viernes 03 de diciembre de 2021
Cielo claro 15ºc | Posadas

Luego de que El Territorio publicara la denuncia de Héctor De Almeida

Jefatura de Policía investiga a siete uniformados por presuntas torturas

Los investigadores de la fuerza tomaron contacto con el damnificado, quien ratificó la acusación. Los implicados pertenecen a la comisaría y al comando de Campo Viera

viernes 19 de noviembre de 2021 | 6:03hs.
Jefatura de Policía investiga a siete uniformados por presuntas torturas
Varios de los implicados pertenecen a la comisaría de la localidad de Campo Viera.
Varios de los implicados pertenecen a la comisaría de la localidad de Campo Viera.

La Dirección General de Seguridad (DGS) de la Jefatura de la Policía de Misiones inició un expediente administrativo contra siete uniformados de la Unidad Regional II, con prestación de servicio en Campo Viera, sospechados de torturar a un hombre detenido en el marco de la investigación de un robo.

En su edición del jueves, El Territorio publicó detalles de la denuncia de Héctor Fabián De Almeida (49), quien el día anterior fue entrevistado por funcionarios de la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura (CPPT) que constataron y documentaron una serie de lesiones corporales.

El mismo jueves, tras la difusión de este matutino, la cúpula policial ordenó la inmediata intervención de la DGS, cuyo personal viajó a la zona Centro para investigar lo sucedido y deslindar las responsabilidades del caso. 

Por su parte, De Almeida ratificó la acusación contra los policías. Contó que el viernes 12 de noviembre a la tarde se hallaba en casa de un amigo en colonia El Chapá, localidad de Alberdi, cuando arribó un móvil policial con dos hombres y una mujer.

Lo esposaron y le dijeron que estaba detenido en averiguación de un hecho de robo ocurrido en Campo Ramón, tras lo cual “comenzaron a golpearlo con piñas y patadas en todo el cuerpo. Lo colocaron boca abajo, lo trasladaron hasta la parte posterior de la chacra, donde se ubica un gallinero y había un tacho de 20 litros, de plástico, en el cual colocaron su cabeza mientras seguían golpeándole”, se cita en el informe de la DGS.

Y agrega: “También, mientras le golpeaban los testículos, uno de los policías gritaba: ‘Estirale’, indicando que le estirara el pene. También lo golpearon en los dos oídos”.

Los implicados

Según declaró De Almeida, los dos policías que lo agredieron eran jóvenes. Sobre la mujer policía que integraba la patrulla, indicó que se paró detrás de él y observó la escena. 

“Los dos masculinos, además, le profirieron amenazas hacia su hijo, diciéndole: ‘Ahora le voy a buscar a tu hijo, voy a hacer lo mismo que a vos para ver si va a aguantar como vos. Él es una rata igual que vos’. Después que lo golpearon, lo subieron en la parte de atrás de la camioneta, en la carrocería, lo envolvieron en una ponchada, y de allí lo trasladaron a una dependencia policial, que no puede precisar cuál era”, indica el sumario interno.

La propia DGS determinó que De Almeida fue trasladado a la comisaría de Campo Viera, no de Alberdi como pensó en principio, ya que tenía el rostro cubierto. 

Además, el detenido mencionó que tras una primera sesión de tortura lo trasladaron  al Hospital y luego volvieron a la comisaría, donde horas más tarde “vino un policía, de sexo masculino, que lo tomó de las esposas, lo levantó y con mano abierta lo golpeó en el oído. En el recorrido desde esa comisaría hasta Oberá, ese mismo policía lo golpeó un par de veces más en la zona de la costilla”. 

En consecuencia, la DGS determinó que las patrullas implicadas pertenecen a la comisaría y al Comando Radioeléctrico de Campo Viera. Fueron sumariaros el oficial ayudante Carlos Herrera, el cabo primero Miguel Ángel Fraga, el suboficial principal Esteban Gómez González, la cabo primero Valeria Noemí Riemer, el oficial subayudante Alexis Metner, el cabo Marcos Krsuapenhar y el agente José María Gómez González.

Más testimonios

Tal como publicó este diario en exclusiva, el miércoles funcionarios de la CPPT se entrevistaron con De Almeida en su lugar de detención en la Seccional Cuarta de Oberá.

El agricultor fue detenido el pasado viernes 12 en el marco de la investigación de un millonario robo en Colonia Paraíso, municipio de Campo Ramón.   

“Lo que presuntamente padeció Almeida es aberrante. Lo sostenían entre dos, estando esposado, para meterle la cabeza en un tacho con agua. Constatamos una serie de excoriaciones en varias partes de su cuerpo y le tomamos fotografías para aportar en la denuncia penal”, precisaron desde la CPPT.

Por su parte, Elizabeth Pietroski (53), la esposa de Almeida, mencionó que recién el martes pudo ver a su marido, quien le comentó los apremios ilegales que habría padecido a manos de los policías. 

“Le pusieron la cabeza en un tacho con agua y apretaron sus testículos. Me contó que le tumbaron al piso y le pisaron la cabeza, y le dieron bastonazos por la espalda y las piernas. La nariz y un oído le sangraron mucho. También le duele el pecho”, detalló.

Por otra parte, en la víspera se registró otra denuncia por presuntos apremios ilegales y amenazas en perjuicio de otro de los detenidos por la misma causa de robo calificado.

Graciela Bufleben, esposa del presunto damnificado, denunció los hechos ante la Fiscalía de Instrucción Uno, a cargo de Elías Bys.

Según la mujer, el viernes 12 su marido fue detenido y golpeado en su casa en el barrio Villa Blanquita. En el lugar la Policía secuestro 197 mil pesos.

Ya por noche, tal como señaló en su denuncia, efectivos de la División Investigaciones se presentaron en su domicilio y trataron de intimidarla para que brinde información.

“Mirá que sabemos cuántos hijos tenés”, aseguró que le dijeron. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias