martes 07 de diciembre de 2021
Cielo claro 32ºc | Posadas

El hecho se registró el 25 de septiembre en Campo Viera

Investigan muerte de adolescente a la salida de una fiesta

“La doctora que le atendió me dijo que seguro le dieron algo, porque le salía espuma por la boca”, comentó Esteban Ayala, padre de la joven. Aguardan el resultado de la autopsia

jueves 04 de noviembre de 2021 | 8:26hs.
Investigan muerte de adolescente a la salida de una fiesta

Desde la madrugada del pasado 25 de septiembre, Esteban Ayala (55) viene trajinando dependencias policiales y judiciales en busca de respuestas por el repentino deceso de su hija Yolanda Mariela Ayala (17), conocida como Yuli entre amigos y vecinos del barrio Oeste de Campo Viera.

 
Aseguró que hasta el momento la familia no recibió ninguna notificación oficial sobre la causa del fallecimiento de la joven, hecho que derivó en autopsia y apertura de un expediente por muerte dudosa que se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.


En tanto, desde un primer momento Ayala y su esposa Rosa Amarilla insisten en que Yuli falleció de una presunta sobredosis, según habría manifestado una médica que la recibió en la guardia del hospital Samic de Oberá.

 
“Mi hija era sana, fue a una fiesta y se murió. Todavía no podemos entender, no tenemos consuelo. La doctora que le atendió en el Samic me dijo que seguro le dieron algo, porque le salía espuma por la boca. Alguna pastilla o alguna droga que le afectó el corazón, me dijo. Después mandaron el cuerpo para autopsia a Posadas, pero nadie nos informa nada”, lamentó Ayala.


En diálogo con El Territorio, el progenitor mencionó que la profesional que atendió a su hija en el nosocomio lo interrogó sobre enfermedades preexistentes que podría haber tenido la joven, pero al no constar ningún antecedente serio opinó que podría tratarse de una sobredosis.

 
“También me preguntó dónde estaba mi hija y le comenté que fue a una fiesta”, dijo Ayala. En este punto se quebró y reconoció que su hija salía con un joven que posee antecedentes por venta de drogas y violencia, al punto que estuvo detenido por golpear a la misma chica.

 
Relaciones peligrosas

 
Con relación a las horas previas al deceso, el padre de Yuli comentó que el viernes 24 de septiembre la menor le pidió para salir con una amiga, también menor.

 
Luego se enteró que asistieron a una fiesta en la casa de Ariel R., mayor de edad, en el barrio El Progreso de Campo Viera.

 
A las 3.30 ya del sábado 25, la misma amiga de su hija llegó hasta la casa paterna y avisó que Yuli se había descompuesto y no reaccionaba, por lo que en primera instancia uno de los amigos la trasladó al hospital local.


Aún conmovido, Ayala detalló que “fui al hospital de acá y cuando llegué me dijeron que mi hija estaba grave y decidieron llevarla al Samic de Oberá. A las 4 tomé el colectivo para Oberá y cuando llegué Yuli ya estaba muerta. La doctora me dijo que capaz fue una sobredosis. Eso me dejó helado”.

 
Pero el momento más duro fue cuando le dijeron que debía reconocer el cuerpo de su hija, escena que aún lo sobresalta por las noches, reconoció.

 
En la entrevista con este matutino, Ayala subrayó que la menor no tenía ningún problema de salud ni antecedente clínico, lo que genera más dudas en torno a las causas de su repentino deceso.

 
Luego ingresó a un terreno mucho más escabroso y se refirió a la turbulenta relación que la chica habría mantenido con un joven que en el barrio es conocido como vendedor de sustancias.

 
“Un tiempo vivieron juntos, hasta que el muchacho le pegó y mi hija lo denunció. Estuvo preso unos días y le dieron restricción de acercamiento. Ahí Yuli volvió a vivir a casa, pero una semana antes de morir empezó a verse otra vez con él. De eso me enteré después. Yo no quería que esté con él porque vende drogas. Acá todos saben eso”, afirmó. 

 
Pedido de justicia

 
Otro aspecto sugestivo, al menos para la familia de la joven fallecida, fue que ni la ex pareja ni los amigos asistieron al velorio ni volvieron a tomar contacto después del deceso.

 
“Es como que esconden algo, sino tendrían que haber venido a despedirse de ella o a ver cómo está la familia. Pero nadie apareció”, reclamó Ayala.

 
También cuestionó la falta de información por parte de las autoridades competentes, ya que ni la comisaría local ni el juzgado interviniente les brindaron las respuestas que reclama la familia.

 
En consecuencia, al dolor indescriptible por la muerte de una hija, se suma la incertidumbre por la causa del sorpresivo deceso.

 
Al respecto, el progenitor mencionó “somos pobres como para poner un abogado que siga el caso y pida explicaciones, pero pienso que como familia tenemos derecho de saber qué pasó con Yuli. No puede ser que se muera así, siendo joven y sana. Para mí que alguien le dio algo. Aparte lo que dijo la doctora del hospital. Pero pasó más de un mes y no sabemos de qué murió”.

 
Aseguró que en la comisaría le indicaron que hasta el momento no recepcionaron el resultado de la autopsia realizada en la Morgue Judicial de Posadas ni directivas para citar a los participantes de la citada fiesta en el barrio El Progreso.

 
“El martes fuimos al juzgado en Oberá y nos dijeron que tenemos que esperar, nomás. Que nos van a avisar cuando esté el resultado de la autopsia. Que por ahí en dos semanas tenemos alguna novedad. Así nos tienen desde septiembre”, lamentó.

 
En ese contexto, amigas de Yuli pretenden organizar una manifestación en reclamo de respuestas y esclarecimiento del hecho, acompañando a la familia en tan duro trance. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias