domingo 05 de diciembre de 2021
Cielo claro 32ºc | Posadas

Tribunal Penal Uno de Oberá

Juicio por robo y abuso: la fiscal Salguero pidió 35 años de prisión para Taborda, De Melo y Bareiro

En el inicio de la ronda de alegatos, la fiscal Estela Salguero concluyó que, en base a los elementos de prueba, los tres acusados robaron, golpearon y violaron hace cinco años a la anciana con discapacidad en su casa de Oberá. Las defensas hablaron de "instrucción deficiente" y solicitaron la absolución. El lunes la sentencia.

viernes 22 de octubre de 2021 | 11:04hs.
Juicio por robo y abuso: la fiscal Salguero pidió 35 años de prisión para Taborda, De Melo y Bareiro
La fiscal Salguero valoró el crudo testimonio de la víctima, ocurrido el miércoles en la sala de debates. Foto: Makarena Bordón.
La fiscal Salguero valoró el crudo testimonio de la víctima, ocurrido el miércoles en la sala de debates. Foto: Makarena Bordón.

En la continuidad del debate oral por robo y abuso sexual gravemente ultrajante en perjuicio de una anciana con discapacidad en la ciudad de Oberá, que tiene en el banquillo de los acusados a Jonathan Taborda, Rosalino De Melo y Jacobo Bareiro, la fiscal Estela Salguero solicitó una condena de 35 años de prisión para el trío.

Lo hizo al concluir su alegato, en el que centró los argumentos en el testimonio de la víctima, una mujer que al momento de ser atacada (en octubre de 2016) tenía 67 años y de acuerdo a un certificado médico que obra en el expediente, padece una serie de dolencias físicas que le impiden movilizarse sin ayuda de terceros y también cierto grado de alzheimer.

"Como no hay testigos porque estos delitos se cometen en la clandestinidad, la prueba principal es el testimonio de la víctima, que con todas las dificultades y llorando, en esta sala contó lo que pasó. Pongámonos en el lugar de ella, los dichos de la víctima son primordiales en este tipo de delitos, como también es primordial el testimonio de parientes directos, como la cuñada lo es en este caso porque es a quien la víctima le fue contando lo que le hicieron esa noche", manifestó Salguero y en ese contexto prosiguió: "En las condiciones que se encontraba pudo contarle al Tribunal lo sucedido. Dijo que eran tres personas las que entraron a su casa, los nombró, dijo que eran Bareiro, De Melo y Taborda, dijo que los tres abusaron de ella, que le apretaron los pechos, la espalda, que le tiraron agua fría, alcohol, que le sacaron fotos y la violaron mientras tomaban sidra alrededor de ella, la ultrajaron mientras le pedían plata. Reiteró que los tres abusaron de ella, que la golpearon con puños y patadas, que la ataron de las manos. Su testimonio es clave al no haber testigos y todo está probado en el informe médico que detalla cada una de las lesiones, todo lo que sufrió".

La fiscal Salguero exponiendo ante los jueces subrogantes del Tribunal. Foto: Cristian Valdez.

La fiscal ponderó que la anciana reconoció a los tres acusados porque "dos de ellos, Bareiro y De Melo, trabajaban en la empresa de su hermano, los conocía porque iban a su casa a buscar agua", y en el caso de Taborda "lo hizo porque la noche del ataque tenía puesto 'un pantalón roto que se le veían las piernas', prenda que fue  secuestrada".

Cabe aclarar que Taborda había sido detenido algunos minutos después del hecho a instancias de un vecino de la anciana (testigo en la causa) que vio escapando a los tres, pero en rueda de reconocimiento en la Policía reconoció solamente a De Melo, aunque posteriormente Taborda terminó admitiendo que fue parte del robo, que atacó a la mujer junto a De Melo y Bareiro, pero se despegó totalmente del abuso sexual, inculpando en ese hecho a De Melo.

"Los tres, sin dudas, fueron quienes ingresaron a la casa y cometieron el hecho, no tienen elementos de prueba que los aleje de la escena. Los tres abusaron sexualmente de la mujer, algo gravemente ultrajante y vejatorio para la víctima, dadas las circunstancias", concluyó Salguero y solicitó la condena de 35 años de cárcel "bajo el método de suma aritmética" para los tres acusados. "Tengamos en cuenta un dato que se reveló acá y no se dijo antes, de que la víctima era señorita hasta esa noche", apuntó.

Los defensores pidieron absolución

En cuanto a las defensas, tanto el abogado Roberto Bondar (de Bareiro), como los defensores oficiales Matías Olivera (De Melo) y Gabriela Carvallo (Taborda), atacaron varios puntos de la investigación que pasa por segunda vez una instancia de debate oral, pero pusieron mayor énfasis en la carencia de pericias genéticas y en base a eso coincidieron en afirmar que "al no haber pruebas genéticas no existe ningún tipo de elemento para condenarlos", por eso solicitaron que sean absueltos excepto en el caso de Taborda, que como confesó haber participado en el robo pero se despegó del abuso sexual su defensora pidió "la absolución del delito de abuso y la pena mínima por robo, teniendo en cuenta que no tiene antecedentes".

Roberto Bondar, abogado defensor del Jacobo Bareiro. Foto: Makarena Bordón.

El primero en exponer ante los magistrados fue Bondar, quien dijo que su cliente debe ser absuelto por el principio de "in dubio pro reo" en razón de que "no hay ninguna duda de que no tuvo participación o algún tipo de participación".

El letrado ponderó la tarea policial pero atacó duramente la investigación durante la instrucción hecha por el titular del Juzgado de Instrucción Dos, Horacio Alarcón, marido de la fiscal Estela Salguero.

"No se los puede condenar por abuso porque no hay prueba de ADN, con eso digo que no se pudo probar la violación a ninguno de los acusados y además de eso el 6 de octubre de 2016 Bareiro no estaba en el lugar del hecho", aclaró y en ese punto reiteró que "no se debe tener en cuenta la investigación judicial, sino la policial".

Bareiro fue detenido pocos días después y cuando declaró negó conocer a Taborda aunque admitió que sí conocía a De Melo. Negó haber estado en el lugar del delito y aseguró que esa noche estaba en la casa de un vecino en Villa Gunther hasta que regreso a su casa, junto a su familia.

Bondar también desacreditó la delcaración de la víctima, que él mismo -con el apoyo de los otros defensores- requirió. "Todos escucharon que dijo Barreiro, no Bareiro (con una sola r), y eso no hace más que confirmar que mi defendido no la atacó, ni siquiera estaba en ese lugar", concluyó.

"Proceso irregular"

Olivera, defensor oficial de De Melo, argumentó parecido a Bondar, atacando lo que consideró "un proceso irregular" con testimonios "de testigos parciales, mendaces e inducidos" en una causa que "carece de una medida probatoria concluyente como lo es la pericia genética en los casos de abuso sexual".

"Se va a condenar a 35 años de prisión a personas en un proceso irregular, absolutamente deficiente", dijo y afirmó ante los jueces y la fiscal que "De Melo ni siquiera estuvo en el lugar del hecho".

Rosalino De Melo junto al defensor oficial, Matías Olivera. Foto: Makarena Bordón.

Según el acusado, esa noche estuvo junto a quien era su parej, en su casa del barrio Kilómetro 0, aunque Taborda lo colocó en la escena del delito junto a Bareiro y además, un testigo lo vio aquella noche cuando llegaba a su casa y el trío escapaba de la escena y posteriormente lo reconoció en rueda de reconocimiento en sede policial.

"La fiscal dice 'pongámonos en el lugar de la víctima' pero quién se pone en el lugar de estas personas, que hace cinco años están presas y le quieren condenar ahora a 35 años siendo inocentes", añadió Olivera y avanzó sobre el testimonio de la anciana víctima que dijo "no es coherente por su condición" cuando dos días antes apoyó con énfasis la evaluación de una junta médica del Cuerpo Médico Forense que determinó que pese a sus dolencias, estaba ubicada en tiempo y espacio, apta para dar su testimonio y así lo hizo con ayuda de una traductora de idioma alemán.  

"Taborda siempre dijo la verdad"

Finalmente la defensora Carvallo avanzó sobre la capacidad mental de la víctima y su declaración, además de la falta de pruebas genéticas.

"Taborda contó siempre lo mismo porque es lo que pasó, es la verdad, las pruebas respaldan lo que dijo", comenzó diciendo Carvallo y coincidió con la fiscal en que "no hay testigos para lo ultrajante, para la aberración del hecho que narra la víctima por lo que pasa a ser de gran relevancia la prueba genetica, y las tenían, las muestras estaban ahí para analizar y decir, éste fue y éste no fue. Desde el principio era indispensable ese cotejo para establecer el culpable, pero no cualquier culpable, sino el que lo cometió".

Respecto a su defendido, un informe criminalístico que se incorporó por lectura dio cuenta que una bioquímica policial había informado la presencia de sangre humana en una remera y semen en el calzoncillo de Taborda, sugiriendo la realización de estudios más complejos para determinar si había compatibilidad con las muestras genéticas extraidas del cuerpo de la víctima, sobre lo que al final no se avanzó. Pero además, los tres acusados admitieron ante los jueces que en la Comisaría le habían tomado muestras que todo indica nunca fueron cotejadas.

Taborda confestó el robo, involucró a Bareiro y De Melo, pero se despegó del abuso sexual. Foto: Makarena Bordón.

"No hay pruebas señores, nos llevan al limite de tener que pelear por un ADN que no se realizó. Sin ADN no hay una sola prueba que ponga a Jonathan cometiendo ese delito. La fiscal no tiene pruebas para condenarlo por abuso", manifestó y sobre la declaración de la víctima entendió que "nunca fue determinante. Sobre lo que dijo ayudada por la intérprete todos entendimos diferente, ese testimonio no puede ser válido, no tiene coherencia. Probablemente ni siquiera entiende el concepto de violacion, es difícil entenderla y no lo digo yo, lo dijo la perito. En consecuencia, no hay ADN y tenemos una declaracion no usable como prueba de cargo".

"Mi defendido asume la responsabilidad de que entró a robar y no lastimó a la señora, por eso solicito la pena minima para ese delito teniendo en cuenta que no tiene antecedentes y la absolucion del abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante", concluyó Carvallo.

El lunes, la sentencia

Los jueces subrogantes del Tribunal Penal Uno, Miguel Moreira, Graciela Heppner y Jorge Villalba, decidieron dictar sentencia el lunes a las 10:30 en la sede tribunalicia.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias