un momento determinado para cada uno, se sostiene la irremediable idea de que son ellos los que deben irse después que sus padres.

El grupo Renacer está en la ciudad de Posadas desde hace ya varios años y quienes lo integran tienen algo en común: son padres y madres que perdieron a un hijo. Funciona no sólo como un grupo de apoyo entre ellos para sobrellevar la fatalidad, sino que también transforman el dolor realizando actividades para la comunidad y en ocasiones en aldeas mbya en vísperas de la Navidad.

En esta ocasión -y como todos los años- organizan el encendido del arbolito de Navidad en su plazoleta ubicada en Mitre y López Torres, invitando a todos los posadeños al encuentro que será el miércoles 8 a las 20.

Sin embargo, el objetivo de los hombres y mujeres que integran el grupo es hacer llegar un mensaje de trascendencia para celebrar la vida a pesar de las circunstancias que le tocó atravesar a cada uno.

El Territorio dialogó con tres mujeres de Renacer que se presentaron como María Lidia Correa, mamá de Javier; Mabel Crubiller, mamá de Juanchi y Luz Natalia Ayala, mamá de Franco.

“Si bien en el grupo no profesamos ninguna religión, estamos insertas en una sociedad mayoritariamente cristiana y por ende queremos honrar la vida en esa fecha especial. Es una manera de presencia en la comunidad, lo hacemos con tanto amor que no nos importa estar cansadas”, sostuvo Mabel.

Mientras tanto, María Lidia compartió: “Queremos que llegue este mensaje a los papás que están solos y están sufriendo mucho, más en estas fechas especiales. Es bueno acercarse, es bueno compartir. Estamos las 24 horas del día los 365 días del año, cualquier papá o mamá que necesite hablar o esté mal, nos puede llamar a cualquier hora”.

“Se han ido un poco antes”
Renacer no tiene banderas políticas ni religiosas, son padres ayudando a padres a atravesar y trascender el dolor de la pérdida de un hijo. Palabras de aliento, un abrazo, un recuerdo o simplemente la escucha, son las herramientas más valiosas con las que cuentan.

Actualmente tienen reuniones en el club Sarmiento el primero y tercer martes de cada mes a las 20. “Es la necesidad de expresar este amor que tenemos por nuestros hijos pero no desde el dolor ni desde el llanto, sino desde la experiencia de honrar la vida, de seguir siendo los padres de esos hijos que tuvimos y que simplemente se han ido un poco antes que nosotros. Lo que no queremos es caer en la desesperación, en el llanto y en no poder hablar nunca más de nuestros hijos. Para nosotros están presentes en todo momento”, compartió Mabel.

Aseguran que más que alcanzar la resiliencia buscan la trascendencia, de qué manera pueden pasar del dolor y llegar al amor. Renacer les da recursos que se basan en el servicio, en ayudar a otro papá o mamá que están en la misma situación.

“Lo que nosotros aprendemos en Renacer es que ellos parten físicamente pero su esencia permanece en nosotros a través del amor. Te enseña que a partir de esa experiencia máxima, por más que ellos no estén seguimos siendo madres. Tenemos una responsabilidad más grande que es mostrar que seguimos de pie aún más fuertes y entendemos el significado del amor incondicional que trasciende más allá de la tierra al cielo”, compartió, por su parte, Luz.

Por Renacer pasaron muchos padres y madres, algunos continúan hasta el día de hoy y otros no encuentraron lo que buscaban. Entienden que superar la pérdida es importante porque la peor muerte de sus hijos es el olvido y el no poder hablar de ellos sin derramar una lágrima.

“Nosotras nos reímos en nuestras reuniones, no es un lugar de lamento ni de llanterío. Quizás algunos se preguntan cómo nos estamos riendo si estamos hablando de nuestro hijo que está muerto. Pero creo que la mejor manera que tenemos de honrar a nuestros hijos es viviendo nuestra vida en plenitud, con total dignidad, no importa el tiempo ni la distancia ni la edad de nuestros hijos. Por eso celebramos sus cumpleaños y honramos el día de su partida”, confió Mabel.

A ellas no les interesa mucho el modo ni cuándo partieron sus hijos, los recuerdan como lo que fueron y el tiempo que les regalaron. Luz perdió a Franco a los ocho meses, Mabel a Juanchi a los 14 años y María Lidia a Javier cuando él tenía 36 años. Los recuerdan con un brillo en los ojos, con una sonrisa en los labios.

 

Números de contacto
Los contactos. Cualquier padre o madre que esté atravesando la pérdida de un hijo puede contactarse por el Facebook Renacer Posadas o a los números de celular 376-4366630, 376-4525680, 376-4892414 o al fijo 4461466.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias