miércoles 19 de enero de 2022
Cielo claro 27.7ºc | Posadas

Misiones, el lugar para empezar de nuevo lejos de la inseguridad

En contextos de creciente violencia en las grandes capitales del país, muchas familias encuentran en Misiones una alternativa para cambiar incertidumbre por tranquilidad y empezar de nuevo. Las historias y características de este fenómeno migratorio urbano

domingo 28 de noviembre de 2021 | 6:08hs.
Misiones,  el lugar para empezar  de nuevo  lejos de la inseguridad
Eduardo y su esposa Ana María dijeron basta cuando una bala rozó al hombre en un intento de asalto en Buenos Aires. Radicados en San Pedro desde hace 17 años, resumieron que “la tranquilidad acá es impagable”.
Eduardo y su esposa Ana María dijeron basta cuando una bala rozó al hombre en un intento de asalto en Buenos Aires. Radicados en San Pedro desde hace 17 años, resumieron que “la tranquilidad acá es impagable”.

El homicidio del kiosquero Roberto Sabo en Ramos Mejía, Buenos Aires; los crímenes narcos y las balaceras en Rosario; la lucha por sobrevivir en Córdoba de una mujer a la que para robarle una bicicleta la arrojaron al piso y ahora permanece internada en terapia intensiva. Las noticias que llegan desde las grandes urbes del país alarman y quienes allí residen la sufren. La sufren a diario.

Tan solo un dato a modo de ejemplo para dimensionar la problemática. Un último informe del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires consignó que entre enero y mayo de 2021 se cometieron 77.231 hechos en tierras bonaerenses, un 7% más de lo registrado entre agosto y diciembre de 2020.

Esos números se traducen además en 511 delitos por día, 21 por hora y -atención- 3 por minuto. Y todavía faltan procesar los datos del resto del año, por lo que las cifras pueden ser aún más caóticas.

En ese panorama y si bien no existe en ninguna parte del mundo algún paraíso que esté a  salvo de la inseguridad, Misiones es vista como una alternativa. Más aún las localidades más cercanas a zonas de campos o chacras, sinónimo de tranquilidad para muchos.

En San Pedro, por ejemplo, reside Eduardo Calo, actualmente de 72 años y viviendo en la Capital de las Araucarias hace ya 17, cuando decidió escapar de Buenos Aires por los constantes hechos de inseguridad que padecía, lo cual también demuestra que el fenómeno de huir de las grandes capitales tampoco es nuevo.

La experiencia de Calo fue extrema. En diálogo con El Territorio el hombre contó que padeció un sinnúmero de situaciones, pero el hecho que le hizo el click necesario para cambiar de rumbo fue cuando un delincuente lo disparó a quemarropa para robarle el auto.

“Después otro pibe a unos 5 metros engatilló como cinco veces, pero no salió la bala, desde ahí notamos que el problema era grave, ya no podía salir tranquilo, era una intranquilidad constante, temíamos por nuestra vida, fue cuando decidí venirme a San Pedro”, narró Calo.

Otras familias que hicieron lo mismo residen actualmente en Jardín América y Puerto Libertad. La primera localidad fue la elegida para dejar de viajar y asentarse un rato por una familia de Hurlingham que en 2016 sufrió un asalto. En el segundo pueblo se instaló Fernando Flores, que se hartó de los robos y de la constante incertidumbre de salir de casa sin saber qué puede ocurrir.

Todas estas historias fueron recopiladas en este nuevo informe de domingo, junto a las reflexiones de científicos sociales que explican -y experimentan- el fenómeno y otra mirada crítica para contrastar el panorama.

“Acá en El Soberbio también hay otro tipo de inseguridades, que por ahí no son las de un tipo que te apura con un arma para sacarte el auto como pasa en Buenos Aires, pero acá hay mucha violencia, abusos y alcoholismo dentro de las casas, eso es muy común en esta zona. También la falta de buena atención médica y en materia educativa la oferta tampoco es lo variada que uno desearía para sus hijos; pero bueno, uno toma decisiones evaluando cada cambio, siempre se gana y se pierde algo”, por ejemplo, fue la reflexión final de la socióloga Mariana Winicor Wagner, que hace siete años dejó Villa Crespo para vivir en El Soberbio y, no sólo eso, sino que actualmente trabaja en una tesis doctoral que aborda este tipo de migraciones urbanas. 

 

Informe de domingo

Escapar de la peor inseguridad

Una bala rozó su frente y San Pedro le cambió la vida

Un asalto y Jardín América como destino elegido

Los nuevos migrantes y Misiones: tranquilidad, trabajo y naturalezao

La experiencia y la nueva vida de Fernando Flores en Libertad

Robos violentos y últimos ataques bajo distintas modalidades delictivas

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias