jueves 02 de diciembre de 2021
Cielo claro 32ºc | Posadas

La víctima del otro hecho fue una adolescente de 16 años

La otra causa por abuso contra Villar que espera juicio en 2022

El ex soldado condenado por el caso Vilma Mercado deberá volver al banquillo. Está acusado de un ataque sexual cometido días antes del femicidio y en idéntico ardid

domingo 14 de noviembre de 2021 | 6:03hs.
La otra causa por abuso contra Villar que espera juicio en 2022
El ex soldado Carlos Villar (21) fue condenado a prisión perpetua por el caso Vilma el último martes. Foto: Matías Bordón
El ex soldado Carlos Villar (21) fue condenado a prisión perpetua por el caso Vilma el último martes. Foto: Matías Bordón

El juicio contra Carlos Luis Leandro Villar (21) culminó y el joven ya fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de Vilma Mercado (19); pero el paso del ex soldado por la sala de audiencias del Tribunal Penal Uno de Eldorado aún no acabó, dado que el año que viene deberá ser juzgado por otra causa de abuso sexual en la que aparece como único imputado.

A pesar de las marcadas coincidencias y conexiones detectadas entre ambas causas, los expedientes fueron investigados por separado y serán ventilados en debate oral de manera independiente.

Por eso, el año que viene el ex integrante del Ejército Argentino volverá a sentarse en el mismo banquillo de los acusados para responder por un hecho de abuso sexual registrado apenas catorce días antes al femicidio de Vilma y en idénticas circunstancias, aunque con una víctima que pudo escapar y que ahora podrá dar su testimonio. 

En esa otra causa Villar aparece imputado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma”, lo cual podría valerle otra sentencia por varios años de prisión, aunque no modificaría en nada su situación ya que en su contra registra la perpetua impartida el último martes.

Ese expediente que espera ser ventilado en debate oral se inició  el 11 de octubre de 2019, a partir de la denuncia radicada por una adolescente de 16 años que aseguró haber sido coaccionada y trasladada en moto hasta un monte de Puerto Iguazú donde fue abusada sexualmente.

Según la denuncia, esa noche la joven fue interceptada por un motociclista que primero le pidió fuego, pero que después la golpeó y la subió por la fuerza al rodado para luego trasladarla hasta un monte ubicado en cercanías a una antena de televisión, a varios kilómetros de la zona céntrica de Iguazú.

La adolescente manifestó que una vez en el lugar su atacante la maniató y le encintó el rostro, pero pudo aprovechar un descuido para escapar.

Semidesnuda y con el rostro parcialmente encintado, la joven alcanzó a llegar hasta la ruta nacional 12, donde fue auxiliada por un matrimonio que circulaba en auto. De allí fue llevada hasta la Comisaría Segunda, donde contó lo sucedido.

En esa primera denuncia, según las fuentes, la muchacha no pudo dar precisiones sobre su atacante debido al estado de shock en el que se encontraba y a los pocos días abandonó la ciudad para volver a vivir con su familia en otra provincia.

De igual manera, se inició la investigación y los efectivos intervinientes acudieron al monte señalado como escena del hecho. En el lugar encontraron una ojota y ropa íntima de mujer, pero ninguna pista sobre el depredador sexual.

El caso Vilma y las coincidencias

Pero todo cambió dos semanas después, cuando se halló el cuerpo de Vilma Mercado y las coincidencias entre ambos casos quedaron a la vista.

En principio, coinciden la escena y el modus operandi, dado que ambos hechos ocurrieron en la zona conocida como “Villa Cariño” de Iguazú y porque Vilma presentaba el rostro totalmente encintado, maniobra que justamente le terminó provocando la muerte por asfixia.

Tras descubrirse el caso Vilma y la consecuente detención de Villar como principal sospechoso, la causa por el ataque sexual registrado el 11 de octubre se reactivó. La adolescente víctima fue localizada y  llamada a declarar en Cámara Gesell, donde ratificó su denuncia. También participó de una rueda de reconocimiento en la que identificó al ex soldado como su atacante.

“Son dos casos que tienen mucha relación, ambos ocurrieron en el mismo lugar y fueron perpetrados con el mismo modus operandi. Fue una chica que se escapa encintada y desnuda del mismo lugar, así que sí, tiene importancia y va a ser materia de juicio. En esa causa estamos en la etapa de ofrecimiento de pruebas. Posiblemente el juicio se haga en 2022 porque hasta a fin de año todavía tenemos cinco juicios más agendados”, adelantó al respecto el fiscal Federico Rodríguez, que intervino en el debate por el caso Vilma y muy posiblemente esté al frente de la acusación en la otra causa que espera llegar a juicio.

Justamente, en la segunda jornada de debate del caso Vilma, aunque sin ahondar en detalles, Rodríguez hizo una breve alusión a la causa anterior, indicando que como que Villar “estaba envalentonado” del hecho previo volvió a atacar y esa fue una de las razones por la cual solicitó ampliar la imputación contra el ex soldado, sumándole el agravante de homicidio “cometido por placer”, lo cual finalmente terminó avalando el Tribunal en su sentencia.

Esto sirvió, a su vez, de hincapié para que el abogado defensor particular de Villar, el letrado Sebastián Benítez, también haga alusión a la causa que tiene como víctima a la adolescente de 16 años.

En su alegato Benítez adelantó que volverá a defender al ex soldado en ese próximo debate y dejó entrever gran parte de la estrategia defensiva.

En resumidas palabras, indicó que la denunciante aseguró que su atacante se movilizaba en una motocicleta roja, mientras que el imputado nunca tuvo un rodado de ese color, en tanto que afirmó que los estudios genéticos que obran en esa causa dieron negativo al cotejo con Villar, por lo cual no hay pruebas contra el muchacho.

“Le han imputado una segunda causa al señor Villar. En esta segunda causa hay dos ADN en el cuerpo de la víctima, los dos ADN dan negativo con el imputado. La víctima dice ‘una moto roja me llevó hasta tal lugar’, pero la locadora de la casa que alquilaba Villar dice que él tenía una moto negra. No existió la moto roja, pero sin embargo Villar va a asumir un segundo juicio oral con esta defensa (…) y en ese juicio voy a venir y voy a solicitar lo mismo -la absolución- que estoy pidiendo hoy”, expresó Benítez en un tramo de su alegato en el juicio del caso Vilma.

Ante este panorama, las partes volverán a debatir el año que viene en la misma sala de audiencias donde el martes Villar fue condenado a perpetua por el caso Vilma, aunque él oyó la sentencia por videoconferencia desde una sala especialmente acondicionada en el Complejo Penitenciario III de Eldorado, donde está alojado hace dos años y deberá permanecer encerrado al menos 35 años más.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias