lunes 06 de diciembre de 2021
Cielo claro 30.7ºc | Posadas

La mayoría de los rescatados no logran ser adoptados

Rescatistas trabajan desbordados y piden castraciones masivas

La situación se replica en todos los municipios. Sostienen que hay poca conciencia social y no dan abasto con los pedidos que reciben por animales abandonados.

domingo 24 de octubre de 2021 | 4:59hs.
Animales
Los pedidos por animales abandonados llegan a diario. //Foto. Natalia Guerrero.
Los pedidos por animales abandonados llegan a diario. //Foto. Natalia Guerrero.

En los últimos meses la situación de los refugios y personas que rescatan animales se ve desbordada.

Los pedidos de ayuda no cesan y a diario reciben mensajes por animales maltratados o abandonados a su suerte.

“La situación es insostenible, hay demasiada irresponsabilidad por parte de la gente. La superpoblación animal es desbordante, la gente debería esterilizar, que es el método básico para el control animal y no lo hace”, contó a El Territorio Melisa Vera.

La joven de 26 años trabaja y estudia y en el tiempo libre que le queda se dedica a rescatar animales del abandono. Lo hace ad honorem y por puro compromiso. Actualmente, junto a otro grupo de personas, también integra El Refugio de Animales de Posadas.

“Tenemos pedidos todo el tiempo donde nos solicitan abandonar animales en el predio. Nosotros por una cuestión de reorganización no estamos aceptando más animales y la gente no lo entiende, de hecho la semana pasada pusimos una cámara de seguridad y grabamos a dos personas atando a una perra con seis cachorros”, dijo.

Un rescate además de tiempo demanda mucho dinero, dado que los animales generalmente están en muy mal estado y precisan todo tipo de atención.

“En general cada rescate ronda los $20.000 a $25.000, teniendo en cuenta alimentos, atención veterinaria, gastos de nafta y movilidad. Ahora estamos usando casas de tránsito y el pacto que tenemos es que los que transitan lo cuidan y nosotros corremos con todos los gastos y todo lo concerniente a la manutención del animal hasta que se consiga adoptante”, explicó.

Por eso de manera constante piden colaboración o realizan desde rifas a venta de comida para solventar los gastos.Dada la situación económica muchas personas en Posadas acuden en busca de atención veterinaria al Instituto Municipal de Sanidad Animal (Imusa), que también vio incrementada la demanda y los turnos para castraciones pueden demorar varias semanas.

Incluso dejan allí animales abandonados o llegan vecinos de Garupá a pedir asistencia.

“Estamos tratando de armar un nuevo proyecto para presentar y darles una mano porque se necesita toda la ayuda posible”, comentó Vera.

Consultada sobre qué hace falta para mejorar, destacó: “La base de todo cambio social es la concientización y sensibilización, porque algo que no te sensibiliza no causa ningún impacto. De hecho en El Refugio tenemos días de voluntariado que son los viernes de 15 a 18 y los sábados de 9 a 12. Necesitamos que la gente se acerque y vea lo que significa trabajar con animales en estado de maltrato. Los dos días de voluntariado son también jornadas de adopción, así que ahí la gente se puede acercar con una boleta de servicio para tomarle los datos y así sumar un nuevo integrante a la familia”, indicó.

El Refugio funciona en en avenida Monseñor D’Andrea 6728 casi Quaranta.

Micaela, otra rescatista, señaló que “últimamente no estoy rescatando porque el nivel de animales en tránsito es muchísimo y como la mayoría son adultos, no consiguen adopción”.

En Garupá, Ivana Arzamendia se dedica hace siete años al rescate de perros, gatos y otros animales. Contó que la zona del by pass de la ruta 12, en Santa Helena “se convirtió en una zona donde todos vienen a abandonar”.

Actualmente en su casa tiene 22 perros, la mayoría con algún tipo de discapacidad, por lo que cuesta aún más darlos en adopción.

“Presentamos proyectos de ordenanza que se aprobaron, pero no se aplican. No tenemos un centro de zoonosis activo como ocurre en Posadas con el Imusa y acá no hay gente responsable, falta concientizar, hay muy pocas veterinarias”, comentó la joven que también es peluquera canina. Para colaborar con los animales que rescata Ivanna el número es 3764-112530.

En Capioví el grupo Colitas Felices asiste a animales abandonados, motivando a la sociedad a adoptarlos y concientizar sobre los cuidados.Al respecto, Lorena Cano, describió: “En el centro no son muchos los animales abandonados, pero sí en los barrios más alejados del casco céntrico, por ejemplo en Ackermann, donde se encuentran cinco o a veces más por semana”.

Además, precisó: “Trabajamos la difusión de la adopción y castraciones, por mes se castra a seis perras y seis gatas, que es poco por la gran cantidad de animales que hay y el principal problema que tenemos es el abandono por parte de los dueños, los dejan en la vía pública”.

En cuanto a la adopción, argumentó: “Acá la gente adopta, cuesta cuando son animales adultos, los cachorros se van más rápido”.

En Puerto Iguazú la Asociación Civil Patas a la Obra está conformada por los integrantes del grupo Adopta un Amigo y la Protectora Animal Iguazú y trabajan diariamente en pos de los animales, buscando que se respeten las normas vigentes.

La asociación castra a 50 animales por mes y alimenta a 100 perros diariamente, muchos de ellos reciben medicación todos los días.

El trabajo es agotador, no obstante los integrantes del grupo dedican varias horas de su día al rescate, control de salud de los cachorros, búsqueda de hogares de tránsito y sobre todo en la adopción responsable.

“Estamos constantemente trabajando, la mayor tarea es el rescate de animales en situación de calle, en su mayoría perros enfermos o perras con sus cachorritos abandonados en la vía pública”, contó Andrea Arecco, secretaria de la asociación civil.

El trabajo lo realizan a pulmón, con donaciones de alimentos no perecederos recorren la ciudad con sus vehículos tratando de alcanzar a todos los animales.

“En su mayoría nos solicitan por perros lastimados o enfermos, a veces las denuncias están relacionadas a animales con dueños que están todo el día atados al sol o que son maltratados”, indicó Arecco.

Muchos de los animales que están al cuidado de la asociación permanecen en situación de calle, la mayoría ya fue castrada para controlar la población de canes sin dueños en la vía pública, son alimentados todos los días y muchos de ellos reciben medicación diaria. 

En Ruiz de Montoya un grupo de vecinos ayuda y asiste a los animales y son quienes conformaron Patas (Protección Animal, Todo por Amor Solidario), realizando un trabajo voluntario tratando de asistir a todas aquellas mascotas que son abandonadas.

Al respecto, Carina Wdoviak, integrante del grupo, contó: “Acá los animales en la vía pública no son porque están abandonados, sino que deambulan buscando comida porque les dejan sus dueños o porque las casas no tienen cerco”.

A su vez, Wdoviak dijo que intentan siempre buscar un hogar para los animales en la calle.

En Jardín América, Claudia Carballo forma parte de la protectora Tenencia Responsable.

La mujer expresó: “Cada semana son más los gatos o perros en la calle, grandes o recién nacidos”.

Desde la protectora trabajan en la concientización para lograr esterilizaciones: “nuestra casa de tránsito está colapsada. Pero la principal misión es poder esterilizar masivamente, pero nos faltan recursos”, concluyó.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias