lunes 29 de noviembre de 2021
Cielo claro 25.8ºc | Posadas

Diego inédito

Diego Maradona llegó en diciembre de 1979 a jugar por primera vez a Misiones y, a casi 42 años de ese día, aparecieron imágenes inéditas de esa noche en Villa Sarita

domingo 14 de noviembre de 2021 | 6:00hs.
Diego inédito

Diego Maradona irrumpió en la historia en 1976 y todavía hoy, a casi un año de su muerte, sigue generando amores y odios. Como fue su vida, a todo o nada. Sigue presente para muchos y, sin dudas, todavía hay mucho para descubrir del Mundo Maradona.

El 7 de septiembre de 1979, Pelusa, Ramón Díaz y compañía se consagraron campeones del mundo juveniles en Japón, tras el 3-1 ante la Unión Soviética. Diego ya era la estrella del fútbol argentino, pero ahí dejó claro que lo suyo era de escala mundial.

Con esa chapa de campeón del mundo, Argentinos aprovechó para arreglar una serie de amistosos alrededor del país con Diego como la atracción principal.

El 11 de diciembre de 1979, a poco más de dos meses de levantar la Copa del Mundo en Japón, Diego Maradona pisó por primera vez el Clemente Argentino Fernández de Oliveira para jugar al fútbol y desplegar toda su magia.

El 8-3 del Bicho sobre la Franja quedará simplemente como una anécdota, porque en realidad lo que quedó grabado en la retina de propios y extraños esa tarde fue la gambeta del 10 de Argentinos.

No hay tanto archivo periodístico de ese partido, pero a casi 42 años de esa noche, Elio Arce decidió compartir su tesoro familiar. Un par de fotos inéditas de Pelusa en la Tierra Colorada.

El fotógrafo, que esa noche disfrutó de cerca al futuro crack que estaba destinado a conquistar el mundo de la redonda, se fue con los ojos llenos de fútbol y un rollo lleno de imágenes del Pibe de Oro.

Mientras Argentina pasaba los años más oscuros de su historia, con una dictadura militar que se dedicó a matar los sueños de una generación, Maradona se transformó en el abanderado de muchos. La sonrisa en tiempos en los que una risa era casi un pecado y en los que oponerse al poder se pagaba muy caro.

Las fotos siguieron ahí escondidas, hasta que años después de aquella noche memorable en Villa Sarita, Elio le contó a su hijo Nicolás sobre las fotos. Lo llevó al cuarto oscuro en el que trabajaba, reveló algunas imágenes de esa serie y se las dio al pibe.

Las imágenes del 10 fueron a parar a la paredes de la pieza de Nico, a la carpeta de la secundaria, hasta que en un momento se dio cuenta que esas fotos eran un tesoro.

Tomó dimensión que todos los días iba acompañado a la escuela con las fotos de, según dicen muchos, la mejor versión de Maradona. El Diego de Argentinos, el chico recién salido de los Cebollitas y las inferiores del Bicho.

Nico guardó las fotos, porque para ese entonces los negativos se habían perdido. Ya no había forma de tener copias, de rescatar toda la serie que en un momento habían estado en el rollo de su papá. Las mudanzas, algún cambio de trabajo y de taller, hicieron que los negativos con las fotos del Diego se perdieran.

A días del primer aniversario de la muerte del crack, el Mundo Maradona sigue rodando. Las fotos de Pelusa en Villa Sarita son una muestra de que los tesoros del 10 están en los lugares menos pensados y listos para salir a la luz. 

 

Relacionadas

El pelo corto y el pedido a Videla tras ganar el Mundial en Japón

“Fue un partido memorable”

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias