miércoles 01 de diciembre de 2021
Cielo claro 22ºc | Posadas

Juicio por el femicidio de Vilma Mercado

En un histórico fallo, Villar fue condenado a perpetua por femicidio y por matar por placer

El ex soldado oyó la sentencia por videotelefonía desde la UP III y ahora deberá cumplir 35 años de encierro ininterrumpido. Conformidad en la fiscalía y alivio en la familia de la víctima

miércoles 10 de noviembre de 2021 | 6:00hs.
Trasladado
Villar custodiado por personal especializado del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) dentro del predio de la UP III de Eldorado.
Villar custodiado por personal especializado del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) dentro del predio de la UP III de Eldorado.

En una audiencia inédita e histórica, el ex soldado Carlos Luis Leandro Villar (21) fue condenado ayer a la pena de prisión perpetua por el femicidio de Vilma Mercado (19) y ahora deberá purgar al menos 35 años de encierro ininterrumpido en una unidad penitenciaria de la provincia.

La dura sentencia contra el ex uniformado oriundo de El Alcázar fue impartida por el Tribunal Penal Uno de Eldorado minutos antes de las 10, mientras el imputado y su abogado defensor seguían el proceso de manera virtual a través de un soporte informático de videotelefonía Google Meet.

La utilización de la tecnología en esta ocasión se debió estrictamente a cuestiones de seguridad tendientes a evitar posibles inconvenientes en las afueras del tribunal, escenas que ya se habían registrado en audiencias previas, principalmente durante los traslados del imputado hasta el recinto judicial, pero que día a día aumentaban en nivel de tensión.

El desarrollo de la última audiencia del juicio en forma bimodal, conjugando presencialidad y virtualidad, es una de las razonas por las cuales la jornada de ayer puede ser considerada histórica, en tanto que el otro motivo que justifica esa categorización es la aplicación en el fallo dictado contra Villar del agravante de homicidio “perpetrado por placer”, calificación prevista en el inciso 4 del artículo 80 del Código Penal de la Nación, pero con escasos antecedentes de aplicación a nivel país.

Manuel Dutto, jefe del SPP, junto al presidente del TP Uno de Eldorado, Atilio León, verificando la sala donde iba a estar Villar. FOTO: Marcelo Rodríguez

La previa
Tal como estaba previsto, familiares, amigos y conocidos de la víctima volvieron a cortar la calle San Juan frente al tribunal desde temprano para exigir justicia, aunque en esta oportunidad contaron con la masiva presencia de militantes sociales que se reunieron en el lugar para apoyar el reclamo y acompañar el desarrollo de la audiencia.

“Si hubiera una pena mayor a la perpetua, la exigiría, porque 35 años no son nada. A nuestra hija nadie nos devuelve con eso. Soy consciente que no soy la única madre que pierde una hija asesinada o que la matan de la peor manera. Hasta hoy no hice el luto por mi hija, no sé lo que es el duelo porque desde el primer momento estuvimos firmes exigiendo justicia. Espero que hoy Villar ya no sea un simple imputado y sea condenado”, expresó ante las casi 300 personas presentes María Estela Leite, madre de Vilma, minutos antes de subir a la sala de debates.

La audiencia estaba prevista comenzar a las 8.30, pero debió postergarse algunos pocos minutos en razón de unos últimos ajustes de conexión, tanto en la Unidad Penal III donde se encontraría Villar, como en la sede judicial donde iban a estar presentes los magistrados, el fiscal Federico Rodríguez y el público.

El propio presidente del Tribunal, Ángel Atilio León, asistió al recinto carcelario y estuvo junto al jefe del Servicio Penitenciario Provincial (SPP), Manuel Dutto, para verificar la sala especialmente acondicionada para la ocasión antes de dar inicio a la sesión.

"No tengo nada para agregar", expresó escuetamente Villar al momento de las últimas palabras. FOTO: Marcelo Rodríguez

Últimas palabras y sentencia
De esta forma, la audiencia de debate se declaró abierta a las 9.20, instancia en la cual León le brindó al ex soldado la posibilidad de hacer uso de su derecho a brindar sus últimas palabras antes de la sentencia, pero el imputado optó por el silencio. “No tengo más nada para agregar”, expresó escuetamente frente a la webcam.

Luego, el Tribunal completado por las magistradas María Teresa Ramos y Liliana Komisarski (subrogante) pasó a un cuarto intermedio para deliberar por última vez.

El receso fue breve, dado que antes de las 10 regresaron a la sala de debates con el acta de sentencia que decretó la prisión perpetua para Villar al ser considerado autor penalmente responsable de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal y robo simple, en concurso real con homicidio criminis causa en concurso ideal con femicidio y homicidio perpetrado por placer”.

Al otro lado de la pantalla, el ex uniformado oyó el fallo inmutable y a los pocos minutos volvió a ser conducido por el personal del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) hasta la celda donde deberá continuar encerrado al menos hasta 2054, año en el cual recién estaría habilitado a solicitar el beneficio de la libertad condicional.
Villar se transformó en el interno número 89 (de más de mil en total) en poseer una condena a perpetua en Misiones.

El fiscal Rodríguez adelantó que la otra causa contra Villar sería ventilada en juicio en 2022. FOTO: Matías Bordón

Conformidad fiscal y adelanto
“Estoy muy conforme con la sentencia porque se acogió exactamente a los términos de la acusación. El juicio fue difícil por la carga emotiva que conlleva. Espero que de una vez por todas se haya puesto fin a este asunto y que sirva para tranquilidad de los padres que quedaron muy dolidos”, expresó luego el fiscal Rodríguez en diálogo con El Territorio.

El funcionario judicial además se refirió al agravante de haber sido cometido por placer, lo cual fue un pedido suyo planteado en medio del debate, y señaló que “el agravante tiene muy pocos antecedentes porque es muy difícil de establecer casos así, pero en este caso era muy evidente, sino por qué alguien va a tomar esa medida de experimentar el placer matando a una persona”.

Por último, adelantó que la otra causa por un hecho de abuso sexual cometido con idéntico modus operandi al femicidio de Vilma Mercado y que también tiene a Villar como único imputado y principal sospechoso podría ventilarse en debate oral en 2022.

“Son dos casos que tienen mucha relación, ambos ocurrieron en el mismo lugar y fueron perpetrados con el mismo modus operandi. Fue una chica que se escapa encintada y desnuda del mismo lugar, así que sí, tiene importancia y va a ser materia de juicio. En esa causa estamos en la etapa de ofrecimiento de pruebas. Posiblemente el juicio se haga en 2022 porque hasta a fin de año todavía tenemos cinco juicios más agendados”, precisó.

Ese otro hecho que debe ventilarse en debate oral se registró el 11 de octubre de 2019 y la víctima fue una adolescente de 16 años, quien aseguró que fue interceptada por un motociclista con mochila camuflada que, a punta de cuchillo, la llevó hasta Villa Cariño (misma escena del crimen de Vilma), donde fue abusada sexualmente y comenzó a ser encintada en su rostro, hasta que aprovechó un descuido de su agresor para escapar y -posiblemente- salvar su vida.

Audiencia bimodal, el imputado en videollamada, jueces, fiscalía y público presentes en la sala de debates. FOTO: Matías Bordón

El femicidio de Vilma
El femicidio de Vilma, en tanto, fue perpetrado trece días después, es decir, el 24 de octubre.

Según reconstruyó el fiscal en su alegato y ahora avaló el Tribunal al momento de dictar de sentencia conforme a su planteo, esa noche Villar pasó a buscar a la muchacha cerca de las 00.05 y en su motocicleta se fueron directo hacia Villa Cariño, una zona de malezas ubicada al costado de la ruta nacional 12, alejada del centro de Iguazú.

En ese lugar el ex soldado violó a la joven, la inmovilizó atándole los tobillos y le realizó un vendaje compresivo con cinta de empacar que cubrió el cuello, el rostro y cabeza de la muchacha, lo que terminó provocándole una asfixia que la llevó a la muerte.

Entre las pruebas que vincularon al acusado con el hecho, en su alegato Rodríguez mencionó que al momento de su detención el joven tenía el chip del celular de la víctima, como así también presentaba una herida en su mano derecha que luego un odontólogo forense determinó que era compatible con una mordedura primero y con la cavidad bucal de Vilma después.

También valorizó el hallazgo en casa del ex uniformado de una cinta de similares características a la utilizada para cubrir el rostro de la muchacha y un preservativo que presentaba fluidos genéticos mezclados, con alta probabilidad de que pertenezcan a las muestras tomadas tanto al imputado como a la chica asesinada.

Pero eso no es todo, apuntó que en el cuerpo de la joven también se detectó ADN del imputado y, por último, ponderó como clave una pericia de geolocalización que ubicó los celulares tanto de la víctima como del sospechoso en cercanías a la escena del hecho desde la 00.10 hasta la 01.12 del 24 octubre de 2019, período en el cual -se sostiene- fue perpetrado el femicidio.

A su vez, consideró que la declaración vertida por el imputado al inicio del debate fue “insatisfactoria”, que “no tiene pruebas que avalen sus dichos” y que en su testimonio terminó reconociendo “datos esenciales para la teoría del caso de la acusación”.

Por último, apuntó que el implicado actuó con desprecio y sadismo, ya que consideró que cometió el crimen con el objetivo de obtener satisfacción sexual. Por ello, en medio del debate, pidió ampliar la acusación aplicando el agravante de homicidio cometido por placer.

La defensa, por su parte, en su alegato había criticado la instrucción de la causa y aseguró que no se investigaron hipótesis alternativas. En esa misma instancia adelantó que iba a apelar la sentencia hasta las últimas instancias.

Ahora, resta aguardar hasta el 24 de noviembre para conocer los fundamentos del histórico fallo emitido ayer por el Tribunal Penal Uno de Eldorado, donde ayer aún retumbaba un solo enunciado: “prisión perpetua”.

Dolor y alivio en los padres de Vilma tras la sentencia. FOTO: Matías Bordón

 "Le prometimos que nunca iba a quedar en el olvido y se cumplió"

Estela Leite y Damián Mercado, padres de Vilma, tuvieron la difícil tarea de revivir el dolor y el horror que padecieron al declarar como testigos en la primera audiencia de debate y desde allí siguieron las audiencias posteriores entre el público.
Ayer, claramente, no fue la excepción. Acompañados por su otra hija, Yamila Campañoni, y las amigas más cercanas de Vilma, oyeron atentamente el desarrollo de la última audiencia y entre el shock y el alivio vivieron el momento del dictado de la sentencia final.
“Fueron dos largos años de lucha, gritando, pidiendo y exigiendo justicia. Cumplieron con la ley”, dijo brevemente Leite, invadida por una emoción que le impidió comprender que el duro proceso al fin había terminado.
A su lado, Damián Mercado, también emocionado pero con la calma y la prudencia que lo caracterizó desde el primer día, señaló a El Territorio que “a partir de hoy mi hija va a poder descansar en paz, pero el dolor de su ausencia es para toda la vida”.
Respecto al desarrollo del debate, aseguró que “hasta hoy fueron todos días muy difíciles, pero confiaba en la Justicia desde el primer día. Hoy gracias a Dios se hizo justicia como le prometidos a nuestra hija, que nunca iba a quedar en el olvido y hoy se cumplió”.
Por último, graficó el dolor que lo invade y cómo enfrenta la etapa que se viene. “En el cementerio estoy haciendo un panteón que es para la familia. Nuestra vida sigue. Hay un vacío porque ella no está, pero tenemos que levantarnos día a día para ir a trabajar porque tenemos hijos y nietos. Por ellos tenemos que seguir, pero siempre digo que ojalá mi tiempo pase rápido, porque mi vida es muy difícil sin ella”.
Fuera del tribunal, ambos se fundieron en un abrazo junto a la marea de personas que acompañó a la familia en el proceso. Los empujones, los insultos y las corridas registradas el miércoles pasado no se repitieron gracias a la medida de virtualidad y solo reinó un sentimiento de desahogo generalizado.
“Vilma presente, ahora y siempre”, fue el cántico que vibró en cada ventana de los edificios lindantes al tribunal y también el mensaje que quedó sellado en tinta sobre la calle San Juan. Una dura etapa se cerró, pero el recuerdo del femicidio que movilizó a Iguazú quedará por siempre.

El 24 de noviembre se comunicarán los fundamentos del fallo emitido por el Tribunal. FOTO: Marcelo Rodríguez

Por placer, usos y antecedentes del singular agravante aplicado

Al margen de las connotaciones propias de un caso tan grave, la sentencia impartida ayer contra el ex soldado Villar también estuvo marcada por la aplicación del agravante del homicidio “perpetrado por placer”.
La calificación está contemplada en el inciso 4 del artículo 80 del Código Penal de la Nación argentina, aunque registra escasos antecedentes de aplicación.
“El que mata por placer lo hace por el gusto o agrado que le produce dicho acto sin otra motivación determinante, aunque ello también abarca distintas contingencias, que relacionadas con el óbito, pueden suscitar placer en el sujeto activo”, consigna y define un ensayo publicado por la Asociación Pensamiento Penal en base a las reflexiones de distintos pensadores del derecho.
Si bien son pocos, en Argentina hay antecedentes recientes y antiguos relacionados a la aplicación de esta figura.
Por ejemplo, los dos implicados en el denominado “doble crimen de Congreso”, registrado en mayo de 2019 en Buenos Aires, llegaron a juicio acusados de “homicidio agravado por haber sido cometido por placer” -entre otras imputaciones-, aunque en el debate oral esa figura fue descartada por el fiscal interviniente.
Bajo esta misma figura uno de los querellantes del caso Báez Sosa pretendió que los rugbiers implicados lleguen a juicio el próximo año, pero el pedido no prosperó.
Donde si prosperó este singular agravante fue en la causa por el femicidio de Teresa Niz (67), en Córdoba. La mujer fue violada, golpeada, quemada y tirada sobre la letrina de un baño de su casa, reconstruyó el diario Clarín. Por ese hecho fue condenado a perpetua por “homicidio por placer” Gerardo Barzola en 2015.
Más atrás, en el 2006, Martín Ríos, “el tirador serial de Belgrano”, fue imputado con este agravante por la muerte de una las víctimas de sus balaceras, pero luego fue declarado inimputable.
Recientemente, la agencia de noticias Télam elaboró un informe en el cual consignó que los especialistas en la materia suelen asociar esta figura con “personalidades perversas” y que en entre ellas citan como ejemplo a Santos Godino, más conocido como “El Petiso Orejudo”, un asesino serial que a principios del siglo XX mató a cuatro niños y cometió otros siete intentos de homicidio.
Godino es considerado como uno de los mayores psociópatas de la historia argentina. El hombre estuvo preso desde 1923 hasta 1944 en el Penal de Ushuaia, más conocida como La Cárcel del Fin Mundo, clausurada en 1947.

 La jornada culminó con un mar de abrazos y lárgimas de alivio fuera del tribunal. FOTO: Matías Bordón

 

Noticias relacionadas:

 
El fiscal pidió perpetua para Villar: “Es el caso más grave que he visto”

Empujones e insultos a Villar el día de los alegatos

El perfil psicológico de Villar, expuesto en el debate oral por el femicidio de Vilma

Las amigas de Vilma reconstruyeron cómo identificaron al soldado Villar

Villar declaró durante tres horas y resumió: “Fue una simple confusión”

 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias