lunes 06 de diciembre de 2021
Cielo claro 27ºc | Posadas

Claroscuros humanos en ‘El perro que no calla’

domingo 21 de noviembre de 2021 | 6:00hs.
Claroscuros humanos en ‘El perro que no calla’

El relato sobre un joven errático y sensible en un mundo que se enfrenta al apocalipsis es el centro de El perro que no calla, la sexta película de Ana Katz en Competencia Latinoamericana del Festival de Cine de Mar del Plata y que el jueves se estrena en el país.

Sebastián (Daniel Katz, hermano de la directora) se mueve incómodo con su entorno, su única certeza parece ser su amor por su perra Rita, que molesta a sus vecinos por sus constantes ladridos mientras la deja sola para ir a trabajar. Es justamente ese primer conflicto el que origina que el protagonista sea despedido de su trabajo por su jefa (Valeria Lois), que lanza a Sebastián a la incertidumbre absoluta.

El filme de Katz tiene como eje la historia de un personaje triste y sin rumbo, pero luego se ocupa de un todo introduciendo un evento inesperado, que determina que la humanidad se vea obligada a usar una burbuja plástica para poder respirar. El carácter involuntariamente premonitorio sobre la pandemia del Covid que aún transita el planeta, es sorprendente y hasta perturbador, teniendo en cuenta que se terminó de rodar antes de que apareciera el virus. Filmada en un blanco y negro que resalta la desolación a la que se enfrenta el mundo, la historia ahonda sobre la deshumanización y la aceptación casi automática de cualquier imposición y el destrato o la negación de seres humanos como Sebastián, que contiene en su interior la acertada sensibilidad de la que aparentemente carece su entorno.

Ana Katz captó algo que estaba en el aire y lo volcó en su película, que además de la tristeza, también refleja la belleza y la luminosidad de la esperanza, incluso en la incertidumbre del presente. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias