miércoles 08 de diciembre de 2021
Cielo claro 25.7ºc | Posadas

Instan a embarazadas a realizarse los controles periódicos

En 2020 nacieron más de 1.500 bebés prematuros en Misiones

De 21.230 nacidos, el 8,4% lo hizo antes de tiempo. Hipertensión, tabaquismo, embarazo adolescente o múltiples, entre las principales causas que se conocen

sábado 13 de noviembre de 2021 | 6:04hs.
En 2020 nacieron más de 1.500 bebés prematuros en Misiones
Ayer se realizó en la Cascada de la Costanera la Fiesta de las Familias Prematuras. Foto: Sixto Fariña
Ayer se realizó en la Cascada de la Costanera la Fiesta de las Familias Prematuras. Foto: Sixto Fariña

En Argentina, de acuerdo con datos de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (Deis), 8.078 bebés -el 1,1 por ciento- del total de recién nacidos, nacen antes de término con un peso menor a 1500 gramos. Se considera prematuro a aquellos que nacen antes de la semana 37 de gestación.

En Misiones, de 21.230 bebés que nacieron durante el 2020, el 8,4 por ciento fue prematuro. Esta cifra representa un total de 1.783 bebés.

Del 12 al 17 de noviembre se conmemora la Semana Internacional del Prematuro y, específicamente, el miércoles 17 de noviembre el Día Internacional. En este contexto, Misiones es la única provincia que por ley tiene una Semana Provincial del Niño Nacido Prematuro y que este año se celebra por primera vez.

El Territorio dialogó con Marita González, jefa de Neonatología del Hospital Materno Neonatal, quien comentó que se encuentran trabajando junto con Nación en la concientización sobre este tema.

“Lo importante es que la mamá se controle durante el embarazo. Hay causas que se pueden detectar y actuar con tiempo y las más frecuentes son la hipertensión arterial, la diabetes, el tabaquismo, las adicciones, las infecciones y embarazos gemelares, y hay un porcentaje que no se sabe por qué nacen prematuros”.

A esta lista se suman: embarazo adolescente, si la mamá tuvo muchos partos seguidos, está anémica o desnutrida, realiza mucha actividad física o su trabajo le implica mucho esfuerzo corporal. También en las madres de edad avanzada, en especial aquellas que acceden a la maternidad tardía mediante técnicas de fertilización asistida y en los casos de embarazos múltiples.

Asimismo, comentó que los que tienen más riesgo son los menores de 32 semanas y con menos de 1.500 gramos. Sobre los cuidados, destacó que “en neonatología se les pone oxígeno, se le da la alimentación parenteral y quedan en incubadora, que trata de mantener la temperatura adecuada que el bebé necesita”.

Una de las complicaciones mas comunes que sufren estos bebés es la Retinopatía del Prematuro (ROP), un trastorno ocular causado por el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos en la parte sensible a la luz de los ojos (retina).

Sin embargo, González afirmó que en lo que va del año, no hubo que tratar ningún caso de ROP, y recalcó que “los niños prematuros tienen que seguir los controles hasta los 6 años”.

Una vez que un bebé llega a la unidad de terapia intensiva de cuidados neonatales, González explicó que hay distintas clasificaciones según la cantidad de semanas con las que nació.

“Nosotros tenemos una sobrevida del 92% a partir de las 32 semanas, de los de 28 semanas tenemos una sobrevida de 88% y de los otros tenemos un 65%. Hemos tenido chicos internados de 23 y 24 semanas que han salido adelante”, aseguró.

“Cuando nace un bebé prematuro, nace una familia prematura. Es un shock, hay que acompañar este proceso, algunos pasan mucho tiempo internados”, comentó. Por eso, hizo hincapié en la importancia continuar con el seguimiento en consultorio a los pequeños pacientes una vez dado el alta, puesto que, de esta manera se logra prevenir y detectar posibles patologías y evitar secuelas. 

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros en el mundo y en 2015 las complicaciones relacionadas con la prematuridad, que son la principal causa de fallecimientos en los menores de 5 años, causaron aproximadamente un millón de muertes a nivel global.

Según la OMS, tres cuartas partes de esos decesos podrían prevenirse con intervenciones costo-efectivas tales como aportar al recién nacido calor suficiente, proporcionar apoyo a la lactancia materna y brindar atención básica para combatir infecciones y problemas respiratorios.

Desafío para el sistema de salud

Los niños prematuros son aquellos que nacen antes de las 37 semanas de gestación y que, por esto, no pudieron completar su desarrollo en el útero materno, lo que los convierte en niños vulnerables en comparación con otros que nacen a término.

Particularmente, aquellos que nacen con 32 o menos semanas de gestación o con un peso inferior a los 1.500 gramos, son considerados ‘prematuros de alto riesgo’ y generalmente presentan inmadurez no solo en sus pulmones sino en todos los órganos, “representando un verdadero desafío para el sistema por la salud y para el futuro de ese niño”, sostuvo Cristina Osio, neonatóloga pediatra, jefa de Neonatología del Sanatorio Otamendi, de Buenos Aires.

 “Entre los principales síntomas que pueden presentar estos niños se encuentran anemia, infecciones, bajo nivel de azúcar en sangre, dificultades respiratorias y gastrointestinales, además de algún tipo de hemorragias internas. Los mayores riesgos están dados por secuelas como alteraciones neurosensoriales, autismo, trastornos de déficit de atención (con o sin hiperactividad) y, en la edad adulta, una mayor predisposición a presentar obesidad y diabetes”, completó Carmen Vecchiarelli, neonatóloga pediátrica, subjefa del Servicio de Neonatología del mismo centro asistencial.


“No me olvido de esa angustia, miedo, tristeza”

Belén Christin fue mamá en julio de este año, aunque su fecha de parto estaba prevista para agosto. Su pequeño hijo, Pedro, nació con 35 semanas de gestación. “Mi solcito se bancó esa semanita en neo como un gran guerrero. Nadie nos prepara para irnos a casa sin nuestro bebé, no me olvido de esa angustia, miedo, tristeza y miles de sentimientos más que nos abrazaron esos días, eternos”, contó y agradeció al personal médico y la fuerza del niño.

“También recuerdo esa alegría de cuando ‘la doc’ me dijo que el gordo ya podía irse a su casa, no podía creerlo, recorrí esos pasillos fríos rapidísimo para festejar con su papá. Mis fuerzas a esas familias que dejan esos peques valientes pero vuelven a verlos a cada ratito para mimarlos y darles mucho amor”, expresó.

 

Relacionadas

El trabajo de la Fundación Pequeños Gigantes

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias